Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pista sobre los paquetes bomba se dirige a Florida y Nueva York

Las autoridades concentran la investigación en esos dos estados para identificar el origen de los envíos

Coches de policía junto al centro de distribución postal de Opa-Locka, en Florida. En vídeo, Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, afirma que el envío de paquetes sospechosos "es terrorismo".

Las pistas para identificar a la persona que está detrás del envío de al menos 10 paquetes con material explosivo a destacados miembros demócratas está llevando a las autoridades estadounidenses a concentrarse en un primer momento en Florida y Nueva York. Las cartas bomba podrían haber pasado por un centro de distribución de la ciudad de Opa-Locka, en Florida, que el jueves por la tarde fue inspeccionado. Por ahí pasó uno de los paquetes dirigido al exvicepresidente Joe Biden.

La policía de Miami-Dade participa en la investigación de las instalaciones de correo de Florida. "Nuestra unidad de explosivos está actualmente ofreciendo asistencia a nuestros socios federales en el centro de correo de USPS de Opa-Locka", ha señalado a través de su cuenta en Twitter. También la de Nueva York. "Identificaremos a la quien sea responsable de estos actos", declaró el comisario jefe, James O´Neill. Los paquetes sospechosos están siendo analizados por el FBI en Quantico, Virginia.

La NYPD retiró a primera hora de la mañana del jueves una carta bomba en el edificio donde se encuentran el restaurante y las oficinas de la productora de cine del actor Robert de Niro, en el barrio de Tribeca, en el sur de la isla de Manhattan. El FBI confirmó después que se trataba de una carta de características similares a la que obligó a desalojar este miércoles la sede neoyorquina de CNN.

Las autoridades también confirmaron que localizaron dos paquetes dirigidos a Joe Biden, vicepresidente con Barack Obama, en dos oficinas de correos de Delaware. Este miércoles, el sistema postal estadounidense detectó que había un sobre sospechoso enviado a una dirección del dirigente demócrata en este Estado, pero que fue devuelto. Las autoridades no han desvelado el contenido, pero las fotos del sobre que se han publicado muestran un formato idéntico.

Los nuevos anuncios tienen lugar después de que en los dos últimos días se hayan encontrado otros paquetes enviados por correo postal a los expresidentes Bill Clinton y Barack Obama. El filántropo millonario George Soros también recibió este lunes una bomba casera en su residencia, de las mismas características. Todos tienen el mismo remitente falso: Debbie Wasserman Schultz, antigua presidenta del Comité Nacional Demócrata.

La policía de Nueva York y el FBI ya advirtieron de que podría haber más paquetes sospechosos circulando por el sistema de correo postal, con dispositivos construidos como si fueran bombas. Ninguna de las diez cartas interceptadas detonó ni llegó a las manos de los destinatarios.

Bombas caseras

El hecho de que los artefactos fueran interceptados antes de detonar, facilita el trabajo de los expertos a la hora de examinar los componentes e identificar su origen. Las bombas caseras están compuestas de un pequeño tubo taponado por los extremos y relleno con un polvo blanquecino. Las instrucciones para ensamblarlos están disponibles en Internet. Es su simplicidad lo que hace difícil detectarlas.

El departamento de policía de Nueva York se ha limitado a comunicar que ha retirado el paquete del edificio donde se encuentran el restaurante y las oficinas de la productora de cine de Robert de Niro, pero evitó dar más detalles sobre el contenido. La investigación está en curso para recopilar evidencias y están tratando de determinar el trazo de estos envíos por el sistema del servicio postal, que procesa más de 170.000 millones de envíos al año.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ordenó este jueves reforzar la presencia de efectivos de seguridad por la ciudad. “No sabemos aún con lo que estamos lidiando”, afirmaba tras reportarse el nuevo paquete sospechoso, “pero queremos que los neoyorquinos sepan que estamos adoptando todas las medidas de precaución necesarias”. "Alguien trata de aterrorizarnos", comentó por su parte el alcalde neoyorquino, Bill de Blasio.

Trump culpa a la prensa

Robert de Niro, de 75 años, está en la lista negra de los ultraconservadores por haber manifestado su rechazo a las políticas de Donald Trump. En su intervención durante la pasada ceremonia de los premios Tony, el actor criticó al presidente, llegando a decir: "Que le jodan a Trump". “Ya no es abajo con Trump”, aclaró en el Radio City Music Hall. El actor se refirió durante la campaña electoral al entonces candidato conservador calificándole de “loco”, “idiota” y “estúpido”.

Mientras las fuerzas de seguridad lidiaban con la situación en Nueva York y Delaware, el presidente Trump acudía a las redes sociales para volver a cargar contra la prensa. "Gran parte de la rabia que vemos hoy en nuestra sociedad", asegura el republicano en un tuit, "es causada por las informaciones deliberadamente falsas e inexactas". Se trata, dice, de "algo tan malo y odioso que excede cualquier descripción". Y remacha: "¡Deben cambiar su comportamiento, rápido!".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >