Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ABBAS IBRAHIM | Jefe de la inteligencia de Líbano

“Si los yihadistas nos vencen, luego irán a Europa”

El general libanés alerta del riesgo de infiltración en Europa de elementos yihadistas entre los refugiados

Abbas Ibrahim, jefe de la inteligencia libanesa.
Abbas Ibrahim, jefe de la inteligencia libanesa.

El mayor general Abbas Ibrahim, de 56 años, ocupa uno de los puestos más complicados en el organigrama libanés. Originario de la región chií del sur del Líbano, es desde 2011 el jefe de la Seguridad General, la inteligencia libanesa. Y ello bajo un Gobierno interino y huérfano de presidente desde hace 17 meses.

El Ejército libanés se yergue como el último vestigio de una unidad nacional, carcomida en un país cuyas dinámicas políticas y sociales se rigen por la pertenencia confesional. Los mujabarat, o servicios secretos, son la rama más temida por sus ciudadanos. En agosto de 2014, el conflicto sirio desbordaba a Líbano con yihadistas de Al Qaeda y del Estado Islámico (EI) engullendo la localidad libanesa de Ersal, en la frontera con Siria. La milicia-partido chií libanesa Hezbolá cruzaba en dirección contraria, para luchar junto a las tropas de Bachar el Asad.

Pregunta. ¿En qué punto están las negociaciones con Al Nusra y con el EI para recuperar a los 23 soldados capturados?

Respuesta. En realidad ya no hay negociaciones. Llegamos a un acuerdo a través de los cataríes para intercambiar 16 presos de nuestras cárceles por los 16 soldados que tiene Al Nusra. Pero se han retractado en el último minuto. Con Daesh [acrónimo árabe para el Estado Islámico], que tiene nueve soldados, hemos perdido el contacto.

P. ¿Teme usted que células durmientes de Al Qadea o del EI se hayan infiltrado en el país?

R. Arrestamos a gente todos los días. Eso significa que tenemos células durmientes listas para activarse. Pero por ahora están en modo reactivo no pro-activo. La iniciativa está en nuestras manos hoy en día, me refiero a la inteligencia militar.

P. El Ejército libanés, con cerca de 60.000 efectivos, lucha en la frontera contra los yihadistas. ¿Cree que con la entrada de Rusia en la guerra puede de nuevo desbordar a Líbano?

R. No lo creo. El Ejército está desplegado en toda la frontera.

P. En la región siria de Calamún es Hezbolá quien constituye uno de los principales elementos en la lucha contra rebeldes, Al Qaeda y el EI. ¿Cuál es la posición del Ejército?

R. No es un secreto, el propio Hezbolá ha admitido su injerencia. Pero nuestra frontera la protege sólo el Ejército libanés.

P. En los combates en Ersal y en Raas Baalbek pudimos observar la colaboración entre estas milicias y el Ejército libanés.

R. Esa gente pertenece a los poblados cercanos a la frontera. Se trata de autodefensa contra los elementos externos que quieren infiltrar sus poblados.

P. ¿Colaboran entonces el Ejército y las milicias?

R. Sí, para defender el país.

P. ¿Puede eso llevar a pensar que el Ejército no tiene la capacidad de defender su territorio?

R. No, puede defender el país con los medios que tiene.

P. ¿Cómo afectaría a Líbano una caída de Bachar el Asad?

R. Si cae y le sigue el caos en Siria, anticipamos una oleada de elementos terroristas que intentarán infiltrar suelo libanés a la par que la reactivación de las células durmientes en Líbano.

P. ¿Teme usted otra guerra con Israel en la frontera sur?

R. Líbano sufre a diario las violaciones israelíes de su espacio aéreo y de la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU. Los ataques deliberados del Ejército israelí a tierra libanesa son constantes.

P. Tras la oleada de coches bomba en 2014, ¿Se ha intensificado la coordinación con los servicios de inteligencia europeos?

R. Sí, la coordinación es más estrecha hoy. Esta gente es peligrosa no sólo para nosotros, sino para Europa, por lo que luchamos codo con codo. Su responsabilidad es apoyarnos: si nos vencen a nosotros aquí, luego se dirigirán a Europa. Tenemos muy buena relación con los servicios españoles e intercambiamos información. No recibimos equipos, pero sí formación e intercambio de especialistas.

P. ¿Cree que hay extremistas entre los 1,2 millones de refugiados sirios que acoge Líbano o entre los decenas de miles que huyen a Europa?

R. Por supuesto, hemos descubierto a muchos extremistas entre los llegados de Siria, recurriendo a documentación falsa. Es algo muy peligroso. Más de un año y medio atrás les advertí de las posibles oleadas de refugiados que saldrían hacia Europa y entre ellos extremistas infiltrados. Ahora comienzan a tomar nuestras palabras en serio.