Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron logra oxígeno al desatascar el presupuesto del euro

Los líderes de la UE prevén poner en marcha el mecanismo en 2021

Los ministros de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire (en el centro, a la derecha); y de Alemania, Olaf Scholz (a su lado), en Bruselas.
Los ministros de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire (en el centro, a la derecha); y de Alemania, Olaf Scholz (a su lado), en Bruselas. EFE

Con su popularidad en casa por los suelos y acuciado por los altercados de los chalecos amarillos, el presidente francés, Emmanuel Macron, necesita una victoria fuera, aunque sea mínima. Y por los pelos, la logrará este viernes en Bruselas. Los jefes de Estado y gobierno darán luz verde a este viernes a que los ministros de Finanzas de la zona euro empiecen a trazar el “diseño, las modalidades de implementación y el calendario” del presupuesto de la zona euro.

Al contrario de lo que sucedió en junio, Macron no se irá a casa con los bolsillos vacíos. Tampoco volverá a París con sus pretensiones colmadas: la Unión Bancaria seguirá incompleta sin un fondo de garantía de depósitos y no logrará el impuesto comunitario a los gigantes tecnológicos. Sin embargo, el borrador de conclusiones de la Cumbre del Euro del viernes, al que ha tenido acceso EL PAÍS, incluye un mandato sobre el diseño de un presupuesto de la zona euro.

Los jefes de Estado y de gobierno de la moneda única, según consta en documento, pedirán a sus ministros que, dentro del Marco Financiero Plurianual, preparen la arquitectura de ese instrumento “lo antes posible”. Además, invitarán a la Comisión Europea a “realizar una propuesta legislativa” que se adoptará de acuerdo “al procedimiento normal”.

Esas cuentas, como fijaba la propuesta que Francia y Alemania presentaron en noviembre, estarán dentro del Presupuesto de la Unión Europea y, además de un “enfoque general”, antes de junio deberá determinarse sus dimensiones (en su día, la Comisión habló de unos 30.000 millones). El documento, no obstante, solo recoge que esos fondos irán destinados a fomentar la “convergencia” y la “competitividad” de la zona euro. No menciona la “función estabilizadora” —es decir, el componente anticrisis— por la que apuestan Francia, Alemania o España.

La inclusión de ese término en las conclusiones del último Eurogrupo suscitó un áspero enfrentamiento entre el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, y su homólogo holandés, Wopke Hoekstra. Tras una noche en vela y varias amenazas de poner fin a la reunión por parte de ambos, el documento recogió el acuerdo —un fondo para la competitividad y la convergencia— y el desacuerdo —no todos querían que pudiera tener una función anticrisis—.

Disputas en el Eurogrupo

Fuentes diplomáticas aseguraron ayer que ambas partes se sienten cómodas con el redactado de las conclusiones de la cumbre del viernes. La pelea, en todo caso, se trasladará al Eurogrupo.

Los países más ambiciosos en las reformas consideran que hace un año hubiera sido prácticamente imposible alcanzar un acuerdo para poner en marcha un presupuesto de la zona euro de cara al próximo Marco Financiero Plurianual, que arranca en 2021. Además, prometen dar la batalla para que esas cuentas tengan una función estabilizadora e incluso se debata un fondo de desempleo.

Los países del norte se disponen, en cambio, a pararles los pies y a asegurarse de que cualquier transferencia estará supeditada a reformas. Quienes sí han expresado sus reservas son los países que no están en la zona euro, que recelan de que los Presupuestos de la UE contengan partidas exclusivas para el club de la moneda única.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información