Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convertirse en constituyente de la Ciudad de México a cualquier precio

Las candidaturas independientes para la Asamblea que aprobará la Carta Magna de la capital mexicana fueron conseguidas de manera irregular y sin tiempo para corregirlo

Boleta electoral para la votación del 5 de junio en Ciudad de México.
Boleta electoral para la votación del 5 de junio en Ciudad de México. Notimex

La Ciudad de México tendrá una Carta Magna por primera vez en su historia. Este domingo, los capitalinos votarán para elegir a quienes aprobarán esa Constitución, propuesta por el Gobierno local. En marzo, 75 ciudadanos solicitaron registrarse como aspirantes a candidatos independientes, de los cuales sólo 32 lo consiguieron, al cumplir con el mínimo de 73.792 firmas de apoyo a su candidatura, incluso algunos duplicaron el requisito. Sin embargo, las firmas eran de personas fallecidas, presos, con cédulas replicadas o que ni siquiera son capitalinos. El fin justificaba los medios.

Un documento del Registro Nacional de Electores detalla el número de cédulas válidas entre las firmas recabadas por cada aspirante, y explica la invalidez del resto: cédulas duplicadas, no encontradas o no vigentes; personas que ya murieron, que viven en otro Estado o cuyos derechos político electorales fueron suspendidos, es decir, que están pagando una condena dentro o fuera de prisión. Algunos aspirantes llegaron a reunir miles de firmas de personas fallecidas y aun así obtuvieron el registro, ya que las cédulas válidas alcanzaron el mínimo establecido por la autoridad electoral.

Entre todos habían juntado tres millones 355.037 firmas, de las cuales fueron eliminadas un millón 200 mil por diferentes irregularidades. Destacan las 100.527 firmas de personas no originarias de la Ciudad de México –requisito indispensable dado que la asamblea electa aprobará un proyecto de constitución para la capital-; las 23.607 firmas de finados, 5.942 duplicadas; 6.977 de convictos y 27.351 con la cédula expirada.

Entre los 32 aspirantes a diputado independiente para la Asamblea constituyente de la Ciudad de México, destacaron cinco casos que presentaron miles de firmas de personas ya fallecidas: Esperanza Villalobos, con 2.928; Álvaro Luna Pacheco, con 2.237; Gerardo Cleto López con 1.166, y Sergio Gabriel García, con 1.121.

La lista de candidatos independientes al constituyente de la Ciudad ha cambiado en varias ocasiones: inicialmente había 75 aspirantes, por cuestiones técnicas el número bajó a 38 y de esos, sólo 32 lograron recabar las casi 74.000 firmas requeridas por la autoridad electoral. El número se redujo a ocho al descartar las firmas obtenidas de manera irregular, más tarde el Instituto Electoral concedió a 17 las firmas con cédula “no encontrada”, con lo que alcanzaron el registro. Tras algunas impugnaciones aprobadas por el Tribunal Electoral, la lista finalmente se conformó por 21 candidatos.

El Tribunal Electoral reconoció que el plazo de un mes fijado por la autoridad para reunir las firmas fue limitante y propició que se cometieran “errores”, por lo que exigió al Instituto Nacional Electoral que respetara el registro de 10 personas, ya que, además, ya no había tiempo para volver a verificar los datos. “No hay certeza de que los aspirantes hayan obtenido el número de firmas requerido, pero tampoco de que no cumplen con ese apoyo. Es un terrible dilema”, expresó el magistrado Salvador Nava en una sesión del tribunal, a mediados de mayo.

Uno de los candidatos, Ricardo Pascoe, ofreció tres argumentos como explicación para estas irregularidades. El primero es una tendencia que existe en México a omitir el apellido paterno en tributo a una madre soltera o como castigo a un mal padre. Según Pascoe, en la credencial de elector de estas personas aparece una X en el apellido paterno y un cero al principio de su clave, lo que el sistema del Registro Nacional de Electores interpreta como inválido. “En mi caso, encontramos alrededor de 3.000 que estaban en ese supuesto. No estudiamos todos, sólo los que me pedía como requisito el INE, si me hubieran dado una semana más, estudiamos más”, abundó el exembajador de México en Cuba que hoy se postula como independiente.

El segundo argumento es que los participantes escribieron su nombre incompleto a la hora de firmar las boletas y el Registro Nacional de Electores exige que esté escrito exactamente igual que en la credencial. Y su tercer motivo es una escritura confusa de los números al momento de registrar a los participantes, “la gente tiende a confundir números, por ejemplo: escribían un 9 que parece un cuatro, y entonces a la hora de transcribir, ya sea mi gente o los del INE, alguien se equivocó, nunca sabremos, cambiaron las cifras”, dijo.

Respecto a las firmas de quienes tienen suspendidos sus derechos políticos (438 en su caso), Pascoe indicó que son personas que fueron sentenciadas pero cumplen su pena en libertad, y responsabilizó al sistema de justicia penal mexicano por esta situación. “Yo sospecho que muchos de ellos ni siquiera lo saben, o no les importa, pero están en la calle. Me pareció sociológicamente interesante el caso, especialmente en los mercados”, dijo el candidato, quien hace un año protagonizó un escándalo por un video en el que aparece negociando el pago a promotores del voto para la entonces candidata a jefa delegacional en Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez .

La elección

La Asamblea Constituyente de la Ciudad de México se integrará de 100 diputados que serán electos este 5 de junio. Sesenta de ellos serán elegidos por representación proporcional y 40 designadas de la siguiente manera:

  • 14 senadores y 14 diputados designados por las cámaras de senadores y diputados, respectivamente
  • 6 ciudadanos designados por el presidente Enrique Peña
  • 6 ciudadanos designados por el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Miguel Ángel Mancera

Finalmente, sobre las firmas de personas que no son capitalinas de origen, el político explicó que las firmas se recopilaron en mercados y en las calles sin revisar sus datos, por lo que muchos probablemente son habitantes del vecino Estado de México.

“La gente está en la calle, hace calor, van de prisa, hay muchos factores subjetivos que intervienen. Se lo dijimos a la gente, pero es la primera vez que se hace un ejercicio de este tipo, la gente no está necesariamente entrenada, la gente podía anotarlo como quisiera y como les parecía”, argumentó el exjefe delegacional en Benito Juárez y reconoció que el personal que recabó las firmas no comprobó ningún dato de los firmantes. “Obviamente ahí no se cuidaron”.

Más información