Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron ensancha su ventaja en los sondeos en el cierre de campaña

La candidata ultraderechista Le Pen abandona abucheada un último acto en Reims

Las caras de los dos candidatos al Elíseo en el último día de campaña no hacían más que confirmar lo que los sondeos adelantan: la fuerte ventaja del candidato centrista, Emmanuel Macron, que se ha reforzado en más de dos puntos frente a su rival de ultraderecha, Marine Le Pen. Mientras que el líder de En Marche! se paseaba sonriente a su regreso a París y se paraba a saludar y tomarse fotos con seguidores, una desencajada Le Pen tenía que salir a escondidas de una visita a la catedral de Reims, huyendo de los manifestantes que, pese a que el acto no había sido anunciado de antemano, acudieron a protestar por su presencia ante las puertas del simbólico monumento.

Emmanuel Macron saluda a simpatizantes en un acto.
Emmanuel Macron saluda a simpatizantes en un acto. efe

La última oleada de sondeos mostró ayer un aumento de la ventaja de Macron. Cuatro encuestas le señalaron como ganador con un 62%, una quinta con el 63% y otra con 61,5%, valores superiores a las medias de las últimas semanas. La mala actuación durante las dos horas y media de debate presidencial el miércoles, con un tono extremadamente combativo y lleno de falsedades, ha perjudicado a Le Pen especialmente en un electorado al que durante las dos últimas semanas de campaña intentó atraer: el de la izquierda alternativa que en la primera vuelta apoyó al líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon. Según la encuesta de Ipsos, si hasta hace tres días los votantes “insumisos” que pensaban votar a Le Pen el domingo ascendían al 19%, ahora son solo el 11%. El 51% de los melenchonistas dará su voto a Macron el domingo.

Otro dato devastador para la candidata que ha conseguido llevar por segunda vez en la historia moderna de Francia a la extrema derecha a la final presidencial es el alto índice de seguridad del voto, que hace que las variaciones de aquí al domingo sean, con gran seguridad, mínimas: el 84% de los electores se declara ya seguro de a quién votará el domingo.

Últimos actos de campaña

Macron ensancha su ventaja en los sondeos en el cierre de campaña

Consciente de su ventaja, un relajado Macron se tomó con calma este último día de campaña. Antes de regresar alrededor del mediodía a París y posar con seguidores, realizó una visita a la catedral de Rodez, en el sur del país.

Paradójicamente, una catedral fue también el destino elegido por su rival para su primera comparecencia en el último día de campaña, pero las cosas se le torcieron desde el primer momento a una Le Pen que desde el miércoles parece haber perdido la seguridad y fuerza de los primeros días de campaña.

Le Pen acudió en la mañana acompañada de su aliado electoral y designado primer ministro, Nicolas Dupont-Aignan, a la catedral de Reims, donde tradicionalmente eran coronados los reyes de Francia. La visita no estaba anunciada, pero rápidamente se corrió la voz y decenas de manifestantes acudieron a abuchear a la candidata de ultraderecha, que tuvo que salir por un lateral de la catedral para evitar a los que luego acusó de ser activistas de En Marche! y de Francia Insumisa. Su comparecencia sorpresa fue rechazada también por el alcalde de la ciudad, Arnaud Robinet (Los Republicanos), que le instó en las redes sociales a “no perder el tiempo” con una visita a la “ciudad de la reconciliación franco-alemana, a una ciudad que mira a Europa, a una ciudad de la paz”.

También en París sufrió Le Pen este viernes un acto de rechazo en uno de los símbolos de la capital, la Torre Eiffel. Activistas de Greenpeace lograron ascender a primera hora de la mañana en el monumento parisino de referencia y colgaron una bandera en la que se leía el lema de la República Francesa “libertad, igualdad, fraternidad” y un mensaje: “resistamos”.

Fallos de seguridad ante la amenaza terrorista

El objetivo de la acción era recordar que los valores franceses “están en peligro y que la que los amenaza es Marine Le Pen”, declaró el director general de Greenpeace Francia, Jean-François Julliard. La acción de la ONG obligó a la policía a reconocer fallos de seguridad en torno a uno de los monumentos más amenazados por el terrorismo, uno de los principales temores en vísperas de las elecciones.

De hecho, las autoridades detuvieron a primera hora de este viernes a un exsoldado sospechoso de haberse radicalizado cerca de una base militar en Évreux, a un centenar de kilómetros de París. Las fuerzas de seguridad hallaron escondidas varias armas. La fiscalía antiterrorista ha abierto una investigación sobre el exsoldado, aunque todavía no está claro qué pretendía hacer el detenido, de 34 años.

Más información