Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos y China chocan en la apertura de la OMC

La críticas del representante de Trump al libre comercio contrastan con la férrea defensa que hace Pekín

El secretario de Comercio chino, Zhong Shan, habla ante el plenario de la OMC en Buenos Aires.
El secretario de Comercio chino, Zhong Shan, habla ante el plenario de la OMC en Buenos Aires. AP

Las críticas de Estados Unidos a la Organización Mundial de Comercio (OMC) hacen peligrar su undécima cumbre ministerial, que tiene lugar en Buenos Aires hasta el próximo 13 de diciembre. El inicio de la sesión plenaria, este lunes, estuvo protagonizada por el choque entre la postura proteccionista del Gobierno de Donald Trump y la decidida defensa de la globalización y el libre comercio realizada por el gigante asiático, secundada por gran parte de los 164 países participantes. La mayoría apostó por mantener el rol de la OMC como árbitro del comercio mundial ante los intentos de Trump por debilitar la multilateralidad.

El representante de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer, se quejó de que demasiados países incumplen las reglas de la OMC y muchos estados ricos han recibido exenciones injustas como países desarrollados. "Tenemos que precisar qué consideramos desarrollo en el marco de la OMC. Cinco de los seis países más ricos del mundo dicen ser países en desarrollo. No es posible que las nuevas reglas sólo se aplican a unos pocos y a los demás se les da vía libre en nombre de un autoproclamado estatus de desarrollo", dijo Lighthizer en su presentación ante la asamblea. El representante estadounidense subrayó además que es imposible negociar nuevas reglas si las actuales no se cumplen, en un disparo directo a la posibilidad de que Buenos Aires cierre con, al menos, una agenda de trabajo a futuro.

El representante estadounidense, uno de los más firmes defensores de la postura "América primero" de Trump, arremetió también contra el sistema de resolución de litigios de la OMC, que penaliza a los países que levantan barreras proteccionistas. "A menudo los miembros creen que no pueden hacer concesiones en la negociación y sólo pueden recurrir a procesos judiciales. Debemos preguntarnos si la estructura actual tiene sentido", señaló Lighthizer. Su discurso duró los 15 minutos reglamentarios, suficientes para atacar a China, aunque sin nombrarla. Es necesario "corregir el triste desempeño de algunos países en notificación y transparencia", dijo, y pidió mejorar la eficiencia del comercio ante desafíos como la influencia de las empresas estatales", el cimiento sobre el que se sustenta el modelo chino.

La respuesta de China llegó pocos minutos después. "Unámonos y actuemos de verdad para defender la autoridad y la eficacia de la OMC", dijo el ministro de Comercio chino, Zhong Shan, a los participantes. "El proteccionismo comercial está creciendo y la globalización enfrenta graves desafíos. Creemos que ningún país puede ser capaz de alcanzar el éxito en el aislamiento y no creemos que ninguna institución pueda reemplazar a la OMC. China apoya la globalización económica y el sistema multilateral de comercio", subrayó Zhong.

La Unión Europea (UE) se alineó con China para defender el multilateralismo y lamentó la falta de consenso con la que se ha llegado a Buenos Aires. "Los miembros han trabajado mucho pero seguimos divididos sobre cuestiones fundamentales como qué debería ser la OMC y situaciones en las que los negocios que se hacen por fuera de la OMC", dijo la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, quien pidió "preservar y fortalecer las reglas del sistema multilateral de comercio".

La UE siente que Estados Unidos lo ha dejado solo en la batalla contra el proteccionismo. Lo dijo con crudeza la secretaria de Estado de Comercio de España, Marisa Poncela, en una rueda de prensa con medios españoles: "Un aliado tradicional de la UE como Estados Unidos está replanteando el concepto de multilateralismo y quiere una revisión de las normas de la OMC. Esto dificulta los avances, porque antes eran los dos motores que tiraban del coche, y en estos momentos uno de los motores está semiparado".

América Latina también ha cerrado filas contra Trump. Los cuatro países del Mercosur lideraron una declaración de apoyo explícito al multilateralismo a la que se sumaron otros seis, entre ellos como Colombia, Chile, Perú y México. El secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, celebró el documento. "Algunos piensan que lo único que podemos lograr aquí en Buenos Aires es mantener el sistema a flote. México no está de acuerdo. Para México, asumir una postura como esta sería dejar nuestra responsabilidad incumplida", dijo.

El giro estadounidense da alas a China, que ha visto una oportunidad para ampliar su influencia internacional. "China lleva un año propugnando por el multilateralismo y por el libre comercio. Evidentemente el espacio que está dejando libre EEUU lo van a ocupar otros, y uno que puede optar por ocupar ese espacio es China. También la Unión Europea, claro", agregó Porcela.

Más información