Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el jefe narco de Chilapa por el asesinato de tres policías

Un audio revela que el jefe de plaza ordenó la muerte el viernes de los policías federales

Tres policìas Federales durante las manifestaciones de maestros del fin de semana pasado en Oaxaca
Tres policìas Federales durante las manifestaciones de maestros del fin de semana pasado en Oaxaca EFE

Hay detenciones que, por su velocidad y contundencia, demuestran que el concepto de efectividad policial es un término relativo en México.

Tan sólo tres días después del asesinato de tres policías federales en Chilapa (Guerrero) mientras comían en un mercado, el área de Investigación de la Policía Federal anunció la captura del autor de la matanza. Se trata de Loreto Macario, conocido como 'Marino', jefe de plaza de 'Los Ardillos' en Chilapa y quien dio la orden telefónica de apretar el gatillo contra los policías.

A él se le atribuye la conversación interceptada por la policía con la frase: “nomás como van, entran, accionan y se salen”, que supondría la orden a sus hombres para abrir fuego. En el atentado, a plena luz del día y en un mercado lleno de gente, los sicarios se llevaron también por delante a la dueña del comedor y un cliente, heridos de bala.

El asesinato ocurrió mientras los agentes comían en un puesto del mercado central

Junto a Macario también fue detenido Juan Hernández, El Pelón y Noé Maciel, El Largo por su presunta responsabilidad en el asesinato. Durante su detención, la policía se incautó de tres armas largas, 24 cargadores y 749 cartuchos de diferentes calibres, así como tres paquetes de mariguana, cocaína y algo que las autoridades creen que es China White, una mezcla de heroína con fentanilo, la droga que causa estragos en Estados Unidos y que estaría detrás de la muerte del cantante Prince.

La prueba principal para la detención de los asesinos es un audio difundido por la policía y en el que supuestamente ‘Marino’ da la orden de terminar con los federales. Según los testigos, el asesinato ocurrió mientras los agentes comían en un puesto del mercado central. Las fotografías de la matanza muestran los cuerpos de los policías con ropa deportiva, tirados sobre un charco de sangre, sobre el mantel de plástico y flores de los comedores populares.

Con más de 100.000 habitantes, el municipio de Chilapa está ubicado en las montañas de Guerrero y es lugar de llegada y distribución de la amapola que se siembra en la sierra. Desde hace dos años la zona está en disputa entre dos carteles relativamente nuevos; los ‘Rojos’ y los ‘Ardillos’ lo que ha provocado un aumento de la violencia en esta convulsa región. El ejército, la policía Federal y la policía del Estado asumieron el control y aunque se ha controlado las matanzas siguen siendo frecuentes los episodios sangrientos.

Desde hace dos años los ‘Rojos’ y Los ‘Ardillos’ pelean por la venta y la producción de droga, el cobro de piso, la “piratería” y el secuestro en Chilpancingo, Tixtla, Chilapa y Eduardo Neri. En este contexto el suceso más grave se produjo en mayo de 2015 cuando unos 300 ‘ardillos’ irrumpieron armados en Chilapa y se llevaron a entre 15 y 30 personas, según testigos y organizaciones de Derechos Humanos.

Según la versión oficial del gobierno mexicano tras esta guerra que se lucha palmo a palmo en remotos municipios de Guerrero se esconde la desaparición, en septiembre de 2014, de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, al ser confundidos con pistoleros de un grupo rival.

Precisamente la semana pasada se supo que un nuevo informe de la Procuraduría General sobre el 'Caso Iguala' destaca que la orden de terminar con los 43 estudiantes la dio un operador criminal de la ciudad de Iguala (a 164 kilómetros de Chilapa) conocido Víctor Hugo Benítez, alias ‘El Tilo’, quien casi dos años después de la matanza sigue prófugo. Y es que el concepto de efectividad policial es muy relativo en México.