Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco palestinos más mueren en la ola de violencia en Israel y Palestina

Dos de los fallecidos habían agredido a judíos ultraortodoxos y policías en Jerusalén

Tres fueron abatidos en enfrentamientos en Cijordania y en la frontera de Gaza

Entierro del joven muerto en un enfrentamiento en Jerusalén Este.
Entierro del joven muerto en un enfrentamiento en Jerusalén Este. REUTERS

Ni los llamamientos a la calma desde los liderazgos políticos de ambos bandos ni el despliegue de las fuerzas de seguridad consiguen frenar la ola de violencia que se vive desde comienzos de mes en Israel y Palestina. Los ataques con cuchillos y la muerte de agresores y manifestantes se suceden en un clima de deterioro de la seguridad ciudadana. Desde el pasado día 1 han muerto en acciones violentas 24 personas, de las que 20 son palestinos, entre ellos 12 manifestantes y 8 autores de agresiones con arma blanca, abatidos a tiros.

La espiral de violencia se puso en marcha a primera hora de la mañana de ayer cuando un palestino de 16 años fue abatido a tiros por la policía israelí tras haber apuñalado y herido a dos judíos ultraortodoxos cerca de la puerta de Damasco de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El despliegue policial en la zona no pudo evitar que, ya por la tarde, otro agresor palestino de unos 20 años muriese tiroteado tras acuchillar a tres policías israelíes, uno de los cuales resultó herido gravemente, en la misma zona del centro histórico de la Ciudad Santa.

La Puerta de Damasco es uno de los principales accesos para los musulmanes que acuden a rezar a la mezquita de Al Aqsa, considerado como el tercer lugar más sagrado del islam, así como por judíos que se dirigen desde los barrios ultraortodoxos hacia el Muro de las Lamentaciones.

Pocas horas antes de los ataques registrados en el corazón de la Ciudad Santa había perdido la vida de madrugada otro joven palestino de 22 años en un enfrentamiento con la policía de fronteras en el campo de refugiados de Shuafat, en Jerusalén Este. Su entierro, en la misma tarde de ayer, se convirtió en una manifestación de protesta contra la ocupación israelí, con la participación de miles de palestinos. La mayoría eran jóvenes, como la víctima, muchos de ellos arrojaron piedras y cócteles molotov a las fuerzas de seguridad israelíes.

En Gaza también se organizaron ayer los funerales por los siete jóvenes muertos el viernes, entre ellos un chico de 15 años, por disparos de los soldados israelíes cuando lanzaban piedras hacia la valla de la frontera, que causaron también más de un centenar de heridos.

Al término de uno de los sepelios en Jan Yunis varios grupos de se dirigieron ayer de nuevo hacia la frontera, donde volvieron a arrojar piedras contra las posiciones militares israelíes. Dos manifestantes adolescentes, uno de 13 años y otro de 15, perdieron la vida y una decena de jóvenes sufrieron heridas de bala por los disparos efectuados desde el otro lado de la valla.

Condena de Jordania

El Parlamento de Jordania condenó ayer estas acciones que calificó de “crímenes cometidos por las fuerzas israelíes en Gaza y Cisjordania”. Egipto, el otro Estado árabe con el que Israel ha firmado un acuerdo de paz, criticó el viernes el uso desproporcionado de la fuerza por las tropas israelíes.

En sendas conversaciones telefónicas, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, instó al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, a "dar pasos afirmativos para reducir las tensiones". Kerry "subrayó de nuevo la importancia de mantener el statu quo mediante palabras y acciones" en la Explanada de las Mezquitas (para los judíos, Monte del Templo).

Centenares de palestinos han resultado lesionados, la mayoría durante acciones de protesta contra las fuerzas de seguridad. Más de una docena de israelíes también han sufrido heridas, en su mayoría a causa de acuchillamientos.

Gaza había permanecido relativamente en calma hasta que el viernes el jefe del Gobierno de Hamás en la Franja, Ismail Haniye, llamó a secundar la “Intifada” en Cisjordania y Jerusalén Este.

Netanyahu anunció anoche la movilización de nuevas unidades de la policía de fronteras para reforzar la seguridad en Jerusalén tras la creciente ola de violencia.