_
_
_
_

Trump nombra nuevo jefe de la policía de inmigración a un ex cargo de Obama al que despidió

La Casa Blanca recupera a Mark Morgan, a quien despidió como jefe de la policía fronteriza hace dos años, para liderar la fuerza de detención y deportación de inmigrantes

Pablo Ximénez de Sandoval
Mark Morgan, el pasado abril en el Congreso.
Mark Morgan, el pasado abril en el Congreso. AP

El nuevo rostro de la política de detención y deportación de inmigrantes en Estados Unidos es Mark Morgan, antiguo jefe de la policía de fronteras descartado por Donald Trump en los primeros días de su Gobierno. Morgan es uno de los pocos expertos en seguridad de la frontera, y uno de los pocos ex cargos de Barack Obama, que ha salido públicamente a apoyar la idea de construir un muro en toda la frontera sur, como quiere Trump.

En los primeros días de Gobierno de Donald Trump, Morgan dejó abruptamente el cargo de jefe de la Patrulla Fronteriza, el puesto para el que le había designado Obama solo seis meses antes. Morgan era un jefe extraño en este cuerpo policial, pues no había hecho carrera como agente en la frontera. Había sido agente de policía en Los Ángeles y después había hecho carrera en el FBI. Morgan contradijo la versión oficial de su dimisión y aseguró que le habían obligado a irse.

El pasado enero, Morgan expresó su apoyo en público por la idea de construir un muro en la frontera y dijo que el presidente debía mantenerse firme. Trump no ha logrado el apoyo ni siquiera de una mayoría del Partido Republicano para esta propuesta y ya han pasado dos ciclos presupuestarios en los que el Congreso le ha negado los fondos para poner una sola piedra de muro.

“Me complace informar a todos los que creen en una política migratoria fuerte, justa e inteligente que Mark Morgan se va a unir a la Administración Trump como jefe de los hombres y mujeres trabajadores de ICE”, dijo Trump en un tuit este domingo. ICE son las siglas en inglés de la policía que se dedica a buscar inmigrantes en situación irregular dentro de Estados Unidos para su detención y deportación.

El Departamento de Seguridad Interior ha sufrido numerosos cambios en el último año ante la frustración de Trump porque le parece que el liderazgo no es lo bastante duro contra los inmigrantes. Primero defenestró a Ronald Vitiello, exjefe de la Patrulla Fronteriza al que nombró número dos del Departamento de Aduanas y Fronteras, para luego proponerlo como jefe de ICE y finalmente retirar su nombramiento. La secretaria de Interior, Kirstjen Nielsen, dimitió el mes pasado. Su número dos, Kevin McAleenan es ahora el secretario interino, a falta de confirmación parlamentaria.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Morgan será el cuarto jefe de ICE durante el mandato de Trump, entre nombrados e interinos. La forma de actuar de este cuerpo policial ha cambiado drásticamente bajo el mandato de Trump. El presidente Barack Obama había fijado unas prioridades de detención y deportación que básicamente concentraban los esfuerzos de ICE en detener a personas con antecedentes, especialmente delitos graves, para sacarlos del país. Esta política de prioridades daba cierta tranquilidad a aquellos sin antecedentes y capaces de eludir a la policía. Trump eliminó cualquier discrecionalidad de ICE a la hora de decidir sobre los inmigrantes irregulares de los que tuvieran conocimiento. Desde hace dos años, todos son objetivo de la policía. Se calcula que hay unos 12 millones de inmigrantes irregulares en Estados Unidos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Pablo Ximénez de Sandoval
Es editorialista de la sección de Opinión. Trabaja en EL PAÍS desde el año 2000 y ha desarrollado su carrera en Nacional e Internacional. En 2014, inauguró la corresponsalía en Los Ángeles, California, que ocupó hasta diciembre de 2020. Es de Madrid y es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_