Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU pide flexibilidad para adaptar la estrategia ante un ISIS cambiante

La coalición internacional está segura de la caída de Mosul y Raqa

La derrota militar del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) es ya solo cuestión de tiempo. Pero no acabará ahí el problema. El día en que el ISIS sea expulsado de los territorios en Irak y Siria en los que estos dos últimos años ha intentado establecer un “califato”, los extremistas intentarán continuar como una red internacional dispuesta a perpetrar el máximo número de atentados sangrientos. Y la coalición internacional que ahora mismo combate militarmente al ISIS deberá estar lista para adaptar, también, su estrategia contra este extremismo que no cesará, advirtió Estados Unidos al término de una reunión en Washington de los países que conforman la coalición internacional.

Los secretarios de Defensa y Estado, Ash Carter y John Kerry, en la cumbre contra ISIS
Los secretarios de Defensa y Estado, Ash Carter y John Kerry, en la cumbre contra ISIS AFP

“Hoy vislumbramos, sin exagerar, el momento en que Daesh (acrónimo en árabe usado para referirse al Estado Islámico) será expulsado completamente de Irak y Siria”, aseguró el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, al abrir el segundo día de reuniones, en el Departamento de Estado. “Y el día que pase eso, marcará un punto de inflexión en la lucha contra Daesh”, afirmó.

Sin territorio bajo su control, indicó, el ISIS no podrá continuar su proyecto de crear un califato y “su narrativa tendrá que cambiar”. “Y la nuestra también cambiará”, apostilló. Porque el ISIS “seguirá siendo peligroso”, puesto que es “resiliente y lo suficientemente realista para saber cuándo tiene que cambiar”, algo que ya ha comenzado a hacer con el objetivo de convertirse en una “red global cuyo único objetivo será matar al máximo número de personas en el mayor número posible de lugares”, agregó en referencia a atentados como los recientes de Niza y Wurzburgo (Alemania).

Una cuestión clave será mejorar el intercambio de información sobre presuntos terroristas, subrayó Kerry. Un campo en el que “tenemos que hacer más”, sostuvo. “Tenemos que seguir rompiendo las barreras estructurales y burocráticas para poder intercambiar información actualizada de forma más rápida y extensa”, reclamó el jefe de la diplomacia estadounidense. “Nuestro objetivo compartido debe ser poder conectar los puntos lo más rápido posible para que podamos identificar terroristas potenciales e intervenir antes de que ataquen”.

Más contribuciones contra el ISIS

En los dos días de reuniones, varios países prometieron contribuciones adicionales en la lucha contra el ISIS. Francia anunció el envío de su portaaviones “Charles de Gaulle” de nuevo a la región para realizar ataques aéreos contra el ISIS. Australia se ha comprometido a aumentar las tareas de entrenamiento de policías y agentes de fronteras iraquíes y Reino Unido anunció en las últimas semanas que desplegará más personal a Irak, tal como también ha decidido Washington.

Los ministros de Defensa y de Exteriores de las naciones reunidas también discutieron la ruta a seguir para lograr la “derrota duradera” del Estado Islámico y evitar que ese “tumor” siga propagándose, aseguró el jefe del Pentágono, Ashton Carter.

Morenés: España “no puede regatear esfuerzos” contra el ISIS

La coalición internacional que combate al Estado Islámico (ISIS) en Irak y Siria quiere que España también aumente su participación en esta operación, reveló este jueves el ministro de Defensa, Pedro Morenés, quien manifestó su confianza en que el país sabrá responder a esa petición pese a que la incertidumbre sobre la formación de gobierno ralentiza decisiones como esta.

“España no puede regatear esfuerzos en algo que le afecta directísimamente a su seguridad”, declaró Morenés al término de la reunión en Washington de ministros de Defensa y Exteriores.

Según explicó, la coalición le ha pedido un mayor esfuerzo en Irak, donde ya tiene unos 300 efectivos en tareas de instrucción. Ahora, se le solicita más apoyo en la formación de las fuerzas y grupos de seguridad policiales y sanidad militar. Además, le ha pedido “dar un salto cualitativo” para que, además de formar a las brigadas, tal como se viene haciendo hasta ahora, “tratar de alguna manera de apoyarlas en las acciones que llevan a cabo, lo que se llama ‘advise and assist’ (asesorar y apoyar)”, explicó Morenés.

El ministro reconoció que este último paso “cambia la naturaleza” de la misión aprobada a finales de 2014 y que por ello “tendríamos que ir a las Cortes”. No obstante, se declaró “plenamente convencido” de que, “teniendo en cuenta la amenaza a la que nos estamos enfrentando”, el próximo gobierno que se forme tendrá “el mismo consenso que se ha tenido para hacer este esfuerzo”.

Los planes y compromisos alcanzados “nos ayudarán a propinar al ISIS la derrota duradera que se merece”, sostuvo Carter. “Y quiero ser claro, esto culmina con el colapso del control del ISIS sobre las ciudades de Mosul (Irak) y Raqa (Siria)” subrayó.

Pese a la convicción generalizada de que la derrota militar del ISIS es un objetivo realizable, este no será sin embargo inmediato, advirtió el ministro español de Defensa, Pedro Morenés.

“La caída de Mosul es un elemento que hay que planificar muy bien, creo que estaríamos hablando de un plazo no menor de diez meses. Lleva su tiempo”, dijo el ministro a periodistas al acabar la reunión.

Un plan (y fondos) para impedir que regrese el extremismo

Una parte clave en la estrategia de cara al futuro será proporcionar fondos suficientes para que las poblaciones liberadas de la presencia de ISIS no caigan de nuevo en las garras extremistas. Y eso significa garantizar “trabajo y oportunidades” de cara al futuro para estas comunidades, muchas de las cuales tienen una población muy joven, la presa favorita de los reclutadores del ISIS, sostuvo Kerry.

Para ello, los países comprometieron en Washington hasta 2.000 millones de dólares para la reconstrucción de Irak, bajo la premisa de que solo creando mejores condiciones de vida para la población, sobre todo atendiendo a los más de tres millones de desplazados, se podrá aislar a estas comunidades del extremismo que propagan grupos como el ISIS. De esa partida, 590 millones estarán destinados a ayuda humanitaria según las necesidades identificadas por el Plan de Respuesta Humanitaria para Irak 2016 de Naciones Unidas.

“Tenemos que hacer más para cambiar el futuro de esta gente y para privar a los extremistas violentos de esos campos de reclutamiento que infestan hoy en día. Tenemos que hacer más para ayudar a los países que necesitan ayuda para proporcionar oportunidades para sus ciudadanos, no se trata de altruismo, es algo que juega a favor de nuestra seguridad nacional”, subrayó Kerry.