Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La coalición contra el ISIS advierte de que el yihadismo aún no ha sido derrotado

Los últimos combatientes ocultos en los túneles de Baguz se entregan a las fuerzas kurdo-árabes

Erbil (Irak) / Jerusalén
Combatientes del ISIS se entregan a las fuerzas kurdas, el domingo en Baguz (Siria).
Combatientes del ISIS se entregan a las fuerzas kurdas, el domingo en Baguz (Siria). AFP

“El ISIS espera mejores tiempos para volver a emerger”, advirtió el jefe militar de la coalición internacional contra el Estado Islámico, el general estadounidense Paul LaCamera, tras la caída del último bastión yihadista en Siria. “Reconocemos que la acción militar por sí sola no garantiza la victoria y debemos redoblar los esfuerzos para derrotar su ideología”, destacó el comandante de una alianza integrada por 74 países, entre ellos España, en un comunicado.

La advertencia del responsable militar de la coalición internacional, difundida la noche del sábado, se produjo horas después de que el ISIS perdiese su reducto en Baguz, en la frontera oriental de Siria con Irak, a manos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), integradas por milicias kurdas y árabes. Era la última porción de los más de 110.000 kilómetros cuadrados que llegó a controlar en 2014 entre Siria e Irak.

“La lucha contra el Daesh [acrónimo árabe para el ISIS] y el extremismo violento está lejos de haber terminado”, reconoció el teniente general LaCamera. “No nos equivoquemos. Están reservando fuerzas y han hecho cálculos para mantener a sus combatientes y su capacidad militar”, subrayó el comandante de la coalición liderada por Estados Unidos, “ocultándose en campos de desplazados internos o en áreas remotas”.

Cientos de bombardeos aéreos de la aviación internacional han apoyado durante cinco años el avance contra el yihadismo de las tropas gubernamentales en el noroeste de Irak y de las milicias kurdas y de sus aliados en el noreste de Siria. Solo en la batalla de Baguz, que se ha prolongado desde finales del año pasado, han muerto unos 1.600 yihadistas, 750 milicianos de las FDS y más de 630 civiles, según un recuento del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, ONG que cuenta con informadores sobre el terreno.

Las FDS capturaron ayer a decenas de yihadistas que habían permanecido ocultos en los túneles excavados en un acantilado junto al río Éufrates. Según confirmó a France Presse Jiaker Amed, un portavoz de las milicias kurdas Unidades de Protección del Pueblo (YPG), aliadas de Washington, los últimos miembros del Estado Islámico se entregaron tras “haber pasado la noche escondidos”.

El califato territorial ha muerto, pero su ideología sigue viva. En Baguz, su feudo terminal, tan solo han quedado visibles los cráteres dejados por los bombardeos de la coalición internacional y las endebles construcciones de madera y hojarasca de los yihadistas entre un reguero de trincheras abandonadas.

En medio de la resaca tras la victoria de Baguz, los mandos de la alianza kurdo-árabe han reiterado su llamamiento a los países de origen de los yihadistas extranjeros para que se hagan cargo de ellos. Sus mensajes de triunfo tras la derrota territorial del ISIS se alternaron con el homenaje a sus 9.490 “mártires” caídos durante los casi cinco años de pervivencia del autoproclamado califato.

“Hay miles de combatientes detenidos, así como niños y mujeres de 54 países, sin incluir a los iraquíes y sirios, que son un serio lastre y peligro para nosotros y para la comunidad internacional”, advirtió ante la prensa congregada en Baguz el dirigente kurdo Abdel Karim Omar. “Es necesario que se establezca una coordinación con la comunidad internacional para hacer frente a esta amenaza”.

“Muchos de los civiles evacuados son familiares de los combatientes y suscriben su ideología radical”, enfatizó a su vez el máximo responsable de la coalición internacional contra el ISIS. “Su reinserción en la sociedad requerirá un esfuerzo colectivo de la coalición y de sus países miembros para impedir que se den de nuevo las condiciones en las que el Daesh vuelva a emerger”.

Más de 66.000 evacuados Tras el inicio del asalto final contra el ISIS, más de 66.000 personas han sido evacuadas en camiones desde Baguz, hacia el campo de detención de Al Hol, unos 300 kilómetros al noreste. Al menos 24.000 de ellas son familiares de los más de 5.000 combatientes yihadistas capturados por las FDS.

Tres terroristas suicidas hicieron estallar ayer los chalecos con explosivos que portaban, sin causar víctimas, cuando iban a ser identificados por las fuerzas de seguridad, que les habían rodeado en Qayrawan, en los alrededores de Sinjar (norte de Irak), según informó a France Presse un portavoz militar de Bagdad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >