Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Facebook rechaza retirar vídeos manipulados que ridiculizan a Nancy Pelosi

Varios vídeos que hacen aparecer a la presidenta del Congreso como si tuviera problemas de salud circulan por las redes impulsados por Donald Trump y su equipo

Publicidad de Facebook en una tienda de Palo Alto, California.
Publicidad de Facebook en una tienda de Palo Alto, California. AFP

Quizá nadie se habría dado cuenta si no fuera porque lo tuiteó el presidente de Estados Unidos. El pasado jueves, el chorro de Twitter diario de Donald Trump incluyó un vídeo de Nancy Pelosi en el que la imagen ha sido manipulada de forma que parece que tartamudea en una rueda de prensa. El presidente sacó así a primer plano mundial una serie de vídeos manipulados de Pelosi que circulan por Internet para dar la impresión de que no está en condiciones de hacer su trabajo. El foco, sin embargo, se centra ahora en Facebook y Twitter, que no han retirado los vídeos a pesar de sus supuestos compromisos con la no distribución de información falsa. Facebook llegó a defender en público su decisión de no retirar las grabaciones.

El vídeo manipulado tomaba imágenes de la rueda de prensa del pasado jueves en la que Nancy Pelosi explicó la fallida reunión con el presidente, en la que según los demócratas se había negado con malas formas a pactar un plan de infraestructuras y les había exigido que cesaran las investigaciones parlamentarias sobre él. La grabación resalta algunos momentos en los que Pelosi titubea y los resalta de forma que hace parecer que tiene algún problema de dicción. Fue emitido en el programa del comentarista ultraconservador Lou Dobbs en Fox Business Network el jueves por la noche.

El viernes a mediodía, Trump incluyó el corte de vídeo en su cuenta de Twitter con la frase, en mayúsculas: “¡Pelosi tartamudea en una conferencia de prensa!”.

Ese mismo jueves por la noche, el exalcalde de Nueva York y hoy abogado de Trump, Rudy Giuliani, compartió en Twitter otro vídeo de una intervención de Pelosi evidentemente ralentizado para que pareciera que arrastraba las palabras. El tuit fue borrado poco después. Desde el jueves, el vídeo ha sido retirado de YouTube. Sin embargo, se sigue pudiendo encontrar en las redes sociales.

El viernes, Monika Bickert, vicepresidenta de Facebook para Política Pública y Antiterrorismo, defendió en CNN mantener el vídeo en su plataforma. “Todos los que han visto este vídeo o lo han compartido han recibido la advertencia de que el vídeo es falso”, dijo Bickert. En efecto, en Facebook aparece un mensaje recomendando que se busquen otras fuentes sobre el vídeo. “Creemos que es importante que la gente tome sus propias decisiones informadas”, dijo Bickert, preguntada sobre por qué mantenía el vídeo en la plataforma una vez que se había comprobado que era falso.

El enfrentamiento de Donald Trump con Nancy Pelosi hace semanas que ha escalado hasta lo personal. La presidenta de la Cámara de Representantes desde que los demócratas ganaron la mayoría el pasado noviembre ha supuesto un verdadero muro a las obsesiones del presidente y ha impulsado las investigaciones parlamentarias sobre Trump y su entorno. El presidente ha llegado a decir que Pelosi “ha perdido la cabeza”.

Pelosi finalmente respondió a la polémica este miércoles. En una entrevista con la radio de San Francisco KQED, dijo que Facebook "está publicando algo que sabe que es falso". "Creo que está mal", dijo. "Durante mucho tiempo hemos dicho 'pobre Facebook, que fue explotado involuntariamente por los rusos. Creo que han demostrado, al no retirar algo que saben que es falso, que fueron propiciadores voluntarios en la interferencia de Rusia en las elecciones".

La defensa de Facebook ha provocado una tormenta mediática en Estados Unidos, en un momento de especial sensibilidad cuando el país se dispone a empezar una nueva campaña electoral y aún con el recuerdo de la masiva distribución de desinformación dirigida a grupos específicos de votantes a través de redes sociales en 2016.

En un artículo en The New York Times, la analista de tecnología Kara Swisher calificó la defensa de Facebook de “ridícula”. “Lo único que muestra este incidente es lo experto que se ha vuelto Facebook en difuminar la línea entre simples errores y el engaño deliberado y de esa forma abdica de su responsabilidad como el principal distribuidor de noticias del planeta”.

Solo un día antes de la polémica, Facebook había anunciado que en lo que va de año ha retirado 2.200 millones de cuentas falsas. “La decisión de permitir que circule información falsa en Facebook no es interponer los valores de la compañía a los que utilizan la plataforma, es imponer sus valores en la cultura en general”, dice Sue Halpern en un artículo en The New Yorker.

La imagen de Facebook está por los suelos en cuanto a la fiabilidad de sus iniciativas sobre privacidad y desinformación. A principios de mayo, anunció que iba a retirar todo el contenido de personajes extremistas como Alex Jones o el reverendo Louis Farrakhan. Durante su conferencia anual este mes, aseguró que iba a incrementar el peso en la página del contenido entre particulares respecto al de las noticias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >