Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ivanka, la Trump más ‘cool’

El magnate neoyorquino concedió a su hija un momento clave de la convención republicana

Donald Trump concedió a su hija Ivanka un momento clave de la convención republicana. Ivanka habló justo antes del discurso, la noche del jueves, del magnate inmobiliario, el más importante del cónclave conservador en Cleveland.

La hija del candidato republicano, Ivanka Trump.
La hija del candidato republicano, Ivanka Trump. EFE

Es un reflejo del creciente protagonismo de Ivanka Trump en la campaña de su padre y los intentos del republicano de recurrir a ella y a su esposa, Melania, para proyectar un perfil más amable. Intenta presentarlas como las mujeres soñadas, por ser ricas, por cómo visten y hablan. En los cuatro días de convención, los miembros de la familia Trump se sentaron, con aires de familia real, en la primera fila de una zona reservada junto a la pista del pabellón deportivo de Cleveland.

Estas son las cinco claves del discurso de Ivanka Trump y de su papel en la campaña:

Guiños a los jóvenes

Ivanka Trump, de 34 años, lanzó un guiño al público joven. “Como muchos de mis queridos millennials, no me considerado categóricamente republicana o demócrata. A veces, es una elección difícil. No es el caso esta vez”, dijo Ivanka, que trabaja en la empresa inmobiliaria de su padre y tiene una firma de moda.

El discurso de Donald Trump contra el establishment le permitió atraer a votantes jóvenes en el proceso de primarias, pero la mayoría se suelen decantar por el Partido Demócrata en las elecciones presidenciales. La hija del republicano busca frenar esa tendencia mostrándose cercana a un público del que su padre, de 70 años, está más alejado.

Igualdad de género

El sexismo de Donald Trump es uno de los lastres en la campaña electoral. Ivanka Trump trata de suavizar esa imagen. En Cleveland presentó a su padre como un defensor de los derechos de las mujeres, aunque el candidato apenas ha hablado de ello en la campaña a diferencia de su rival, la demócrata Hillary Clinton.

Ivanka recurrió como argumento al mundo empresarial del candidato: “En la compañía de mi padre, hay más ejecutivas femeninas que masculinos. Las mujeres son pagadas con igualdad por su trabajo y cuando una mujer es madre es apoyada”. Y luego lo redirigió a la carrera presidencial: “Los políticos hablan de igualdad salarial, pero mi padre lo ha convertido en una práctica en su empresa durante toda su carrera. Luchará por igualdad de pago y de trabajo, y yo lucharé por ello también a su lado”, dijo.

En la campaña de Trump, las mujeres están peor pagadas que los hombres, según una investigación del diario Boston Globe.

Protección infantil

A diferencia de Clinton, Donald Trump apenas ha hablado tampoco de la educación infantil en la campaña electoral. Pero Ivanka dijo que, como presidente, el republicano “cambiará las leyes laborales” y hará que la “atención infantil sea accesible a todos”. Trump cuenta con muy poco apoyo electoral entre mujeres. Busca un perfil más compasivo y humano para tratar de reducir la ventaja de Clinton en ese segmento. Con ese objetivo, Ivanka ensalzó que, como madre de tres hijos, conoce las dificultades que implica sacar adelante una familia.

Melania e Ivanka como modelos de familia

En un artículo en el diario The New York Times, Jil Filipovic, periodista y abogada, sostiene que Trump ha utilizado la convención republicana para vender un modelo de familia tradicional que puede apelar al segmento de votantes más entusiasta con Trump. Filipovic, con una edad parecida a Ivanka, sostiene que Melania es la esposa de perfil bajo —“una mujer de estilo anticuado”— mientras que Ivanka, que es hija de la primera esposa de Trump, es la “hija moderna y profesional”.

Es un reflejo, esgrime, de los “hombres que quieren una cosa para sus mujeres y otra para sus hijas”. El artículo de Filipovic se titula ‘Por qué los hombres quieren casarse con Melanias y ser padres de Ivankas’

La creciente influencia de Ivanka

Ivanka Trump ha logrado convertirse en una pieza clave de la campaña electoral de su padre. A ella se le atribuye el despido en junio de Corey Lewandowski, que era el jefe de campaña, y tuvo mucha influencia en la elección de Mike Pence, con un talante más reposado y menos estridente que Donald Trump, como el candidato a vicepresidente de Trump. “Confío mucho en ella”, dijo Trump sobre su hija Ivanka en una entrevista en junio. En la convención de Cleveland un asistente llevaba un cartel que decía: “Primera presidenta mujer: Ivanka 2024”.