Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La conquista mexicana del espacio

Hace 30 años, Rodolfo Neri Vela se convirtió en el primer mexicano en ir al espacio y junto con él, el alimento más representativo del país

El astronauta Rodolfo Neri Vela en la Ciudad de México
El astronauta Rodolfo Neri Vela en la Ciudad de México.

El 26 de noviembre de 1985 México llegó al espacio por partida doble. A bordo del transbordador espacial Atlantis iba el doctor Rodolfo Neri Vela, el primer astronauta mexicano y una petición especial a la NASA: tortillas para los siete días que duró la misión.

“A la gente no le interesa ningún resultado científico de los experimentos que realicé, lo que les llena de emoción es que algo mexicano llegó al espacio”. El alimento más popular del país salió de la Tierra hace 30 años para quedarse. La NASA lo utiliza ahora como una de las comidas básicas para sus misiones. “Esta es una de las grandes contribuciones de México a la conquista del espacio”, menciona entre risas.

La NASA ahora utiliza las tortillas como uno de los alimentos base de todas sus misiones

El ingeniero formado en la UNAM recuerda la emoción que sintió al enterarse de que iría al espacio y cómo transformó su vida al darse cuenta de la responsabilidad que había recaído en él. “Me convertí en una figura pública de la noche a la mañana. Yo no buscaba la fama, todos sabían quién era y tenía que ser amable, cuidar mis declaraciones”. Durante la misión, que concluyó el 3 de diciembre, Neri Vela realizó distintos experimentos ideados por científicos mexicanos sobre el crecimiento de plantas y tomó fotografías de México para medir el deterioro ambiental.

A su regreso, no había persona en el país que no conociera su nombre. Sin embargo, el doctor en electromagnetismo aplicado lamenta que el Gobierno no le hiciera ningún reconocimiento especial por “servicios a la patria” y recuerda que cuando Pedro Duque volvió del espacio, España lo condecoró con la Gran Cruz del Mérito Aeronáutico o que al cubano Arnaldo Tamayo, Fidel Castro le dio la primera Medalla Honorífica de Héroe de la República de Cuba.

Aunque la capital lo ha homenajeado con exposiciones y billetes de Metro conmemorativos por los 30 años de la misión, el primer astronauta que ha tenido el país siente que no es suficiente. “El Gobierno tiene una obligación conmigo, merezco algún reconocimiento”.

Neri Vela en la foto oficial de la NASA. ampliar foto
Neri Vela en la foto oficial de la NASA.

Este jueves, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha querido reparar un poco la omisión de los Ejecutivos federales con un mensaje en Twitter: “Felicito al Dr. Rodolfo Neri Vela, al cumplirse 30 años de su histórico viaje al espacio. Su ejemplo sigue inspirando a México”.

La figura de Neri Vela sigue vigente, ahí a donde va logra llenar auditorios con jóvenes curiosos por saber sobre su viaje al espacio. El profesor jubilado ha recorrido el país dando conferencias y es uno de los astronautas que más libros ha escrito, alrededor de 20. “Sin duda el reconocimiento de la gente es el más importante”, dice. El doctor no se olvida de su viaje y lo tiene presente hasta en la ropa. A la entrevista se ha presentado con una playera amarilla que tiene bordados los escudos de la NASA, la bandera de México, su nombre y una leyenda en el brazo derecho: “Primer astronauta mexicano”.

La misión del transbordador espacial Atlantis concluyó el 3 de diciembre de 1985. Casi dos meses después del regreso, el 28 de enero de 1986, a los pocos segundos de haber despegado, explotó el Challenger, en el que murieron los siete miembros de la tripulación. Neri Vela recuerda lo que sintió ese día. “Lo primero que vino a mi mente fueron los astronautas a bordo porque los conocía, nos entrenamos al mismo tiempo. Pensé en sus familias, el dolor que deben haber sentido y después le di las gracias a Dios porque estaba vivo”.

Más información