Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una investigación judicial debilita a otra ministra clave de Macron

La titular de Empleo organizó sin concurso público en 2016 un evento en Las Vegas para el actual presidente y entonces ministro de Economía

La ministra francesa de Empleo, Muriel Pénicaud, cuestionada por el contrato de un evento en Las Vegas
La ministra francesa de Empleo, Muriel Pénicaud, cuestionada por el contrato de un evento en Las Vegas AP

Otro caso, otra investigación, otro ministro. La fiscalía de París anunció este viernes la apertura de una investigación judicial por supuesto favoritismo en la organización, a principios de 2016, de un evento en Las Vegas en el que participó el entonces ministro de Economía, Emmanuel Macron. La fiscalía sospecha que la preparación del acto, cuyo coste se elevó 381.000 euros, se encargó a la empresa Havas sin el requerido concurso previo. La responsable última de esta concesión era Muriel Pénicaud, entonces directora general de Business France, organismo público dedicado a la promoción internacional de empresas francesas, y hoy ministra de Empleo con Macron.

La investigación, que tras la decisión de la fiscalía está en manos del juez de instrucción, podría desembocar en la imputación de Pénicaud, pieza clave en el Gobierno de Macron. Pénicaud deberá exhibir su mano izquierda con los sindicatos para poner en marcha antes del fin del verano la reforma laboral. La reforma pondrá a prueba la capacidad del nuevo presidente para transformar la economía francesa.

Macron prometió, al ganar las elecciones presidenciales en mayo, un gobierno compuesto por personalidades “irreprochables”. Colocó el listón alto.

El primer ministro, Édouard Philippe, ha dicho que cualquier ministro imputado deberá abandonar el Ejecutivo. Desde que a mediados de mayo formó Gobierno, Macron ya ha perdido a cuatro ministros por sospechas de irregularidades.

Está en cuestión la velada organizada el 6 de enero de 2016 en un hotel de Las Vegas durante la Feria de Electrónica de Consumo (CES, en sus siglas inglesas), gran cita anual de la industria tecnológica. La fiesta, bautizada como French Tech Night, reunió a Macron con empresarios franceses. Faltaban tres meses para que lanzase su movimiento político, En marche!, siete para que abandonase el Gobierno de François Hollande, y diez para que anunciase su candidatura a la presidencia de Francia. Pero ya era la estrella del Gobierno y aquel evento proyectó su imagen de político joven y dinámico, conectado con la nueva economía, y dispuesto a romper las inercias del modelo francés.

Un informe de la auditora EY, citado por el diario Libération, explica la ausencia de concurso por la precipitación en la organización de la fiesta. Business France quiso aparentemente cumplir con los plazos saltándose el concurso y otorgó la prestación a Havas, el gigante de la publicidad y de las relaciones públicas. Libération cita otro informe, de la Inspección General de Finanzas, que señala que las prestaciones se efectuaron sin seguir los procedimientos burocráticos. “Las diferentes etapas del pedido público se ignoraron ampliamente o se esquivaron”, dice el informe.

Nadie ha implicado a Macron en el caso. Pero un correo electrónico publicado el pasado fin de semana por Le Journal du Dimanche podría comprometer a Pénicaud. El correo, incautado en el marco de la investigación, parece indicar que la actual ministra, y entonces responsable de Business France, estaba informada de las posibles irregularidades en el procedimiento.

Unas semanas antes del acto en Las Vegas, la jefa de comunicación de Business France, Françoise Bothy-Chesneau, se quejó en un email de que Pénicaud, pese a haber sido informada de los problemas, no hacía nada, y especulaba con que tuviese que acabar dando explicaciones ante el Tribunal de Cuentas.

La apertura de la investigación por la French Tech Night de Las Vegas coincide con la noticia en el diario Le Télegramme de Brest de la declaración ante la policía, durante más de siete horas el jueves, de Richard Ferrand, jefe de filas en la Asamblea Nacional de La República en marcha, el partido de Macron. Ferrand afronta una investigación por supuesto favoritismo en el alquiler a su pareja en 2011 de un local en Brest para la Mutuelles de Bretagne, una entidad privada sin ánimo de lucro que él dirigía entonces. Ferrand, colaborador estrecho de Macron durante la campaña electoral, abandonó el cargo de ministro de Cohesión territorial tras las elecciones legislativas del 18 de junio.