Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jeremy Corbyn pierde la confianza de sus diputados

El anuncio del líder laborista de que no dimitirá aboca al principal partido de la oposición a una nueva batalla por el liderazgo

El Partido Laborista se encamina hacia una nueva batalla por el liderazgo, nueve meses después de que Jeremy Corbyn tomara las riendas de la formación opositora. Más del 75% de los diputados ha apoyado una moción de censura contra el líder, que ha anunciado que no piensa dimitir. Los rebeldes buscan un candiato que se enfrente a Corbyn.

Jeremy Corbyn, saliendo de casa este martes.

La abrumadora pérdida de apoyo de Jeremy Corbyn entre su grupo parlamentario ha quedado esta tarde de manifiesto, después de que los diputados apoyaran, con voto secreto, una moción de censura por 172 a 40 votos. La contundencia del resultado coloca al líder laborista en una situación delicada: con el apoyo tan mermado puede tener incluso difícil formar su equipo de oposición completo.

Pero Corbyn se ha negado a dimitir, abocando al partido a una nueva batalla por el liderazgo, nueve meses después de que Corbyn se impusiera en la contienda desatada tras la dimisión en Ed Miliband como consecuencia de su derrota electoral en las generales del año pasado. "He sido democráticamente elegido como líder de nuestro partido para ofrecer un nuevo tipo de política con un 60% de apoyo entre los miembros y simpatizantes, y no les traicionaré dimitiendo. La votación de hoy no tiene ninguna legitimidad constitucional", ha dicho Corbyn tras hacer público el resultado.

Al contrario que en la militancia, el veterano diputado socialista contó desde el principio con poco apoyo en el grupo parlamentario laborista. Muchos consideran que el giro a la izquierda que encarna no hará sino alejar al laborismo del poder. La autoridad de Corbyn entre sus diputados se ha visto aún más cuestionada después de la campaña del referéndum sobre la permanencia en la UE. Sus críticos consideran que la postura de Corbyn, históricamente poco entusiasta con el proyecto europeo como llegó a admitir durante la campaña, fue demasiado tibia. Le acusan del fracaso del partido en movilizar a sus votantes tradicionales para que apoyaran la permanencia, una de las claves de la victoria del Brexit según todos los análisis.

El candidato que decida desafiar a Corbyn en nombre de los rebeldes deberá reunir el apoyo de una quinta parte de los diputados laboristas. Entonces el líder debería reunir los mismos apoyos para enfrentarse a él. Corbyn no tendría fácil reunir el apoyo de esos 51 diputados necesarios, como ha quedado de manifiesto esta tarde. De lograrlo se iría a una nueva lucha por el liderazgo en la que todo indica que Corbyn podría imponerse de nuevo: todos creen que las bases que le auparon en septiembre siguen siéndole fieles.

El vicepresidente del partido, Tom Watson, y Angela Eagle, miembro del Gobierno en la sombra hasta su dimisión ayer, son los dos candidatos que más suenan para desafiar a Corbyn. Según varios testimonios, estarían ahora reunidos para decidir quién de los dos se enfrenta al cuestionado líder. También Yvette Cooper, que perdió contra Corbyn la anterior batalla por el liderazgo, suena como posible candidata.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información