Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 140 muertos en un bombardeo en la capital yemení

Al menos 500 personas han resultado heridas durante los ataques contra un funeral en Saná

Trabajadores yemeníes tratan de rescatar a una víctima entre los escombros.

Unas 140 personas murieron y más de 500 resultaron heridas este sábado en ataques aéreos lanzados supuestamente por la coalición militar liderada por Arabia Saudí contra una sala de eventos en el sur de la capital yemení, Saná, informó el portavoz del Ministerio de Sanidad del Gobierno de los rebeldes hutíes, Tamim al-Chami durante una comparecencia en la televisión controlada por los insurrectos. La coalición niega su responsabilidad en los bombardeos.

Al menos dos bombas impactaron en un salón de ceremonias donde se habían congregado cientos de personas para despedir al padre del autoproclamado ministro hutí del Interior, Jalal al Ruwaishan, miembro del gabinete rebelde que ha asumido el poder en la capital y varios puntos del país. La columna de humo negro resultado del ataque se puede ver desde varios kilómetros de distancia y las ambulancias y camiones de bomberos siguen dirigiéndose al lugar.

La ceremonia no era un velatorio, porque según el islam no se vela a los muertos y el cuerpo del difunto debe enterrarse lo antes posible, pero la familia del fallecido recibe el pésame y reza en compañía de conocidos, amigos y parientes.

La coalición ha negado cualquier responsabilidad en el ataque al asegurar en un comunicado que "sin lugar a duda, ninguna operación nuestra se ha ejecutado cerca del lugar bombardeado". "No ha habido ninguna operación contra ese objetivo en absoluto", ha una fuente de la coalición, que asegura tener confirmación del mando, en declaraciones a Reuters.  "La coalición está al tanto de esas informaciones y está segura de que es posible que haya otras causas para las explosiones que deben ser consideradas. La coalición ha evitado ya en anteriores ocasiones este tipo de reuniones y nunca han sido el objetivo", ha añadido.

La coalición árabe que dirige Arabia Saudí ha sido incapaz de desalojar a los rebeldes de Saná y sus posiciones en el norte del país. Sin embargo, en el sur, las fuerzas de Emiratos Árabes Unidos, el principal socio saudí, con el apoyo de varias milicias locales lograron expulsar a los hutíes.

El conflicto en Yemen estalló cuando los rebeldes chiíes ocuparon en septiembre de 2014 la capital y otras provincias del norte y centro del país, tras lo que el Gobierno yemení se trasladó a la ciudad meridional de Aden. La guerra que ha causado más de 10.000 muertos, 4.000 de ellos civiles, desplazado de sus hogares a 3,2 millones de personas y dejado a la mitad de los 26 millones de yemeníes en inseguridad alimentaria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información