Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kabila desiste de ser candidato a la presidencia de Congo

El presidente, en el poder desde 2001, acata la limitación constitucional de dos mandatos

Kabila, durante un discurso el pasado 19 de julio.
Kabila, durante un discurso el pasado 19 de julio. AP

El presidente de República Democrática del Congo, Joseph Kabila, ha esperado literalmente hasta el último momento para dilucidar si seguiría, o no, retando a la Constitución. Con un mandato caducado hace casi dos años su segundo término expiró en diciembre de 2016—, Kabila ha estado alimentando la ambigüedad sobre su posible aspiración a un tercer mandato, inconstitucional, hasta minutos antes del cierre de las candidaturas presidenciales, este miércoles.

El portavoz del Gobierno, Lambert Mende, ha anunciado que el candidato para la coalición presidencial, el Partido del Pueblo para la Reconstrucción y la Democracia (PPRD) no es Joseph Kabila sino Emmanuel Ramazani Shadary, un fiel de Kabila, del ala dura y actual número dos del partido. Kabila seguirá presidiendo la formación y siendo su “autoridad moral”, como le ha llamado Mende.

Ramazani es una apuesta fuerte del PPRD. No solo por ser una de las figuras cercanas a Kabila que, se asume, seguirá sus directrices, sino por ser uno de los ocho oficiales del Gobierno bajo sanciones de la Unión Europea. El mes de mayo del año pasado, la Union Europea le impuso sanciones de viaje y congeló fondos por su participación en “planear, dirigir o cometer actos que constituyes serias violaciones de derechos humanos”.

Exministro del Interior desde finales de 2016, Ramazani estuvo a la cabeza de los asuntos internos del país durante el periodo más represivo de la era Kabila, quien está en el poder desde 2001. Ramazani empezó a ejercer el cargo poco antes del inicio de la fuerte represión policial que se inició cuando Kabila rechazó, en diciembre de 2016, dejar la presidencia. Las manifestaciones con decenas de muertos, las detenciones y desapariciones de opositores y activistas, y los encarcelamientos y torturas, sucedieron bajo la mirada de Ramazani en Interior.

Según el portavoz del Gobierno, Ramazani es de la provincia Maniema, de donde es la madre de Kabila, en el este de la República Democrática del Congo. En mayo de 1997 fue elegido vicegobernador de esta zona a mano alzada en un estadio. Un año después, el fallecido presidente Laurent Kabila, padre del actual presidente, lo nombró gobernador de la misma. Joseph Kabila confirmó este puesto en 2001. Ramazani Shadary habla swahili y lingala, las dos lenguas que se hablan, respectivamente, en el este y oeste de este país, apunta la agencia AFP.

Sin embargo, el relevo a Ramazani es, de todas formas, la retirada de Kabila, cuyo empeño en seguir en el poder hacía temer la explosión de una nueva guerra civil. El “nombre del raro pájaro que representará a nuestra familia política a las elecciones presidenciales”, como ha anunciado Mende, no es pues, el del hijo de Laurent Desirée Kabila, que ha gobernado desde que asesinaron a su padre, en 2001, que lideró la transición, reunificó un país dividido por la guerra, gobernó dos mandatos y, tras 17 años en la presidencia de la enorme —segundo país más grande del continente y 79 millones de habitantes— y volátil República Democrática del Congo, amenazaba, desde 2016, a volver a dividirlo.

El exministro de Interior Emmanuel Ramazani Shadary, en Kinshasa (Congo) este miércoles.
El exministro de Interior Emmanuel Ramazani Shadary, en Kinshasa (Congo) este miércoles. REUTERS

Veinticinco candidatos más se han registrado para aspirar a ser el nuevo presidente, en las elecciones del próximo 23 de diciembre. Entre ellos, Jean Pierre Bemba, recién llegado a Congo tras once años de ausencia y una década en la cárcel de la Corte Penal Internacional, recibido con un baño de masas en Kinshasa la semana pasada después de ser absuelto de crímenes de guerra y contra la humanidad; y Felix Tshisekedi, hijo del histórico opositor Étienne Tshisekedi.

El que no ha podido presentarse es Moise Katumbi, exaliado a Joseph Kabila en las primeras elecciones de 2006, se ha convertido en el enemigo número uno de Kabila. El viernes pasado intentó entrar en el país para presentar su candidatura, pero las autoridades le denegaron, primero, la autorización de aterrizar en Lumubashi su bastión político y después, también le impidieron entrar por tierra, cuando intentó cruzar desde Zambia por la frontera terrestre de Kasumbalesa.

Con unas delicadas elecciones a la vista, República Democrática del Congo vive además un segundo brote de ébola, esta vez en el este del país, en la provincia de Kivu Norte, una de las más tocadas por la guerra.

Más información