Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Ángeles convierte el día de Colón en la fiesta de los Pueblos Indígenas

Un concejal impulsa la iniciativa por los "horrores" del descubridor contra la población nativa

Dia de Colon
Estatua de Cristóbal Colón en Nueva York. AFP

En estos días se rifan polémicas históricas en Estados Unidos y le ha tocado a Cristóbal Colón. El Ayuntamiento de Los Ángeles votó este miércoles a favor de cambiarle el nombre a la fiesta de Columbus Day, el día de Cristóbal Colón, por el de Indigenous People’s Day, o día de los pueblos indígenas. La decisión llega después de años de insistencia de grupos indígenas que ven a Colón como un genocida que acabó con su cultura. Los Ángeles no es la primera ciudad en adoptar este gesto, pero sí la más grande.

El Día de Colón se celebra el segundo lunes de octubre y es fiesta federal en todo Estados Unidos desde 1937. La decisión de Los Ángeles no cambia el estatus de fiesta federal, lo que hace es cambiar el nombre del día en el calendario de la ciudad. A partir de ahora, ese día ya no se celebra la llegada de Colón al Caribe, sino “los pueblos indígenas, aborígenes y nativos”. El gesto está lleno de simbolismo, especialmente en un momento en que Estados Unidos debate dónde está el límite de los símbolos del pasado.

La propuesta la llevó al Ayuntamiento el concejal Mitch O’Farrell. Es miembro de la tribu Wyandotte y creció en Oklahoma. O’Farrell es la voz de cualquier causa de los pueblos indígenas en el Ayuntamiento. En defensa de su propuesta, no duda en compararlo con la retirada de los símbolos confederados en el sur de Estados Unidos. “Las atrocidades cometidas (por Colón) no son nada que haya que celebrar”, dijo O’Farrell, citado por Los Angeles Times. En su web se encuentra toda la argumentación sobre los "horrores que Colón y sus hombres infligieron sobre los nativos". Según el relato de O'Farrell, "Colón retornó a América tres veces más y repitió un proceso sitemático y violento de dominación, esclavitud y sometimiento de los pueblos indígenas".

La oposición a la medida la ha llevado principalmente la comunidad italiana de Los Ángeles, que siente a Colón tan propio como los españoles y ven la celebración de ese día como ua fiesta de la herencia italiana en América. En el Ayuntamiento, esa voz ha sido la del concejal Joe Buscaino, italoamericano de primera generación que representa al barrio de San Pedro. El plan de Buscaino es que el Día de Colón pasara a llamarse Día de la Herencia de los Inmigrantes, y que el Día de los Indígenas pasara a otra fecha. Después propuso que se llamara Día de la Diversidad, en la búsqueda de una fórmula que hiciera de esa fiesta una especie de fecha integradora de todas las culturas. Para O’Farrell y los indígenas era inaceptable. Si Buscaino y los suyos quieren celebrar la cultura italiana, tendrá que ser en otro día específico y no con el nombre de Colón.

El carácter español de Colón ni siquiera es parte del debate en la ciudad más grande de Estados Unidos fundada por españoles. En sus argumentos, O'Farrell relata también la conquista española de Alta California como un proceso de esclavitud y genocidio. Pero no hay ninguna propuesta para quitar la estatua de Carlos III del centro de Los Ángeles, o demoler las misiones construidas por San Junípero Serra en California. El movimiento indigenista del Sur de California se movilizó también con bastante repercusión contra la canonización de Serra hace dos años.

Los Ángeles es la ciudad más grande que decide eliminar de su calendario el nombre de Colón. Antes lo habían hecho Seattle, Minneapolis, Berkeley, Santa Cruz, Phoenix, Denver y estados como Vermont y Dakota del Sur.

Más información