_
_
_
_

La ‘dama de hierro’ india abandona su huelga de hambre 16 años después

Irom Sharmila comenzó su ayuno como protesta contra los poderes extrajudiciales de las fuerzas armadas

La activista Irom Sharmila, este martes en una rueda de prensa en Imphal, en el nordeste de India.Foto: reuters_live | Vídeo: ANUPAM NATH (AP)

La activista india Irom Sharmila rompió este martes una huelga de hambre que duraba 16 años en protesta por una estricta ley antiterrorista de las autoridades de su país. La conocida como la Dama de Hierro por su persistencia, alimentada a la fuerza durante todo este tiempo mediante una sonda en la nariz, dijo desistir de su ayuno por los deseos de estar con su pareja, un británico, y de presentarse como candidata a las elecciones de su estado, Manipur.

Sharmila, de 44 años, rompió el ayuno con un dulce bañado en miel. Tenía 28 años cuando dejó de comer, en protesta por la Ley de Facultades Especiales de las Fuerzas Armadas (AFSPA, por sus siglas en inglés), que otorga poderes extrajudiciales a las fuerzas de seguridad en zonas en conflicto, en los que están considerados Estados del noreste de India y Cachemira.

Estos años ha estado en el hospital de una prisión acusada de “intento de suicidio” por su ayuno, considerado un crimen. Ahora Sharmila tiene dos razones para comenzar a alimentarse por ella misma: la política y el amor.

Frente a las cámaras explicó: “He estado en ayuno por 16 años y no he obtenido nada de ello. Ahora quiero intentar una forma diferente de movilización. Voy a contender contra el jefe de gobierno del Estado”. Su otra razón, es que se casará con Desmond Coutinho, su novio británico que vive en Goa, al sur de la India, con el que se ha comunicado por carta durante los últimos años. El amor es una cosa personal y natural, aseguró. “Todo mundo me ha visto como alguien extraño. ¿Por qué no pueden ver que soy una persona normal?”.

Su protesta comenzó en noviembre de 2000, tras la Masacre de Malom, una aldea cerca de Imphal, la capital de Manipur: 10 personas fueron asesinadas supuestamente por Los Rifles de Assam, una fuerza paramilitar. Desde entonces dijo que lucharía para que se quitara la ley que les da impunidad a las fuerzas de seguridad. Su manera de protesta pacífica incluía también no volver a su casa y no peinar sus cabellos.

Tras su anuncio de este martes la sociedad en Manipur está dividida, al igual que sus seguidores. En ese Estado su ayuno era sinónimo de la resistencia. No se sabe si quiera si su madre, Shakhi Devi la apoya en su decisión. La mujer de 84 años no asistió al tribunal, lo que se interpretó como que no está completamente de acuerdo. Algunos medios locales dicen que Devi dijo que no verá a su hija hasta que logre quitar la ley AFSPA.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Esta ley de 1958 ha sido debatida en India el último mes, cuando el tribunal supremo ordenó a los cuerpos de seguridad que no usen la fuerza excesiva y que más de 1.500 muertes de civiles en Manipur en los últimos 20 años deben ser investigadas. Los activistas también denuncian que en Cachemira, otra zona de conflicto, esta ley también da impunidad a las fuerzas de seguridad para torturar, matar o violar. Manipur y otros seis Estados del noreste, conocidos como "las siete hermanas", están unidos al resto de la India por un estrecho corredor entre Bangladesh y Bután, lo que acentúa las diferencias socioculturales de esta región y la proliferación de grupos secesionistas.

Según el periódico The Indian Express, las Meira Paibis, sus seguidoras más cercanas y el brazo fuerte de su movimiento, se han distanciado de ella desde su relación con Coutinho. Soibom Mamon Laima, una de las líderes de ese grupo de las 4.000 mujeres lamentó que, a pesar del apoyo que le han dado a Sharmila durante los años de ayuno, ella no las consultó antes de dar el paso. “Por supuesto que se puede casar, pero no hasta que se quite la AFSPA. Ella sabe que es la dama de hierro de Manipur”. Dos grupos insurgentes han amenazado con matarla si se casa o hace política. Por ahora Sharmila pagó la fianza por 10.000 rupias, lo equivalente a 132 euros y ha demostrado que empezará a alimentarse por si misma, así que quedará en libertad en cuanto terminen los papeleos. Sin embargo, nadie tiene idea de cómo será la vida “normal” de la dama de hierro.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_