Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El voto contra el ‘Brexit’ cobra vigor a tres días del referéndum

La permanencia en la UE gana adeptos como Virgin, la Premier League o la industria del automóvil

Referéndum.  El primer ministro británico, David Cameron, este domingo en una comparecencia sobre el 'Brexit'. REUTERS Quality / AFP

El voto por la permanencia de Reino Unido en la UE vuelve a cobrar vigor en la arranque de la semana decisiva, en la que los británicos se pronuncian sobre el Brexit en el referéndum que se celebra este jueves. Las encuestas publicadas a lo largo del fin de semana, que señalaban que la ventaja que había tomado el Brexit en las últimas semanas quedaba neutralizada, han provocado una de las más pronunciadas subidas de la libra respecto al dólar de la última década. La divisa británica subió un 1,6% respecto a la estadounidense, anticipando la mayor subida de la libra en una jornada desde octubre de 2009.

Los partidarios de la permanencia han cosechado, además, nuevas e importantes adhesiones. El influyente magnate Richard Branson, del imperio Virgin; la Premier League, la liga de fútbol más popular del mundo, y la patronal de la industria del automóvil, se han sumado hoy a quienes defienden que Reino Unido estará mejor si sigue dentro de la UE. Sus apoyos se añaden al que expresaron, en una carta abierta publicada el domingo en The Observer, diez premios Nobel de Economía.

Las casas de apuestas, a cuyas tendencias algunos analistas otorgan más precisión que a los propios sondeos, también han visto un aumento de la opción por permanecer. La probabilidad de que esta gane en el referéndum subió al 74,6% en Betfair, casi diez puntos más que lo que se pagaba el viernes.

La campaña quedó suspendida tras el asesinato el jueves de la joven diputada laborista Jo Cox. Los supuestos vínculos con la extrema derecha del sospechoso de asesinarla, y su propia declaración ante la policía en la que se definía como un “activista político”, desataron una llamada generalizada a la unidad y a rebajar el tono de una campaña que, en las últimas semanas, había adquirido un tono inusualmente agresivo.

El propio David Cameron, invocó la memoria de Cox, convencida europeísta que participó activamente en la campaña, para defender la permanencia en la UE. Hoy, Nigel Farage, líder del partido antieuropeo UKIP, ha acusado al primer ministro conservador de explotar la muerte de la diputada para su causa proeuropea. “Estamos viendo al primer ministro y su campaña tratando de combinar las acciones de un individuo trastornado con los motivos de la mitad del país que cree que debemos recuperar el control de nuestras fronteras”, ha dicho Farage.

La reanudación de la campaña ha roto la inercia ascendente que venía experimentando el Brexit en las últimas semanas, y han aflorado divisiones en el seno de los partidarios de sacar al país de la UE. Esta misma mañana, la miembro de la Cámara de los Lores Sayeeda Warsi, exalto cargo del Partido Conservador, ha anunciado que abandonaba la campaña por el Brexit, a la que ha acusado de fomentar el “odio y la xenofobia”.

Desde su cuenta de Twitter, Warsi ha mostrado una serie de amenazantes mensajes que le han enviado a través de la red social tras anunciar su decisión. “La política del odio debe parar”, ha dicho. Partidarios del Brexit han minimizado su implicación en la campaña, llegando algunos a afirmar que desconocían que formara parte de la misma.

Warsi ha citado como motivo de su decisión el póster de campaña exhibido por Farage, que mostraba una cola de inmigrantes y que muchos han relacionado con imágenes de propagando nazi. También la insistencia del ministro de Justicia y defensor del Brexit, Michael Gove, en que la adhesión de Turquía a la UE es inminente.

El propio Gove se quiso desmarcar el domingo del póster de campaña de Farage. “Me estremecí cuando lo vi”, admitió. También el exalcalde de Londres Boris Johnson, el otro portavoz de la campaña oficial por el Brexit, que se definió en un acto del domingo como “proinmigración”. Las fisuras ponen de relieve el delicado equilibrio de discursos entre los distintos sectores que se han unido para defender que, este jueves, los británicos voten por abandonar la UE.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información