Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobernador de São Paulo pide “respeto para Argentina sea cual sea el resultado electoral”

Doria, que comparte la política económica de Bolsonaro, aprovecha un encuentro con la prensa extranjera para marcar perfil propio en política ambiental y respecto al país vecino

El gobernador Doria se hace un retrato con los corresponsales.
El gobernador Doria se hace un retrato con los corresponsales.

Si el estado de São Paulo fuera un país, sería la tercera economía sudamericana tras Brasil y Argentina. Con el peso político que ese dato otorga, el gobernador paulista, João Doria, ha dejado claro este martes que, aunque comparte la agenda económica del presidente Jair Bolsonaro, no ocurre lo mismo con su política ambiental o su rechazo a todo lo que huela a izquierdas. Doria, al que se atribuyen aspiraciones presidenciales, ha pedido “respeto para Argentina sea cual sea el resultado electoral” en los comicios de octubre durante una comparecencia ante la prensa extranjera. El paulista se coloca así en las antípodas de Bolsonaro, que la víspera repudió la contundente victoria peronista en las primarias del domingo.

Doria, un empresario y publicista millonario elegido gobernador con un discurso de renovación política y menos Estado, ha recordado que Argentina, además de vecina, es “uno de los mayores socios comerciales de Brasil” por lo que las relaciones comerciales deben quedar la margen de las relaciones personales entre sus mandatarios.

También en la cuestión medioambiental ha marcado distancias del presidente del Gobierno federal al recalcar que “São Paulo sigue rigurosamente el protocolo de (el acuerdo de París)”, en referencia al pacto mundial que Bolsonaro amenazó con abandonar siguiendo el ejemplo de Estados Unidos.

Doria se esfuerza porque el deterioro que ha sufrido la imagen exterior de Brasil desde que el militar retirado llegó a la Presidencia no afecte su objetivo de atraer inversiones extranjeras a São Paulo, que genera un tercio de la economía de Brasil. El programa de privatizaciones de este miembro del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) incluye proyectos ferroviarios, de carreteras, metro, tren metropolitano y saneamiento.

Y aunque se ha encargado de subrayar que el crecimiento paulista duplicó al nacional entre enero y junio, las cifras del PIB están por debajo de lo previsto cuando comenzó la legislatura, en enero. Brasil coquetea con la recesión técnica después de que el PIB preliminar del segundo trimestre retrocediera 0,13% y el anterior cayera un 0,2%.

Buena parte de las esperanzas de Doria y de Bolsonaro para que la economía alce el vuelo están puestas en dos de las grandes reformas económicas en marcha. La del insostenible sistema de pensiones, que acaba de llegar al Senado tras ser aprobada por la Cámara de Diputados, es clave para sanear las cuentas públicas. Después vendrá la tributaria. Pero mientras, Doria ya ha visitado Nueva York, Londres y China, de donde se ha traído compromiso de inversiones por valor de 24.000 millones de reales (5.500 millones de euros) en la próxima década.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >