Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caso Sessions abre fisuras entre Trump y el Partido Republicano

Las filas republicanas, cerradas hasta ahora en torno al presidente, empiezan a mostrar diferencias acerca de la investigación de los ciberataques rusos

Jeff Sessions, durante una rueda de prensa.

La investigación sobre la campaña de ciberataques rusos en las elecciones de Estados Unidos ha abierto fisuras entre el presidente Donald Trump y su propio partido. A pesar de que ningún republicano se había sumado este jueves a las peticiones de los demócratas que exigen la dimisión del fiscal general, Jeff Sessions, los últimos avances han revelado la división que existe entre las filas republicanas, que hasta ahora apoyaban con solidez a su líder en la Casa Blanca.

El muro republicano en torno al presidente sufrió su primera grieta cuando este jueves Jason Chaffetz, el presidente del comité de la Cámara de Representantes encargado de supervisar al gobierno, exigió que el fiscal se retirara del caso ruso, como finalmente ha hecho. El representante de California Darrell Issa también defendió la necesidad de abrir una investigación independiente de todo el caso por parte de una autoridad “creíble”. En el Senado, Rob Portman y Susan Collins pidieron que Sessions se inhibiera “para garantizar la confianza de los ciudadanos” en la investigación, en palabras de Collins.

Las revelaciones de los últimos días, justo cuando la Casa Blanca buscaba recuperar la iniciativa con el discurso de Trump ante el Congreso, han descolocado las filas republicanas. El miércoles por la noche, al mismo tiempo que The Washington Post revelaba que Sessions no había informado al Senado de su reunión con el embajador ruso —lo que le ha obligado a inhibirse del caso— un representante republicano anunciaba el pacto con los demócratas para investigar en la Cámara si el espionaje ruso actuó en coordinación con el equipo de campaña de Trump.

Las pesquisas del comité se suman a las de las principales agencias de inteligencia del país. Los representantes buscarán pruebas de si la serie de ciberataques durante las presidenciales de 2016 “incluyen lazos entre Rusia y las campañas electorales o cualquier ciudadano estadounidense”, categoría que abarca los posibles vínculos de los asesores de Trump con miembros del Kremlin. Los representantes también indagarán en qué consistían los ataques informáticos y cómo respondió el Gobierno estadounidense.

Los republicanos también han mostrado diferencias acerca del formato que debe tener la investigación. Los líderes republicanos apuestan por un método tradicional, a través de los comités ya establecidos, lo que les serviría para llevar la iniciativa porque cuentan con mayoría en ambas Cámaras. Pero el senador John McCain, una de las voces más respetadas dentro del partido, se ha unido al líder demócrata Chuck Schumer para pedir una comisión especial que incluiría a los responsables de diferentes comités, ya que consideran que el espionaje ruso es un asunto que va más allá de la división entre partidos.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, se ha sumado en las últimas semanas a su homólogo en la Cámara, Paul Ryan, en su rechazo a esta comisión especial. McConnell y Ryan son los dos principales apoyos para la Casa Blanca, que hasta este lunes seguía negando que miembros de la campaña de Trump hubieran tenido contacto con representantes del Gobierno ruso.

Hasta ahora, una mayoría de republicanos ha defendido a Sessions evitando mencionar el caso ruso y alabando su larga trayectoria como senador y antes fiscal. Uno de ellos fue Orrin Hatch, que cuestionó “por qué los demócratas están siendo tan groseros” con un antiguo compañero, mientras que Paul Ryan, presidente de la Cámara, les acusó de intentar llamar la atención de los medios con las exigencias de dimisión a Sessions.

Este mismo martes, poco antes de que el presidente se dirigiera por primera vez en su discurso ante el Congreso, la mayoría republicana en el comité judicial de la Cámara de Representantes votó en contra de una petición demócrata para pedir al Departamento de Justicia que proporcione a los legisladores información sobre los posibles vínculos de la campaña de Trump con Rusia.

Los demócratas, mientras tanto, han exigido desde el nombramiento de un inspector especial que garantice la independencia necesaria para investigar el caso de espionaje ruso en las elecciones, hasta la dimisión del fiscal general. Schumer, líder de la oposición en el Senado, ha pedido que se investigue a Sessions para determinar si el resultado la investigación del FBI sobre Rusia ha resultado comprometido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información