Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moro animó a los investigadores a filtrar información sobre el ‘caso Odebrecht’ en Venezuela

Nuevos mensajes revelados por ‘Folha’ y ‘The Intercept Brasil’ apuntan que el actual ministro de Justicia exhortó a los investigadores a exponer información confidencial para debilitar a Maduro

Sergio Moro
El ministro de Justicia, Sergio Moro, en Brasilia el pasado día 3. AP

Las nuevas conversaciones entre el ministro de Justicia brasileño, Sergio Moro, y miembros del equipo de investigación de la operación Lava Jato —filtradas por una fuente anónima al periódico digital The Intercept Brasil y publicadas este domingo en colaboración con Folha de S. Paulo— muestran que el exjuez exhortó a los fiscales de la operación a publicar datos confidenciales relacionados con los contratos de la constructora brasileña Odebrecht en Venezuela. “Quizá habría que publicar la delación de Odebrecht sobre sobornos en Venezuela. ¿La tenemos aquí o está en la Fiscalía General?”, habría dicho Moro al jefe del equipo de investigación de Curitiba, Deltan Dallagnol, en un mensaje privado enviado el 5 de agosto de 2017 por Telegram. Según el reportaje, los fiscales de Curitiba, orientados por el exjuez, “dedicaron meses de trabajo al proyecto y llegaron a intercambiar información con fiscales venezolanos perseguidos por [Nicolás] Maduro”, como reacción al endurecimiento del régimen chavista contra miembros del Ministerio Público de Venezuela. “Habrá críticas y un precio que pagar, pero vale la pena para exponer y ayudar a los venezolanos”, habría dicho el fiscal.

El reportaje abre un capítulo internacional en el escándalo, que está siendo desmenuzado desde el 9 de junio, inicialmente por The Intercept, que después empezó a colaborar con otros medios, como el periódico Folha de S. Paulo y la revista Veja. Moro y los miembros de la operación Lava Jato, a su vez, no reconocen la autenticidad de los mensajes filtrados. Las nuevas filtraciones llegan el mismo día en que el Instituto Datafolha publica el resultado de una encuesta que revela que la mayoría de los brasileños condena el comportamiento de Moro, aunque la mayoría no ve motivos para que deje el cargo y considera que la prisión del expresidente Lula da Silva es justa.

La constructora Odebrecht reconoció en 2016 que había sobornado a gobiernos de 11 países, además de Brasil, para conseguir contratos de obras, y entre los que se encuentra Venezuela. Sin embargo, en el acuerdo de colaboración, firmado por autoridades brasileñas, estadounidenses y suizas, se garantizaba el secreto del sumario por parte del Supremo Tribunal Federal y que la información solo se podría compartir con investigadores de otros países si no había consecuencias contra la empresa y sus ejecutivos. Según el reportaje, los fiscales debatieron durante meses la viabilidad de romper la confidencialidad del acuerdo y las consecuencias políticas de la acción, tanto en Brasil como en el país vecino. Algunos llegaron a manifestar preocupación por que la revelación provocara una “convulsión social y más muertes” en Venezuela. “Imagínate que lo hacemos y el loco manda arrestar a todos los brasileños en territorio venezolano”, habría escrito el fiscal Athayde Ribeiro Costa.

A pesar de que Ruso (mote que los investigadores le pusieron al exjuez Sergio Moro) les aconsejó revelar las delaciones de Odebrecht, la operación Lava Jato no habría encontrado interlocutores en Venezuela tras la destitución de la fiscal general Luisa Ortega Díaz por Maduro. El régimen la acusó de comandar una operación de extorsiones, delito que ella negó y fue a buscar refugio en Colombia. Otra dificultad para llevar a cabo el plan es que los miembros del equipo de investigación tampoco podían contar con la ayuda de Moro, que ya había dejado el cargo de juez para ser ministro en el gobierno de Bolsonaro. También toparon con la resistencia del Supremo Tribunal Federal, dice el periódico Folha de S. Paulo.

Tanto Moro como el equipo de la Lava Jato han vuelto a negar los mensajes y han cuestionado tanto el origen del contenido filtrado como su autenticidad. “El ministro de Justicia y de Seguridad Pública no reconoce la autenticidad de los supuestos mensajes obtenidos por medios criminales y que pueden haber sido adulterados total o parcialmente”, ha informado Moro, a través de su gabinete de comunicación. “El material que ha presentado el reportaje no permite verificar el contexto y la veracidad de los mensajes”, ha afirmado la asesoría de prensa de la Lava Jato. El periódico Folha de S. Paulo, por su parte, ha reiterado que sus reporteros no han encontrado ningún indicio de que el material haya sido adulterado.

La mayoría cree que la postura de Moro es inadecuada

Según una encuesta realizada por el Instituto Datafolha y publicada este domingo, el 63% de los brasileños están informados de los mensajes entre Moro y el equipo de la Lava Jato, filtrados a la prensa hace un mes. La mayoría considera que la conducta de Moro es inadecuada (el 58% de los 2.086 entrevistados entre los días 4 y 5 de julio en 130 ciudades), el 31% aprueba su conducta y el 11% no ha sabido opinar. El margen de error es del 2%.

Para el 58% de los encuestados, si se demuestran las irregularidades, deberían revisarse las decisiones tomadas por Moro en la operación Lava Jato. Aun así, la mayoría (el 54%) sigue estando a favor de la prisión del expresidente Lula (sentenciado por Moro) y considera que la pena es justa, mientras que el 42% cree que su prisión es injusta y un 4% no ha sabido opinar.

La aprobación personal del ministro también ha bajado del 59% al 52%. Sin embargo, el 54% de los encuestados no ve motivos para que deje el cargo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información