Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Obrador rechaza la creación de una fiscalía independiente en México

El presidente electo desestima la propuesta de 300 organizaciones y asegura que contar con un fiscal de la sociedad civil no garantiza su integridad

López Obrador en una conferencia de prensa este viernes.
López Obrador en una conferencia de prensa este viernes. REUTERS

El sueño de numerosas organizaciones de que México tenga una fiscalía independiente se ha esfumado cinco días después de que Andrés Manuel López Obrador recibiera un apoyo abrumador en las urnas. El presidente electo ha anunciado que seguirá siendo el Senado tras una propuesta del Gobierno quien elija al titular de la Procuraduría, una institución duramente criticada durante el sexenio de Enrique Peña Nieto (PRI) tras las investigaciones de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Es la primera medida tras la victoria de López Obrador que enfrenta al recién elegido presidente con organizaciones de la sociedad civil. El mandatario se opone a la iniciativa de #VamosPorUnaFiscalíaQueSirva, un movimiento que reclama desde 2017 una reforma del artículo 102 de la Constitución y que reúne a unos 300 colectivos. Esta plataforma propone crear una institución independiente, creíble y autónoma y exige que antes del nombramiento del fiscal se cambie la ley. Además, plantea que sea un grupo de expertos quienes elaboren una lista con los candidatos más preparados para ocupar el cargo. Pero el rechazo del mandatario, cuya formación (Morena) y sus aliados cuentan con mayoría absoluta en la próxima composición de la Cámara, hace imposible esta reforma en la Carta Magna.

"La PGR [Procuraduría General de la República] ha servido hasta ahora más de instrumento de persecución política que para cumplir su función constitucional de procuración de justicia", ha asegurado Alfredo Lecona, integrante de #VamosPorUnaFiscalíaQueSirva.

López Obrador ha justificado su decisión asegurando que proponer a candidatos de la sociedad civil no garantiza que sean personas íntegras y ha pedido confianza en su proyecto que, según sostiene, acabará con la corrupción. "El próximo fiscal deber ser alguien honorable, honesto, que tenga el criterio para juzgar al propio presidente de la República si comete algún delito", ha defendido. Además, el mandatario ha recordado que ya había expresado su rechazo a la propuesta de los representantes de la sociedad civil durante la campaña electoral y "es de dominio público". "Estoy por el procedimiento actual, vigente", ha señalado.

De hecho, el líder de Morena cuenta ya con una lista de nombres para liderar la fiscalía General, la Anticorrupción y la electoral. Entre las propuestas de López Obrador para la General están el exprocurador de Ciudad de México Bernardo Bátiz; Eva Gyves, que ha tenido varios cargos en el Tribunal de Justicia de la Ciudad de México, y Juan Luis González Alcántara Carrancá, doctor en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Acostumbrado desde este domingo a recibir continuos baños de masas, el presidente electo se enfrenta ahora a uno de los sectores de la sociedad más cercano a sus potenciales votantes: el movimiento asociativo. Tras sus declaraciones, las críticas no se han hecho esperar. Claudio González, presidente de Mexicanos contra la Corrupción, una de las organizaciones que forma parte de #PorUnaFiscalíaQueSirva, ha rechazado la postura de Obrador al que reclama no haber consultado con la plataforma que reúne a 300 organizaciones.

Para Lecona resulta contradictorio con el discurso anticorrupción del nuevo mandatario "dejar la persecución penal en el estado en el que se encuentra la fiscalía". "Es como si tuviéramos un gran piloto de carreras, un [Michael] Schumacher, y compitiese en Fórmula 1 con un vocho. Un gran fiscal, alguien de un perfil altísimo con honestidad e independencia lamentablemente no puede transformar toda la institución solo", ha señalado Lecona.