Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orbán arremete contra los populares europeos por criticar la deriva autoritaria de Hungría

El líder de Fidesz llama "tontos útiles" a los miembros del PPE que quieren expulsar a su partido

Cartel contra Juncker y Soros, el 26 de febrero en Budapest.
Cartel contra Juncker y Soros, el 26 de febrero en Budapest. AP

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha salido al paso este domingo de las crecientes críticas que cosecha entre las filas del Partido Popular Europeo (PPE), al que Fidesz, su partido, pertenece. Las disensiones, cada vez más públicas, amenazan además con fracturar el grupo en vísperas de las elecciones europeas del 26 de mayo.  En una entrevista con el dominical alemán Welt am Sonntag, Orban ha calificado de “tontos útiles” a los miembros del PPE que buscan la salida de Fidesz del grupo y añadió que sus esfuerzos beneficiarán los intereses de la izquierda.

"No todo el mundo lo entiende, pero en la literatura académica Lenin se refería a ellos como 'tontos  útiles", dijo al periódico alemán. "Mientras piensan que están librando una lucha intelectual, lo que están haciendo es servir a los intereses de nuestros oponentes. En realidad, el ataque viene de la izquierda, no para debilitarnos, sino para debilitar al PPE. Si no existimos [Fidesz], atacarán a los italianos y entonces será el turno de los austriacos”, insistió Orbán, cuyas políticas ultraconservadoras están en el punto de mira de Bruselas por conculcar valores del Estado de derecho.

Los comentarios de Orbán se producen después de que varios miembros del PPE hayan abogado por la suspensión o expulsión del partido húngaro, preocupados por su retórica cada vez más antisemita y antieuropea.

Este viernes, el principal candidato del PPE a presidir la Comisión Europea, Manfred Weber, confesó a la edición electrónica de la revista Der Spiegel que Orbán estaba siguiendo un camino político equivocado. “Lo hace, sobre todo, en cuestiones fundamentales de orden democrático, muestra similitudes con el líder de la Liga [italiana], Matteo Salvini, y el líder del PiS [polaco] Jaroslaw Kaczynski. Ese no es un camino que yo siga, ni tampoco el PPE”.

Weber criticó especialmente una campaña de propaganda de Fidesz contra el actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el filántropo George Soros, acusándoles de promover la inmigración ilegal a Hungría. “Orbán ha dañado gravemente al PPE. Por eso espero que se disculpe y ponga fin a la campaña de carteles. No podemos quedarnos de brazos cruzados, [Orbán] ha alcanzado un nuevo nivel y las apelaciones ya no son suficientes. Pronto tomaremos medidas concretas”, confesó Weber, señalando que todas las opciones estaban sobre la mesa.

La campaña ha envenenado las relaciones entre Fidesz y la democracia cristiana alemana y podría provocar la ruptura total. En la entrevista con el dominical alemán, Orbán anunció más carteles de propaganda antieuropea. "En la próxima fase de la campaña electoral, que entonces ya será la de nuestro partido, verán a otro actor en los carteles: el señor Timmermans. El señor Juncker se retirará y el señor Timmermans ocupará su lugar".

El socialdemócrata holandés Frans Timmermans es el actual vicepresidente de la Comisión Europea encargado de velar por los valores fundamentales y el Estado de derecho en Unión. También es el candidato de los socialdemócratas a suceder a Juncker. Al igual que este, Timmermans aparecerá en los carteles de Fidesz junto a Soros, el millonario húngaro-estadounidense que es objeto de una feroz campaña del Gobierno húngaro."El papel de Soros en la política europea no puede ser ignorado, y todo el mundo tiene derecho a saber que Timmermans es su aliado” dijo Orban. Bruselas abrió un duro procedimiento contra Polonia por violar el Estado de derecho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información