Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vida en un cuarto de 12 metros cuadrados en México

En el país 34 millones de personas habitan en casas construidas con materiales precarios o en espacios tan reducidos que impiden una vida digna

La familia Arce Ortiz en su vivienda en la Ciudad de México. Ampliar foto
La familia Arce Ortiz en su vivienda en la Ciudad de México.

Patricia Santiago está sentada frente a una pequeña mesa de manteles claros hasta la que llegan las ráfagas de un sol brillante que barniza las pequeñas casas de La Cuesta, un asentamiento irregular del Estado de México. La joven cuenta los orígenes de la colonia que surgió a la par del nuevo milenio y dirige la vista al piso de cemento que recubre su casa para señalar con su dedo índice el motivo del problema que les ha impedido el progreso en esta tierra a la que se aferran y han defendido sin tregua desde que ella era una niña.

—Aquí debajo pasan unos ductos de Pemex (petróleos mexicanos) y nos dicen que no pueden rascar para ponernos agua o drenaje porque es riesgoso —cuenta la joven de 30 años y temple pausado.

El barrio donde ella vive se ubica en Ecatepec, el municipio más grande de la entidad más poblada del país. Ahí, en La Cuesta, viven unas 130 familias distribuidas en unas 80 casas construidas sobre un terreno rocoso, donde no hay pavimentación ni servicios públicos. La colonia donde vive Patricia es catalogada por las autoridades como un conglomerado irregular donde las personas ocupan el suelo sin autorización y al margen de los planes de desarrollo urbano. El crecimiento de estos asentamientos se acentúa porque la población de bajos ingresos carece de medios para acceder al mercado formal de vivienda y la única alternativa de suelo barato que se puede obtener es en las zonas no permitidas para el uso habitacional.

En La Cuesta las casas son producto de la autoconstrucción, el proceso mediante el cual una familia o un grupo de vecinos se aboca a edificar su propia vivienda, avanzando en la medida que disponen de recursos. “La falta de capacitación de las personas que construyen el hogar, deriva en viviendas deficientes, donde el uso de ciertos materiales o formas de construcción pueden ser dañinos para la salud y hay mala administración del espacio”, se expone en un estudio gubernamental sobre la vivienda.

Patricia, su esposo y sus dos pequeños hijos viven con sus papás en una casa compuesta por dos cuartos de unos doce metros cuadrados cada uno. Ahí también habita su hermana Ana Silvia, su esposo y su niño de 6 años. En la primera habitación —hecha con tarimas (tablas) y tapizado con cartón pintado de blanco— hay una mesa con un par de sillas y los electrodomésticos básicos. En la esquina hay una cama y del techo cuelgan unas cortinas que ahora están atadas pero que en la noche se deslizan para simular una habitación privada. En el segundo cuarto hay dos camas, también separadas por unas telas, que se reparten las dos hermanas con sus esposos y sus hijos.

—Es difícil porque cada familia quiere su espacio y su privacidad, sobre todo cuando los niños van creciendo. Mi niña me dice que quiere un cuarto para ella solita y hay veces que quiere escuchar la música a todo volumen, pero a su tía le molesta porque despierta al otro niño —ejemplifica Patricia con un dejo de resignación en sus palabras.

Las condiciones en las que vive esta familia ejemplifican el rezago habitacional. En México 34 millones de personas residen en viviendas con hacinamiento (cuando en un cuarto viven más de dos personas) o casas construidas con materiales deteriorados o deficientes como cartón, lámina, carrizo o palma, según el último diagnóstico elaborado por el Centro de Investigación y Documentación de la Casa y la Sociedad Hipotecaria Federal difundido en 2016. Las entidades con el mayor rezago son Veracruz, Chiapas, Estado de México, Oaxaca y Baja California.

A pesar de que en México se incluyó hace más de 30 años en la Constitución el derecho de los ciudadanos a una vivienda digna y decorosa, lo que ha prevalecido es el concepto de la vivienda como mercancía, explica Daniel Rodríguez Velázquez, experto en temas de ordenamiento territorial y desarrollo regional. “En un país pobre esa idea no funciona porque no contamos con altos niveles de ingreso ni estabilidad en el empleo, si estuviéramos en Suiza o Islandia sí funcionaría el mercado”, expone.

Las problemas de vivienda en la capital

Desde que Juana Arce tiene memoria ha vivido en espacios tan pequeños que ni siquiera se ha atrevido a imaginar cómo sería la vida en una casa de más de 16 metros cuadrados. Su vivienda, una construcción de dos cuartos con paredes rosas, está ubicada en un callejón de la delegación Miguel Hidalgo en la Ciudad de México. Los muros antes eran de láminas, pero luego fueron reemplazados por ladrillos. El piso de tierra lo recubrieron con cemento que les otorgó un programa del gobierno federal. El techo es de asbesto y de retazos de lonas que han pepenado tras las campañas electorales. La vida de Juana transcurre en dos habitaciones de unos 12 metros cuadrados donde se acomoda con su esposo, sus tres hijos y sus dos nietos a realizar las actividades cotidianas: desayunar, almorzar y ver televisión. En la noche, los siete integrantes de la familia, comparten una habitación donde hay dos camas: una matrimonial y una litera.

—Ahora sí que aquí nos tocó vivir y qué le vamos hacer —dice la mujer de 63 años con el semblante consumido por los años. Frente a ella, su esposo José Manuel Ortiz desvía la mirada con timidez y cuenta que no tiene un empleo formal porque las empresas no contratan hombres mayores. Antes laboraba de chofer en una lavandería y ahora realiza trabajos de herrería y mecánica.

—Sí nos gustaría hacer la casa más grande para acomodarnos mejor, pero cómo, si apenas nos alcanza para comer –afirma la mujer que repasa la vivienda con la mirada mientras enumera los cambios que le ha ido haciendo.

—Antes estaba todavía más chiquita y era de cartón —interviene José mientras palpa con las manos las paredes. —Cuando hay campañas si apoyamos a algún partido nos dan pintura o laminas y ahí es cuando hemos aprovechado para hacerle mejoras—admite con vergüenza.

La vivienda la heredó Juana de su madre, quien invadió el predio hace más de 50 años. Cuando ella y José se casaron, se mudaron ahí: un cuarto construido con materiales de desecho sobre un callejón oscuro, donde compartieron el breve refugio con el resto de la familia. Pronto llegaron los hijos y las deudas, y el sueño de independizarse nunca se cumplió. Al callejón, con el paso de los años, llegó la electricidad y el pavimento. “Aquí por lo menos no pagamos renta. Váyase unas cuadras más allá y verá que hay rentas de miles de pesos”, dice uno de los hijos.

Una vecindad del callejón San Juanico, en Ciudad de México.
Una vecindad del callejón San Juanico, en Ciudad de México.

El callejón de San Juanico contrasta con las amplias avenidas que enmarcan la delegación Miguel Hidalgo. A tres kilómetros de ahí se encuentra Polanco, una de las colonias más exclusivas de la Ciudad de México, que alberga las tiendas de ropa más caras, importantes centros de negocio y las oficinas de las embajadas extranjeras. La Miguel Hidalgo –la misma demarcación que alberga el modesto barrio de Juana y el imponente Polanco-- es una las localidades del país con el mayor índice de desarrollo humano, una medición que realiza la ONU para calcular el bienestar y el progreso de las personas.

El caso de Flora es un ejemplo de la desigualdad que impera en el país. Mientras ella subsiste en una pequeña casa, a unos metros de ahí hay complejos de edificios totalmente equipados donde la renta de un departamento cuesta hasta 50.000 pesos (unos 2.700 dólares) mensuales.

En la Ciudad de México, una de las urbes más pobladas del mundo,las causas del rezago habitacional son variadas. De acuerdo a un estudio realizado por el Grupo de Economistas y Asociados (GEA) los hogares con bajos ingresos y en situación de pobreza son los que tienen mayor probabilidad de habitar en viviendas en estado precario porque el acceso a un financiamiento para comprar una casa es muy reducido para ellos. Además existe un alto costo en la oferta de vivienda en la capital, debido a que el mercado de casas de interés social es bastante reducido. Los créditos otorgados por los institutos de vivienda enfocados al sector de ingresos popular y bajo se ejercen mayormente fuera de la capital debido a que los costos son más bajos en los estados cercanos.

La población de bajos recursos no cuenta con la capacidad económica ni tiene el acceso al crédito para la adquisición de las viviendas al precio que los constructores están dispuestos a venderlas, se expone en un análisis elaborado por el Instituto de Vivienda de la Ciudad de México. “Esto ocasiona que exista un déficit habitacional permanente y acumulativo”, se destaca.

Las consecuencias del hacinamiento

El hacinamiento trae una serie de problemas familiares que se reflejan en el retraso de los niños en la escuela, maltrato infantil, estrés, tensión, rompimiento familiar, ansiedad, depresión, falta de privacidad y patrones de sueño irregulares, se expone en un estudio sobre vivienda. También ocasiona condiciones insalubres que acarrea problemas de salud. entre los que se encuentran las afecciones en la piel, accidentes domésticos, enfermedades gastrointestinales, parasitarias, envenenamientos por plomo, desórdenes neurocunductuales, y condiciones respiratorias relacionadas con el ambiente.

La falta de acceso a una vivienda digna y adecuada tiene una serie de efectos negativos que impactan en la calidad de vida de los hogares, dice el doctor en Ciencias Sociales, Rodríguez Velázquez. “Los espacio para comer, para la intimidad, para descansar, son tan reducidos que es una vida de casi estar encimados. Esto genera dinámicas de conflicto”, detalla. Otro problema que acarrea vivir en colonias de las periferias es el desgaste de los traslados. “Por la saturación (vehicular) hay gente que tarda dos o tres horas para llegar al centro de trabajo o la escuela, como ocurre en el valle de México. Al día se les van cuatro, cinco horas de su vida y llegan a sus hogares con la tensión, cansados y sin ganas de convivir”.