Inmigración irregular

Grecia deportará a los migrantes recién llegados a Lesbos

Las 500 personas que han llegado a la isla del Egeo desde el domingo serán transferidas primero a un antiguo cuartel militar

Un grupo de migrantes se asoman al exterior desde un buque griego atracado en el puerto de Mitilene, en la isla de Lesbos. ÁLVARO GARCÍA
Un grupo de migrantes se asoman al exterior desde un buque griego atracado en el puerto de Mitilene, en la isla de Lesbos. ÁLVARO GARCÍA
Lesbos (Enviada especial) - 06 mar 2020 - 11:06 UTC

El destino de las 500 personas que han llegado a la isla griega de Lesbos desde el pasado domingo y que están en el puerto de Mitilene a la espera de ser embarcadas en un buque de la Armada será la deportación. Atenas pretende trasladarlas dentro de unos días ―cuando ya estén registradas― a un antiguo cuartel militar en la Grecia continental y cerca de la frontera búlgara. Luego, desde allí, el plan es devolverlos a sus países de origen.

Decenas de personas continuaban la mañana de este jueves en la explanada del puerto, en una zona acotada a la que no estaba permitido acercarse. Un grupo de niñas jugaba y cantaba en una esquina mientras unas 20 personas entraban en fila en la enorme panza del buque gris. Familias con niños pequeños de la mano, hombres cargando con maletas y sacos de dormir se subían al barco que acabará con su intento de quedarse en Europa.

El ministro de Migraciones griego, Notis Mitarakis, anunció a última hora del miércoles esta medida que afecta a todos los migrantes que recientemente cruzaron desde Turquía, como respuesta a la decisión de Ankara del 28 de febrero de presionar a la UE permitiendo las salidas desde su territorio. El ministro indicó que la intención de las autoridades es que los migrantes sean deportados “a sus países de origen”.

Ninguno de ellos podrá tampoco solicitar asilo, ya que Grecia ha suspendido durante un mes el ejercicio de ese derecho en una política de mano dura que, según Acnur, no tiene base jurídica. Una portavoz del Ejecutivo heleno ha confirmado que, desde que Turquía —que alberga a más de 3,5 millones de refugiados sirios en su territorio— abrió su frontera con Grecia en la última semana, ha evitado la entrada en su territorio de unas 35.000 personas.

La policía también ha detenido a al menos 244 personas por cruzar irregularmente la frontera desde Turquía. La prensa griega informa de que los vecinos de un pueblo cercano a Serres —donde se alojará a los 500 migrantes hasta su deportación— han bloqueado las carreteras que van a esta instalación para impedir que las autori

dades empiecen con los trabajos para acondicionar el nuevo centro de retención, informa EFE.

El miércoles por la tarde, se desconocía cuáles eran los planes del Gobierno griego para estas 500 personas que fueron llegando a la isla desde el domingo. Un grupo de congoleños con los que fue posible hablar un minuto mientras les repartían comida aseguraban que desconocían adónde les llevaban. Habían dormido en el suelo, según dijeron, en la explanada del puerto. Entre ellos, había una mujer embarazada y un bebé de meses. Estaban convencidos de que podrían permanecer en la UE, contaban. Ahora ya está claro que, aunque estén en territorio europeo, no se quedarán en esa Europa que creían haber alcanzado.

Más información

Lo más visto en...

Top 50