Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia atizó en Internet las divisiones políticas entre estadounidenses

Un grupo vinculado a Moscú promovió en Facebook quejas reales y falsas de ciudadanos

El fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller, en junio
El fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller, en junio AP

En su injerencia en la campaña electoral estadounidense, Rusia difundió ampliamente en Internet los mensajes políticos que publicaban ciudadanos corrientes con el objetivo de atizar las divisiones entre la población. Una compañía rusa, que ha efectuado operaciones de propaganda para el Kremlin, creó varias páginas en Facebook en las que distribuía mensajes reales y falsos sobre racismo, inmigración o soldados retirados, según una investigación del diario The New York Times. El propósito no era tanto diseminar narrativas falsas sino reforzar y alentar muestras reales de malestar político.

Esa estrategia, junto a otras reveladas en los últimos días, expone el alcance de la maniobra cibernética de Moscú en la antesala de las elecciones presidenciales del pasado noviembre. Los servicios de inteligencia estadounidenses acusan a Rusia de robar correos electrónicos del Partido Demócrata, que publicó Wikileaks, y de propagar informaciones en Internet con el objetivo de ayudar a Donald Trump a ganar los comicios. Moscú niega esa acusación. Un fiscal especial y el Congreso investigan si el entorno de Trump pudo coordinarse con la interferencia rusa. El presidente lo niega.

En paralelo, Google ha revelado que personas vinculadas con el Gobierno ruso compraron anuncios por valor de 4.700 dólares y que otras personas, con lazos rusos, gastaron 53.000 dólares en publicidad. Por otra parte, Ben Parscale, responsable digital de la campaña de Trump, ha reconocido que contaron con ayuda de Facebook, Google y Twitter para llevar a cabo su estrategia electoral en Internet.

Google y Facebook tienen previsto testificar el 1 de noviembre ante los comités del Congreso que investigan la trama rusa.

Las páginas de Facebook creadas por Rusia tenían nombres como Siendo patriótico, Fronteras seguras y Activista negro. La red social las cerró recientemente en el marco de su investigación a la injerencia de Moscú. En las páginas, se publicaban mensajes y vídeos de enfado de ciudadanos, y algunos eran editados para hacerlos más contundentes. Por ejemplo, se difundieron un vídeo de agresividad policial con una persona negra, un mensaje falso sobre un hombre musulmán que recibía subsidios para sus cuatro esposas y una historia de dos exsoldados que habían sido robados.

También hubo peticiones de acción. Un mensaje instaba a los estadounidenses a protestar contra la expansión de la cuota de refugiados que pueden entrar al país. Ese texto llegó, por ejemplo, a un simpatizante de Trump que decidió difundirlo en sus perfiles en redes sociales con ataques a la candidata demócrata Hillary Clinton, según el Times.

La trama rusa también distribuyó vídeos de canales conservadores en YouTube, lo que les permitió aumentar el número de visitas y sus ingresos por publicidad. Algunos de esos vídeos contenían información falsa y conspiratoria. Por ejemplo, sobre una falsa red de pederastia gestionada presuntamente por el entorno de Clinton en una pizzería de Washington. En diciembre, un joven que decía ir a investigar dicha red abrió fuego en la pizzería y fue un milagro que no hiriera a nadie.

Más información