Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho golpistas turcos piden asilo político en Grecia

Las autoridades griegas estudiarán la solicitud de los huidos conforme a la legislación internacional

El helicóptero aterrizado en Grecia.

Un helicóptero turco con ocho personas a bordo —ocho militares, presumiblemente golpistas— ha aterrizado este mediodía en el aeropuerto de Alexandroupolis, ciudad griega situada cerca de la frontera terrestre con Turquía. Los evadidos han solicitado asilo político nada más pisar suelo griego, según la agencia de noticias oficial, aunque las autoridades han ordenado el arresto de la aeronave y de sus ocupantes por entrada ilegal en territorio griego. Aunque en un primer momento distintas fuentes hablaron de un civil en el grupo, la agencia oficial griega de noticias, Amna, confirmó que el pasaje del helicóptero estaba formado por tres comandantes, tres capitanes y dos sargentos.

La agencia oficial de noticias ha informado de que las autoridades militares griegas planean devolver inmediatamente el aparato a Turquía mientras se procede a estudiar las solicitudes de asilo político de los huidos, en conformidad con la legislación internacional pero teniendo en cuenta que se trata de presuntos golpistas. El titular turco de Exteriores, Mesut Cavusoglu, ha pedido a Atenas la extradición de estos.

La aeronave, un aparato Sikorsky BlackHawk perteneciente a la policía, envió a la torre de control del aeródromo griego, a las 11.45 hora local (una menos en la España peninsular), una señal de alarma por problemas en uno de sus motores y tomó tierra seis minutos después. Vehículos de la policía griega rodearon el aeropuerto y un par de F-16 comenzaron a sobrevolar la zona para garantizar la seguridad del espacio aéreo.

Según informan varios canales de televisión, los uniformados que viajaban a bordo del helicóptero arrancaron las insignias de sus trajes.

La petición de asilo político por los presuntos golpistas, y la subsiguiente solicitud turca de que sean devueltos, pone en un brete al primer ministro griego, Alexis Tsipras, cuyo Ministerio de Defensa está en manos del nacionalista Panos Kamenos. Atenas ha acusado a Turquía en los últimos meses de continuas violaciones de su espacio aéreo en la zona del Egeo, donde ambos países gestionan mal que bien la crisis de los refugiados, en una tensión que ha ido in crescendo desde la eclosión de la citada crisis, en agosto de 2015.

El Gobierno de Atenas, que al igual que los del resto de la UE, condenó anoche el golpe de Estado en curso en Turquía y se mostró dispuesto a colaborar con las autoridades legales de Ankara, declaró de madrugada que seguía los acontecimientos con “serenidad” y sin llegar a poner en ningún momento a sus fuerzas armadas en alerta, lo que sí hicieron las autoridades chipriotas (la isla fue invadida en 1974 por Turquía tras otro intento de golpe, frustrado, para lograr la reunificación con Grecia). De hecho, la frontera terrestre greco-turca, cerrada temporalmente durante las primeras horas de la intentona, fue reabierta de madrugada y el tránsito entre los dos países, incluido el paso de autobuses de línea regular, quedó normalizado. También la comunicación aérea entre Grecia y Turquía ha sufrido interrupciones al cancelar la compañía Aegean Airlines todos sus vuelos a Estambul.

Los tres pasos fronterizos entre Turquía y Bulgaria, cerrados unilateralmente por el lado turco durante unas horas, han sido igualmente reabiertos.

Más información