Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sturgeon critica a la UE por apoyar al Gobierno español respecto a Cataluña

La líder escocesa llama a un diálogo que respete "el Estado de derecho" y "la voluntad de los catalanes"

La ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, ha arremetido este martes por la tarde contra la UE por no “condenar” al Gobierno español “cuando la gente de Cataluña fue violentamente atacada por la Policía solo por intentar votar”. En su discurso al cierre del congreso de su partido, horas antes de la comparecencia de Puigdemont en el Parlament, ha llamado a un diálogo “que respete el Estado de derecho, sí, pero también la voluntad del pueblo de Cataluña de determinar su propio futuro”. Sturgeon, para cuyo proyecto la escalada de tensión en Cataluña plantea no pocos problemas, ha eludido aclarar si reconocería un Estado catalán proclamado unilateralmente.

La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon.
La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon. AFP

“Cuando la gente de Cataluña, ciudadanos europeos, fue violentamente atacada por la policía solo por intentar votar, la UE debió haber alzado la voz, con fuerza, para condenarlo”, ha dicho Sturgeon, en los minutos finales de su discurso al cierre del congreso del Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés). “En Cataluña, espero que el diálogo reemplace a la confrontación. Es hora de que el Gobierno español se siente con el catalán. Es tiempo de que hablen y encuentren un camino hacia delante. Un camino que respete el Estado de derecho, sí, pero también la voluntad del pueblo de Cataluña de determinar su propio futuro”.

El desafío independentista en Cataluña no ha sido un tema fácil de esquivar en el Congreso, que ha concluido este martes en Glasgow. Las esteladas compartían protagonismo con las banderas escocesas, y el devenir de los acontecimientos era inevitable tema de conversación en los pasillos. No es, sin embargo, el tema más cómodo para el liderazgo del partido, que siempre ha querido dejar claras las diferencias entre los dos movimientos separatistas, en parte para eludir el veto de España a la entrada en la UE de una eventual Escocia independiente, aludiendo que no sentaría un precedente para el caso catalán.

La propia Nicola Sturgeon, líder nacionalista y ministra principal escocesa, ha destacado siempre las “diferentes circunstancias históricas” de ambos casos. Hoy, el SNP trata de mantener el delicado equilibrio la natural simpatía hacia la causa independentista catalana y el debido respeto a los procedimientos legales de un partido con responsabilidad institucional: el SNP gobierna en Escocia y es el tercer partido con más escaños en Westminster.

Las bases del partido, igual que gran parte de sus representantes electos, tienden a la defensa acalorada del separatismo catalán. Pero Sturgeon, tanto en una entrevista en la BBC como en su discurso de hoy, ha eludido aclarar si reconocería a un Estado catalán proclamado unilateralmente. 

El congreso del partido aprobó el lunes, por unanimidad, una moción en la que reclama al Gobierno español que “respete el abrumador voto por el sí en el referéndum catalán como una expresión de la voluntad del pueblo de Cataluña”. En la moción, el partido incluso “apunta” que el Acuerdo de Edimburgo, que dio pie al referéndum de independencia de Escocia de 2014, “es un brillante ejemplo” para los Gobiernos español y catalán, ignorando que un pacto de esas características sería imposible en el marco de la Constitución de 1978.

La Ley de Escocia de 1998, que creó el Parlamento escocés, establece una serie de competencias que se reserva Londres. Todas las demás se transfieren a Edimburgo. Entre las competencias reservadas, está la de la unión con Inglaterra, Irlanda del Norte y Gales. Pero la sección 30 de dicha ley contempla la transferencia de poderes reservados de Westminster a Escocia. Es lo que hace el Acuerdo de Edimburgo, firmado en 2012 por los Gobiernos británico y escocés, en cuya virtud el primer ministro británico se comprometió a promover un tipo de legislación especial -llamada orden del Consejo, realizada por el Consejo Privado de la reina y aprobada directamente por ella- para permitir el referéndum legal. En el ordenamiento jurídico español, el presidente del Gobierno carece de esas competencias.

Respecto a un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia, después del que los independentistas perdieron en 2014, Sturgeon ha dicho que "los escoceses deberían poder votar" de nuevo por su independencia, pero todavía no. La estrategia de Sturgeon de utilizar la victoria del Brexit –cuando Escocia votó mayoritariamente a favor de la permanencia- para reclamar un nuevo referéndum de independencia cuanto antes sufrió un duro revés en las elecciones de junio, donde el SNP perdió un tercio de sus diputados en Westminster. Este martes, en Glasgow, la ministra principal ha insistido en que tiene un mandato para una segunda consulta, después de la que el independentismo perdió en 2014, pero ha evitado precipitarse. “Escocia deberá tener el derecho a elegir su futuro cuando los términos del Brexit estén claros”, ha asegurado, desplazando de facto la fecha del referéndum hacia, al menos, el primer trimestre de 2019.

Más información