X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La caravana de migrantes centroamericanos avanza por México

Una columna de 7.000 hondureños se dirige a Tapachula, a 30 kilómetros de la frontera con Guatemala

La caravana de migrantes centroamericanos, camino a Tapachula.

"¡Los migrantes no somos criminales, somos trabajadores internacionales!". La caravana de migrantes centroamericanos ruge y se abre paso dentro de territorio mexicano. Una columna de más de 7.200 personas, principalmente hondureños, ha continuado a primera hora de este domingo su travesía hacia Estados Unidos. La oficina de Protección Civil del municipio de Suchiate, en el Estado de Chiapas, estima que sean más las personas que han comenzado la caminata. Algunos cálculos cifran el contingente en 4.000 participantes.

"Me fui sin avisar a mis padres, quiero que sepan que estoy bien y que sigo mi camino para adelante", cuenta Claudia Dorme, una migrante de 13 años que salió sola de Honduras y este día sostiene una bandera hondureña en la vanguardia de la caravana. "Avanzo indignada, harta de todos los problemas que nos ha dado nuestro Gobierno", dice María Trinidad Taura, una migrante de 65 años de San Pedro Sula. "No importa que sea Donald Trump o cualquier otro presidente, los políticos nos tienen que responder porque no han visto por nosotros", comenta Taura, con una sonrisa mellada también al frente de la caravana.

La marcha ocupa uno de los dos carriles de la carretera entre Ciudad Hidalgo, la ciudad más próxima a la frontera guatemalteca, y Tapachula, unos 30 kilómetros ya dentro de territorio mexicano. Alcanzar Tapachula es el objetivo de esta jornada para reagruparse en su camino hacia Estados Unidos. Desde el viernes, miles de personas cruzaron de Guatemala a México: algunos atravesaron el puente fronterizo pidiendo el estatus de refugiado al Gobierno mexicano y otros simplemente esquivando el control migratorio a bordo de balsas en el río Suchiate.

"¡Mujeres y niños al frente! ¡Con cuidado, vos! ¡Péguense a la raya!". Los organizadores han luchado por controlar al contingente para mantener el mismo ritmo ante el riesgo de dispersarse y de perder el músculo del grupo, así como de que los menores y los adultos mayores que marchan tengan problemas de salud. En medio de la travesía, los problemas pequeños se vuelven grandes: hay cansancio, rozaduras, torceduras y algunos no han comido en varios días. "Tengo calentura desde hace dos días y me duele todo el cuerpo, pero no quiero darme por vencido, voy a hacer el sacrificio", afirma Juan Manuel Beras, de 36 años, vestido con una sencilla camiseta blanca y un pantalón negro. Una mochila llena de ropa sucia es lo último que le queda. "Lo hago por mis cuatro hijos, somos muy pobres, voy a sacarlos adelante", dice decidido.

El camino del contingente ha estado pavimentado de muestras de solidaridad de los habitantes de Chiapas. Al tiempo que una familia sale de su casa con una bandera hondureña y les da gritos de aliento, voluntarios dan agua y café a los centroamericanos en tránsito. "¡México, México!", arengan agradecidos los migrantes. Los más desesperados intentan adelantarse, pero el grueso del contingente ha avanzado unido, toma descansos esporádicos sobre el pavimento y forma cadenas humanas para prevenir detenciones en los retenes que se divisan en el camino. La Policía Federal, que en un principio bloqueó la autovía para impedir el avance de la caravana, finalmente abrió el paso, se limitó a vigilar y a seguir muy de cerca el recorrido. Un helicóptero sobrevoló la carretera para observar al grupo de inmigrantes. “Lo único que queremos es que lleguen seguros”, dijo Manelich Castilla, comisionado de la Policía Federal.

Las autoridades mexicanas han insistido a los organizadores de la caravana que detengan el avance del contingente. Incluso han ofrecido transporte para llevarlos a albergues del Instituto Nacional de Migración (INM). Los organizadores han rechazado el ofrecimiento del Gobierno mexicano por temor a que el grupo se disperse. En la ruta, algunos funcionarios invitaron a los hondureños a regularizar su situación migratoria ante las autoridades. “El Estado mexicano los puede recibir, está abierto a otorgarles la condición de refugiados, pero no pueden ir en situación irregular transitando por todo el territorio nacional”, comentó Francisco Echavarría, delegado regional del INM. México ha pedido a la Organización de Naciones Unidas (ONU) asistencia para atender al extenso grupo de inmigrantes que siguen llegando a México para sumarse a la caravana.