EE UU pone trabas a investigar si la empresa española que espió a Assange colaboró con la CIA

La Fiscalía estadounidense exige al juez De la Mata que le facilite las fuentes de información de sus pesquisas

Un activista protesta frente al juzgado londinense de Old Bailey que dirime la audiencia de extradición de Julian Assange, el martes.
Un activista protesta frente al juzgado londinense de Old Bailey que dirime la audiencia de extradición de Julian Assange, el martes.TOLGA AKMEN / AFP

Sin aportar las fuentes de información no hay colaboración judicial trasnacional con Estados Unidos. La Fiscalía Federal estadounidense reclama al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que revele las fuentes que ha utilizado para investigar el espionaje a Julian Assange, de 49 años, en la Embajada de Ecuador en Londres como paso previo para poder responder a una petición de auxilio judicial tramitada a ese país por el magistrado español.

In English

De la Mata investiga a la empresa de seguridad española UC Global S.L. y a su propietario, David Morales, por haber grabado las reuniones del fundador de Wikileaks en la sede diplomática con sus abogados, políticos, familiares y periodistas. Morales fue detenido hace un año, puesto posteriormente en libertad provisional y, según el testimonio de varios testigos protegidos y extrabajadores de la empresa que han declarado en la causa, habría facilitado a la CIA cintas, vídeos e informes sobre la actividad del ciberactivista australiano.

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional envió una comisión rogatoria a EE UU en la que solicitaba que le facilitaran las direcciones IP desde las que se había accedido desde ese país al servidor que UC Global S.L. tenía en su sede de Jerez de la Frontera.

En ese servidor se encontraban almacenadas todas las grabaciones que captaban las cámaras con audio en la Embajada de Ecuador en Londres donde Assange permaneció durante siete años hasta su expulsión el año pasado. En el mismo soporte se archivaban los informes que los empleados de la empresa elaboraban sobre cada visita, así como los pasaportes y fotografías de los teléfonos móviles y dispositivos electrónicos de los visitantes. Según el testimonio de varios extrabajadores y correos electrónicos aportados a la causa, la inteligencia norteamericana con la que supuestamente colaboraba Morales tenía acceso a ese servidor central.

La Fiscalía Federal de EE UU ha remitido una carta a María de las Heras, magistrada de enlace de España en EE UU, en la que pide que traslade al juez De la Mata sus exigencias para atender a la petición. “Para poder avanzar necesitaré presentar una petición a un tribunal estadounidense para mostrar, basándonos en hechos concretos, que las direcciones IP solicitadas son relevantes y sustanciales para la investigación. Necesito más detalles sobre la investigación, en particular las fuentes de información de la mayor parte de las aseveraciones que se proporcionan... Las afirmaciones conclusivas no son suficientes, necesitamos hechos reales y las fuentes de los hechos”, señala el escrito.

Entre una larga batería de preguntas para las que exige respuesta sobre todos los aspectos de la investigación judicial, el fiscal estadounidense pide que el juez español le responda: “¿A quién cree que Morales estaba trasmitiendo información? ¿Estaba trabajando para un servicio de información extranjero? ¿Cree que era un agente de otra potencia extranjera? ¿O simplemente es un caso de soborno?”. Y reclama una contestación de “toda la información requerida” antes del próximo 16 de octubre. “Si no es así asumiremos que las autoridades españolas no están interesadas y archivaremos el caso”.

El espionaje de UC Global S.L. a Assange fue revelado en 2019 por una investigación de EL PAÍS que destapó numerosas grabaciones ilegales al fundador de Wikileaks en el interior de la embajada. Posteriormente la defensa del activista presentó una querella contra el exmilitar David Morales y su empresa, y ahora está siendo investigado por presuntos delitos contra la intimidad, contra el secreto de las comunicaciones abogado-cliente, cohecho y blanqueo de capitales.

Desde su expulsión de la embajada, Assange permanece preso en una cárcel londinense pendiente de un proceso de extradición a EE UU. Se enfrenta a 18 cargos penados con hasta 175 años de cárcel. Las revelaciones de Wikileaks sacaron a la luz crímenes de guerra de las tropas estadounidenses en Afganistán e Irak, miles de cables diplomáticos y detenciones extrajudiciales en la prisión de Guantánamo. El juez De la Mata acaba de dictar un auto en el que cita a declarar en calidad de investigado a Michelle Wallemak, exjefe de operaciones de UC Global S. L. por ordenar al personal de seguridad algunas de las actividades del espionaje.

Más información

Lo más visto en...

Top 50