Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina recibirá a 3.000 refugiados sirios

Desde Bruselas, Mauricio Macri ofrece ayuda a la Unión Europea pero “teniendo en cuenta las capacidades locales de recepción"

Mauricio Macri y la comitiva argentina en la Comisión Europea
Mauricio Macri y la comitiva argentina en la Comisión Europea

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha acompañado sus propuestas de integración económica con la Unión Europea con una oferta de ayuda humanitaria que permita descomprimir la crisis de los refugiados sirios, la más grave desde la Segunda Guerra Mundial. En un comunicado que lleva su firma y la de la representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, Macri se comprometió a “recibir nuevos refugiados desde zonas en conflicto”. La idea es que Buenos Aires abra las puertas a unos 3.000 sirios y la Comisión Europea brinde “apoyo técnico”, según detalló el texto, difundido tras la visita que Macri realizó en Bruselas.

La decisión argentina ha ido en línea con el giro que Macri ha dado a la política exterior de su país, necesitado de alianzas internacionales que apuntalen las reformas económicas del nuevo Gobierno. Así, se ha convertido en el primer gobierno de América Latina en hacer una oferta concreta relacionada a los refugiados. Sólo durante el pasado llegaron a Europa, en especial a Alemania, Austria y Suecia, más de un millón de personas que huyen de la violencia en Medio Oriente. En septiembre pasado, los gobiernos acordaron el reparto de 160.000 personas, cifra que hasta el momento no ha llegado a los 2.800 según datos actualizados de la Comisión Europea. La oferta argentina llegó en momentos en que el tema de los refugiados está al tope de la agenda europea.

El gobierno argentino ya había adelantado su intención a principios de junio, en boca del jefe de Gabinete, Marcos Peña. El funcionario argentino, quién habla en nombre de Macri, dijo a la asesora de Seguridad Nacional de los EE UU, Susan Rice, que Argentina tiene la intención de “ser parte de la solución a un problema global”.

Liderazgo regional

Rice agredió el gesto y desde su cuenta en Twitter dijo que el gobierno de Macri demostró así su “liderazgo” regional. La oferta presentada ahora en Bruselas por el presidente argentino coincide con aquella intención, aunque fuentes de la Cancillería aclararon que su aplicación no será inmediata. “Argentina se comprometió a recibir refugiados sirios y quiere que sean 3.000. Es un plan a largo plazo. Pero hay que ver como se paga y demás. Es un plan y como tal habrá que ir avanzando en la implementación”, dijeron a El PAÍS. La cuestión del financiamiento será primordial a la hora de concretar el acuerdo.

Lo cierto es que Argentina ya ha recibido a casi 1.000 sirios, 197 de ellos a través del llamado Programa Siria de la Dirección Nacional de Migraciones,pero con la condición de que haya un familiar u organización que los acoja.

“El Programa Siria es incompleto. Esta nueva propuesta es humanitaria, no es porque nos gusta o tenemos ganas. Por eso recibir refugiados debe ser responsabilidad del Estado. Me parece loable que lo haga, pero que lo haga bien”, dice Roberto Ahuad, exembajador en Siria durante el kirchnerismo y expresidente de la Confederación de Entidades Argentino Árabes. La mayoría de los sirios que llegaron a Argentina desde el estallido de la crisis en 2011 obtuvieron el estatus de refugiados, pero apenas han contado con apoyo logístico oficial, un viejo reclamo de las comunidades sirias que ya viven en el país.

La importancia del idioma

El arzobispo de la Iglesia Siriana Ortodoxa de Antioquía, Crisóstomo Gassali, dice que es primordial que el acuerdo con la Unión Europea contemple medidas de reinserción. “Hay que aprender la experiencia de otros países, donde hay planes para la enseñanza del idioma, la reinserción laboral y la vivienda. Yo recibí a 7 refugiados de Siria e Irak y nadie me ayudó, por eso digo que antes hay que preparar el ambiente”, explica Gassali, nacido en Siria y desde 2013 en Argentina, adonde llegó desde Alepo tras ser nombrado arzobispo.

La Iglesia que lidera Gassali ha tenido que conseguir alojamiento y una ocupación a los recién llegados, quienes ingresaron en grupo desde Brasil y tuvieron problemas migratorios en la frontera. “Hemos hecho lo que pudimos, con pocos medios”, dijo Gassali. En cualquier caso, las posibilidades de recepción en Argentina son muchas, dice Ahuad, sobre todo porque la adaptación no siempre debe ser completa ni de largo plazo. “Lo que hay que tener en cuenta es que el refugiado muchas veces busca ayuda por el tiempo que dure el conflicto. Por conocer bastante al sirio creo que será ese será el caso y muchos querrán volver a su país”, explica. Argentina recibirá refugiados, es cierto, pero por ahora ha sido una oferta basada en las buenas intenciones del gobierno de Macri. Su concreción llevará tiempo.

Más información