Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La llegada de Trump facilitará la desregularización de los silenciadores de armas en EE UU

El hijo del presidente electo, Donald Trump Jr., defiende el uso de silenciadores como un tema sanitario

Durante años, el gobierno estadounidense ha regulado el comercio de los silenciadores de armas, dificultando su adquisición a pesar de ser legales en la mayoría de Estados del país. Pero es probable que esto cambie con la llegada del presidente electo Donald Trump. El magnate, que apoya el derecho a portar armas, ha expresado a través de su hijo, Donald Trump Jr., un interés en desregular los silenciadores, algo que observa como una medida sanitaria.

Donald Trump en Nueva York este lunes.
Donald Trump en Nueva York este lunes. EFE

Hasta ahora, comprar un silenciador significaba pagar un impuesto de 200 dólares y esperar hasta nueve meses para que la solicitud fuera aprobada. Congresistas republicanos, sirviendo de portavoces de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) -- uno de los lobbies más importantes -- llevan años defendiendo la aprobación de un proyecto de ley que facilite esta transacción.

El año pasado, el congreso presentó el Hearing Protection Act, una propuesta para desregular los silenciadores desde un punto de vista sanitario, con el objetivo de prevenir la contaminación acústica y el daño a los tímpanos de los usuarios de armas. Pero la ley se estancó en el congreso a pesar de que los “supresores” de sonido han crecido de manera significativa a lo largo de los últimos años. En 2010 había 285.087 silenciadores registrados; en 2015, más de 900.000.

A lo largo de los últimos meses de la campaña, Trump Jr. visitó varias empresas especializadas en la manufacturación de silenciadores, defendiendo su desregulación como un asunto sanitario y dando pie a que los congresistas y senadores republicanos, mayoría en ambas cámaras, renueven el Hearing Protection Act para la llegada del republicano Trump el 20 de enero.

Pero aquellos que se oponen a esta medida argumentan que los silenciadores facilitarán ataques con armas y tiroteos, algo que ocurre a menudo en Estados Unidos debido a la legalidad de portar armas en muchos Estados del país. Según el diario The Washington Post, los defensores de los silenciadores dicen que éstos sirven para reducir de 165 decibelios a 135 la presión acústica que produce el disparo de un arma.

La victoria de Donald Trump es una victoria para la industria de las armas en Estados Unidos. La NRA apoyó y siguió de cerca al magnate a lo largo de su campaña, y no escondió su emoción por la victoria electoral contra la demócrata Hillary Clinton. Además la NRA ha celebrado la elección de diversos miembros del futuro gabinete de Trump, todos ellos “amigos” de la asociación. A cambio, Trump no solo planea facilitar la agenda política de la NRA respecto a los silenciadores sino que también planea eliminar restricciones para portar armas a nivel nacional, algo que el magnate ha calificado de una propuesta de “sentido común”.

Más información