Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TIERRA DE LOCOS

Cuéntame cómo pasó, Macri

Detrás de todo hecho de corrupción kirchnerista se asoma un socio menor del Gobierno

El presidente argentino, Mauricio Macri, y Televisión Española tienen criterios disímiles. Poca gente en Latinoamérica conoce que, desde hace 15 años, existe en España una serie única, Cuéntame cómo pasó, que recorre la historia del país a través de los altibajos de una familia entrañable, en un vecindario sencillo de Madrid, y que durante esos 15 años los espectadores vimos cómo envejecían o crecían semana a semana actores y personajes, y que esa noble historia batió récords de audiencia y derrotó casi siempre a sus enemigos: la competencia tradicional, WhatsApp, Facebook, Netflix, Instagram, Twitter. Por la misma razón, casi nadie se enteró por aquí de que la historia corre riesgo de terminar abruptamente, víctima inesperadísima de los Panamá Papers: su productora, sus principales actores —entre ellos Imanol Arias, muy popular en la Argentina— aparecieron en la lista maldita, y pueden caer porque parece que TVE considera que deben ser inmaculados.

Pues bien, Mauricio Macri disiente con el criterio. Cuando su nombre apareció en los papeles del estudio Mosack Fonseca, Macri dijo que no sabía nada, que no era propietario de ninguna empresa, sino apenas miembro de su directorio, que el responsable era su padre, que esa empresa no tuvo actividad. Aunque no aparecen aún fondos ilegales, paulatinamente se conocen hechos que desmienten su relato. La empresa no estuvo inactiva, por ejemplo. Y operó en consonancia con otra en la que el presidente sí tenía acciones. Hay periodistas y fiscales trabajando. Acercarse a ese tema produce un vértigo de abismo.

La realidad puede ser más cruel que la ficción, si horas después, por culpa de los arbitrarios Panamá Papers, resulta que todos mueren

Pero no es solo eso.

Cuando Macri era el jefe de Gobierno de Buenos Aires, su ministro de Economía se llamaba Nestor Grindetti. Al hombre se le descubrió un poder para manejar una cuenta en Suiza de una empresa creada en Panamá con residencia en las Bahamas. Cuando lo consultaron, balbuceó: “Mis abogados [así, en plural] están preparando una respuesta que se conocerá en poco tiempo”. Otro de los colaboradores cercanísimos de Macri, Pablo Clusellas, aparece en los papeles como un contacto habitual de Mosack Fonseca en la capital argentina.

Dado que todos siguen en sus puestos, tal vez sería una buena idea, para los fans de Cuéntame, que Macri asumiera la conducción de TVE: Imanol y Ana Duato no perderían su trabajo, la serie seguiría como siempre y se mantendría la ilusión de cada jueves.

En la Argentina, en estos meses, en medio del aluvión de datos sobre la corrupción de los Kirchner, se cuela una sensación molesta. El zar de la obra pública kirchnerista, en algunos negocios, era socio del primo del actual presidente. El rey de los juegos de azar de Néstor y Cristina, un tal Cristóbal López, es socio de un hombre muy cercano a Macri en el Hipódromo de Buenos Aires. Cristina Fernández está procesada por malvender dólares del Estado: entre los compradores hay funcionarios macristas. En los desfalcos producidos en el mundo del fútbol aparece una y otra vez el presidente de Boca Juniors, otro hombre del entorno presidencial. Parece que detrás de todo gran hecho de corrupción kirchnerista, se asoma un socio menor vinculado al actual Gobierno. Pero el sorprendente consenso social que rodea a Macri facilita que evite contar cómo pasó.

En el anteúltimo capítulo de Cuéntame, un comando de ETA colocaba una bomba debajo del auto de un general. Todo el capítulo parecía que la bomba iba a estallar y, lo peor, es que andaban por ahí nuestros personajes más queridos. Los guionistas nos hicieron sufrir pero, al final, se apiadaron: ninguno de ellos murió ni sufrió amputaciones. La realidad puede ser más cruel que la ficción, si horas después, por culpa de los arbitrarios Panamá Papers, resulta que todos mueren.

Así es la vida: hay hijos y entenados, caídos y sobrevivientes, por los meros caprichos del destino.

Ojalá que siga Cuéntame, y, en todo caso, que a Paquita le vaya bien, aunque ya no nos enteremos. Lo merece más que nadie.