Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en Argelia un periodista preso tras “ofender al presidente”

Mohamed Tamalt se encontraba en coma después de tres meses en huelga de hambre

Familiares y amigos portan el féretro del periodista argelino-británico Mohamed Tamalt, este lunes por la tarde en Argel.
Familiares y amigos portan el féretro del periodista argelino-británico Mohamed Tamalt, este lunes por la tarde en Argel. AP

El bloguero y periodista independiente argelino Mohamed Tamalt falleció este domingo en el hospital de Bab El Oued, de Argel, tras haber sido encarcelado el 27 de junio por cometer “ofensas” contra el presidente de la república, Abdelaziz Buteflika. Tamalt había iniciado en agosto una huelga de hambre, durante la cual, según las autoridades penitenciarias de Argelia, tuvo que someterse a una intervención médica. Después de esa operación, cuando parecía que estaba mejorando, sufrió una “inflamación de pulmones”, según las mismas fuentes, y finalmente falleció este domingo. Sin embargo, su abogado, Amine Sidhoum, informó de que el periodista se encontraba en coma desde hacía varias semanas y ni él ni la familia tuvieron acceso a los informes médicos.

Un hermano de Tamalt denunció en su día que el periodista había recibido golpes en la cabeza y que tenía puntos de sutura en el cráneo, según recoge el diario El Watan, en un artículo titulado “Bochorno”. El abogado Sidhoum lamentaba en este periódico: “Esto es un grave precedente. Hace meses que apelamos a su puesta en libertad, pero las autoridades judiciales estaban sordas. Su muerte pesará sobre sus conciencias. Todos los que han sido responsables, de cerca o de lejos deben responder de sus actos”.

Tamalt vivía desde 2002 en Reino Unido y había obtenido la nacionalidad británica en 2007. Desde allí fundo un diario digital crítico con el régimen de Abdelaziz Buteflika. En abril de 2014 publicó un vídeo y un poema en su página de Facebook, que las autoridades judiciales de Argelia estimaron ofensivos respecto a Buteflika. Tamalt viajó el pasado junio a Argel para visitar a su familia. Y ahí empezó su calvario.

“Siempre es triste y sorprendente enterarte de la muerte de un periodista, cualquiera que sea la gravedad de los hechos que se le reprochan”, señala el director del medio digital TSA, Lounès Guemache. “Es terrible para la imagen de Argelia. Las administraciones penitenciarias han ofrecido explicaciones sobre las circunstancias de la muerte, pero hace falta una investigación independiente para saber si ha habido infracciones. Hace casi dos meses que los abogados de Mohamed Tamalt habían presentado una denuncia contra el director de la prisión de Koléa, en el municipio de Tipaza, donde estaba detenido el periodista”.

Eric Goldstein, miembro de Human Rights Watch (HRW) para Argelia, indicó a este diario: “Nuestra organización no dispone de ningún dato hasta el momento que indique que ha habido negligencia o maltrato por parte de las instituciones del Estado. Pero eso no reduce en nada el hecho de que jamás debería haberse encarcelado a nadie a causa de sus escritos, ya sean periodísticos o sobre las redes sociales”.

Goldstein señala que Human Rights Watch mira con preocupación el número creciente de casos en los que se persiguen judicialmente a ciudadanos argelinos por delitos de expresión que terminan con condenas de cárcel. “Estamos intentando comprender la paradoja que hay entre esos juicios liberticidas y el artículo 50 de la nueva Constitución, adoptada en marzo, que sostiene: ‘El delito de prensa no puede ser sancionado con una pena privativa de libertad”.

El representante de HRW advierte que siempre hubo casos judiciales en Argelia por delitos de opinión. “Pero recientemente hay un aumento en el número de personas que van a la cárcel por esos delitos. Uno de los últimos casos fue el del periodista independiente Hassan Bouras, condenado hace una semana a un año firme de prisión”.