Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU investiga la muerte de civiles en la primera operación de los SEAL en la era Trump

El operativo, que perdió a un soldado, tuvo que enfrentarse en Yemen a fieles de Al Qaeda

Un yemení pasa junto a una pared en Saná, capital de Yemén, en la que un grafiti protesta contra los ataque aéreos de EE UU.
Un yemení pasa junto a una pared en Saná, capital de Yemén, en la que un grafiti protesta contra los ataque aéreos de EE UU. EFE

Estados Unidos ha admitido la posibilidad de víctimas civiles en el ataque del pasado domingo contra Al Qaeda en Yemen, en el que murió uno de sus soldados. El Mando Central de las fuerzas norteamericanas en Oriente Próximo (CENTCOM) está investigando ese extremo, denunciado por fuentes yemeníes, y algunas fuentes militares han dado a entender que la operación fue un fiasco. La intervención, la primera antiterrorista autorizada por Donald Trump desde su llegada a la presidencia, está siendo además criticada por los analistas como “un ejemplo de lo que no se debe hacer”.

De acuerdo con varios oficiales estadounidenses consultados por la agencia Reuters, la acción encubierta se llevó a cabo “sin la suficiente información, apoyo de tierra o preparativos de respaldo”. Como resultado, el equipo de asalto de los SEAL (los comandos de la Marina de EE. UU.) cayó sobre una base reforzada de Al Qaeda que estaba defendida por minas, francotiradores y un contingente de yihadistas mayor de lo esperado.

Esa situación, en la que además falló uno de los helicópteros, habría motivado la muerte del infante de Marina William Owens y el que seis de sus compañeros resultaran heridos, pero también las víctimas civiles. El comunicado inicial aseguró que el ataque mató a 14 operativos de AQPA, siglas de Al Qaeda en la Península Arábiga, la rama de ese grupo que opera en el país más pobre del mundo árabe y que ha reforzado su presencia desde la intervención militar saudí en marzo de 2015. Sin embargo, fuentes médicas locales hablaron de una treintena de muertos, entre ellos al menos diez mujeres y niños.

“El empleo de soldados estadounidenses y el alto número de víctimas civiles resultan altamente incendiarios y alimentan el resentimiento contra EE UU en todo el espectro político yemení, lo que va en beneficio de AQPA”, asegura un informe del International Crisis Group (ICG) publicado este jueves y que firma su especialista en Yemen, April Alley. En su opinión, el ataque fue “un ejemplo de lo que no se debe hacer” para combatir a ese grupo.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, admitió la víspera que la operación no podía calificarse de “éxito al 100%” dada la muerte de un soldado estadounidense. No obstante, subrayó que había permitido obtener “una cantidad enorme” de información sobre Al Qaeda. Mientras, las explicaciones sobre lo ocurrido difundidas por el CENTCOM dan a entender que los comandos, que esperaban sorprender a los milicianos, se encontraron en una situación mucho más complicada.

Según esta versión, las mujeres y los niños muertos habrían resultado víctimas de los disparos hechos desde los helicópteros que acudieron a rescatar a los SEAL. “Al Qaeda tiene la horripilante costumbre de esconder a mujeres y niños en sus zonas de operación y sus campos, lo que demuestra su desprecio por la vidas inocentes”, ha denunciado el coronel John Thomas, portavoz del CENTCOM, citado por France Presse.

Un portavoz del Pentágono más allá y asegura que las mujeres muertas eran milicianas. “Corrieron a posiciones preestablecidas como si hubieran estado listas y entrenadas para ser combatientes y enfrentarse a nosotros. Así que algunos de los enemigos muertos en el combate era de hecho mujeres”, ha justificado el capitán de navío Jeff Davies. Tal eventualidad resulta bastante cuestionable con el contexto yemení y la forma de proceder de Al Qaeda y sus asociados locales.