Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los papeles de Panamá corroboran las sospechas de la justicia sobre la familia Le Pen

Francia reincorpora al país latinoamericano a la lista de paraísos fiscales

El ministro francés de Finanzas, Michel Sapin.
El ministro francés de Finanzas, Michel Sapin. AFP

El escándalo de los papeles de Panamá ha salpicado a diversas organizaciones y personalidades francesas, como el expresidente de la UEFA Michel Platini o la Societé Général. La reacción del Gobierno ha sido inmediata. El lunes pidió la apertura de una investigación y este martes el ministro de Finanzas Michel Sapin ha anunciado que Panamá volverá a estar en la lista de países paraíso fiscal, de la que salió en 2012.

La familia Le Pen es, de momento, la más ampliamente salpicada por el escándalo. Los documentos ahora desvelados y analizados durante meses por Le Monde corroboran las sospechas de la justicia francesa que pesan sobre la familia, eje del ultraderechista Frente Nacional.

Los papeles de Panamá abundan, por ejemplo, en la imputación decretada el año pasado por presunta financiación ilegal del Frente Nacional en la campaña presidencial de 2012. Dos de los imputados en esta causa son muy próximos a la actual presidenta del partido Marine Le Pen: el empresario Frédéric Chatillon y el contable Nicolas Crochet. Ambos organizaron un sistema de ocultación de fondos desde dos centros offshore de Asia y el Caribe. Los documentos ahora en manos de Le Monde vienen a demostrar que a través de la empresa Riwal de Chatillon, principal prestataria del FN, se organizó un sistema opaco para sacar dinero de Francia. Riwal, según la justicia francesa, vendía paquetes de cartelería y objetos de propaganda a cada candidato del FN por toda Francia y parte de los beneficios iban a parar a los fondos de campaña de Le Pen.

Gracias a la misma documentación panameña, Le Monde considera estar en la pista del tesoro acumulado por Jean Marie Le Pen. El fundador del Frente Nacional detenta una importante fortuna, que motivó en junio del pasado año la apertura de una investigación por posible blanqueo y fraude fiscal, además de otra pesquisa por infravaloración de patrimonio. Parte de esa fortuna proviene de la herencia que le legó un amigo llamado Hubert Lambert. La fiscalía sospecha que Le Pen se ha servido de su antiguo mayordomo Gérald Gérin para disimular su fortuna a través de la sociedad Balerton Marketing Ltd. En los papeles de Panamá figura esta sociedad. Los datos revelan una opacidad perfectamente organizada y el botín consiste en 2,2 millones de euros en billetes y lingotes de oro.

Jean-Marie Le Pen, padre de Marine Le Pen, ha achacado la difusión de estos datos a una mera embestida mediática de la izquierda. “Si hay elementos suficientes, denunciaré a Le Monde por difamación como he hecho en otras ocasiones con éxito”, ha declarado a media tarde a la cadena iTele. Chatillon, por su parte, asegura que todas las operaciones realizadas son “perfectamente legales”.