Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No traigo armas, solo quiero a mi hijo”: el clamor de una madre que busca a un desaparecido en México

La familia de Ulises Cardona acusa que militares se lo llevaron en una localidad de Jalisco desde el pasado 22 de enero

Sentada en el piso de tierra y sujeta a los barrotes de un cerco amarillo, una mujer grita: "No traigo armas, solo quiero a mi hijo". Detrás de la barrera, un grupo de marinos permanece inmóvil y silencioso, mientras la observa llorar. La mujer es Norma Karina Flores Sandoval y aparece en un video que circuló en redes sociales el pasado domingo, cuando acudió a un campamento de la Marina, cerca de Tuxpan, un municipio del sur de Jalisco, a buscar a su hijo Ulises Cardona Flores. El joven de 17 años está extraviado desde la madrugada del 22 de enero. Flores Sandoval asegura que fue desaparecido por miembros de la Marina mexicana y que ya presentó una denuncia ante las autoridades ministeriales.

Moisés Alejandro Cárdenas, amigo de Ulises, le contó a Norma que entre las 12 y 12.30 del lunes 22 de enero los dos estaban sentados afuera de un centro nocturno ubicado en Tecalitlán (un municipio contiguo a Tuxpan) y llegó una camioneta de la Marina de la que se bajaron los militares gritándoles. "Moisés me cuenta que los lamparearon (les colocaron la luz de una lámpara en los ojos), se asustaron y corrieron. Los marinos lograron atrapar a Moisés, pero mi hijo corrió. Al amigo (Moisés) lo torturan, le pegan con batazos, cachazos y descargas eléctricas. A la media hora de tortura escuchó por los radios que usan ellos (los marinos) que habían atrapado a mi hijo Ulises. Un marino le dice a Moisés que hablara sino le iba a pasar lo mismo que a mi hijo, que le habían cortado un dedo y le habían rajado las plantas de los pies", relata la madre en entrevista telefónica con este medio.

Entre las 4.00 y 5.00 horas del lunes Moisés fue liberado. Los uniformados lo dejaron tirado en un canal de aguas negras, donde un trabajador del campo lo ayudó a que llegara a la casa de la familia de Ulisés. Ahí Norma se encontró con él y asustado le contó lo que había pasado. Debido a las lesiones en todo el cuerpo, el joven fue hospitalizado. Las autoridades ya le tomaron su declaración sobre los hechos donde ratifica que oyó que los marinos habían logrado atrapar a su amigo. Desde ese día, la madre ha recorrido brechas, carreteras, hospitales y caminos inhóspitos en busca de su hijo, pero no logra dar con su paradero. "En la búsqueda he andado preguntando ahí cerca del centro nocturno y hay gente que me ha dicho que sí fueron los marinos, pero no quieren ir a declarar por miedo. El único testimonio que tengo es el de Moisés", cuenta la mujer. 

Norma ha acudido en varias ocasiones al campamento que mantiene la Marina cerca de Tuxpan, donde viven ella y su familia, pero le han dicho que no saben nada de él. Después de una manifestación que realizaron a las afueras del campamento militar, logró que realizaran un sobrevuelo para buscar a su hijo, pero sin resultados favorables. La señora cuenta que Ulises trabajaba en un taller mecánico con su abuelo y que entre sus planes estaba ingresar a la milicia. Además de la denuncia presentada ante la Fiscalía, ya se quejó ante la Comisión de los Derechos Humanos. En entrevista con medios locales, el secretario de Gobierno de Jalisco, Roberto López Lara, dijo que "investigan" las protestas realizadas en el campamento militar.

En la última semana la desaparición de otro menor de edad, Marco Antonio Sánchez, cimbró a México. El adolescente de 17 años había desaparecido el 23 de enero después de ser detenido por policías de la Ciudad de México. Fue encontrado seis días después golpeado y desorientado, denunció su familia. Los agentes policiales han estado en el ojo del huracán porque según la declaración de un amigo que acompañaba a Marco, los agentes que lo habían detenido se lo llevaron en una patrulla. Dos de los acusados declararon a medios locales que detuvieron al estudiante en una estación de metro “por solicitud de una persona”, pero lo liberaron poco después sin llevarlo al Ministerio Público competente porque no había elementos para ello.