GUERRA EN SIRIA

Los aliados acusan a Putin de apoyar a El Asad y atacar a la oposición

La crisis siria irrumpe en una cumbre convocada para tratar del conflicto en Ucrania

Vladimir Putin con François Hollande en Paris (Francia), el 2 de octubre de 2015.
Vladimir Putin con François Hollande en Paris (Francia), el 2 de octubre de 2015. POOL / REUTERS

Rusia materializó ayer una tercera jornada consecutiva de bombardeos contra diferentes grupos en Siria en medio de la perplejidad de la alianza liderada por Washington. En una tensa reunión en París dedicada oficialmente a Ucrania, François Hollande acusó al líder ruso, Vladímir Putin, de apoyar al dictador sirio, Bachar el Asad, y de bombardear “sectores controlados por la oposición”, y no por el Estado Islámico. “Los ataques deben afectar al EI y solo al EI”, dijo Hollande. Siete aliados le dijeron lo mismo en un comunicado conjunto.

La reunión en el Elíseo, a la que también acudieron la canciller Angela Merkel y el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, estuvo precedida por una bilateral entre Putin y Hollande. Las sonrisas con las que el mandatario francés recibió al ruso se cambiaron por gestos fríos en el encuentro entre ambos. Putin abandonó París sin decir palabra ante los periodistas. Todo un síntoma de la tensión con que concluyó su visita a la capital francesa. Poco antes de comenzar, aviones rusos habían lanzado su tercera oleada diaria de bombardeos en Siria ante la perplejidad de la alianza liderada por Estados Unidos.

Para París, la salida del poder de El Asad es una condición indispensable para una solución política

Antes de recibir a Putin, tanto Hollande como Merkel suscribieron un comunicado suscrito también por otros cinco países —Estados Unidos, Arabia Saudí, Qatar, Arabia Saudí y Turquía— en el que exigen a Moscú que “cese inmediatamente sus ataques contra la oposición siria y los civiles y centre sus esfuerzos en combatir al Estado Islámico”. Para los firmantes, la irrupción de Rusia en el polvorín sirio solo contribuirá a una “escalada”. Hollande precisó que esa radicalización amenaza la “integridad” del país, porque puede derivar en una división del territorio entre el régimen de El Asad y el Estado Islámico.

Nuevos bombardeos en zonas sin Estado Islámico

Rusia bombardeó ayer Siria por tercer día consecutivo, principalmente áreas controladas por grupos insurgentes rivales del Estado Islámico (EI), según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Moscú dijo que ayer realizó 14 vuelos sobre Siria, de los que seis alcanzaron objetivos del EI, según informó el Ministerio de Defensa. En esas incursiones fue destruido un centro de operaciones militares del EI en la provincia de Idlib.

Pero el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos explica que la influencia del EI en la mayoría de las zonas bombardeadas, en el norte y oeste del país, es escasa o nula.

Para el presidente francés, es obvio que, “desde el comienzo”, Rusia “ha apoyado al régimen de Bachar y ahora incrementa ese apoyo”. Es precisamente Hollande el líder occidental que más insiste en que, aunque apuesta por una “salida política” al conflicto, la solución no puede pasar por el dictador.

Hollande se siente apoyado en esta estrategia. “No puede haber una solución política con Bachar el Asad. Me opongo. Y Obama se opone. Y otras potencias se oponen. Los rusos deben sacar las consecuencias”, había dicho antes de ver a Putin.

Si Moscú no cambia de estrategia y coopera con el resto de la comunidad internacional, se va a meter en un “lodazal” del que le resultará muy difícil salir, aseveró desde la Casa Blanca el presidente estadounidense. Una solución conjunta a la crisis siria pasa, necesariamente, por una “transición” en Damasco y la salida de El Asad, subrayó Barack Obama.

En aras de esa salida política, Hollande insistió en que está dispuesto a participar en negociaciones con Rusia o Irán, el otro gran aliado de El Asad, pero, “si Bachar es el interlocutor, no habrá progresos”, señaló.

El encuentro de Putin y Hollande, los dos últimos líderes que han decidido intervenir militarmente en Siria con un margen de solo tres días, puso de relieve la guerra informativa que en paralelo se registra sobre qué objetivos concretos están golpeando los aviones rusos.

París desea que, si se cumplen los acuerdos sobre Ucrania, Europa levante las sanciones contra Rusia

Tras los primeros bombardeos rusos del miércoles, Laurent Fabius, ministro francés de Exteriores, declaró que toda incorporación a una alianza militar en Siria será “bienvenida”, pero si va dirigida “contra Daesh [acrónimo del Estado Islámico] y solo contra grupos terroristas” y, a la vez, cesan los ataques a civiles y se emprende un proceso político que implique la salida de El Asad. Es el mismo mensaje que Hollande trasladó a Putin, señalan fuentes oficiales francesas.

La canciller alemana dejó claro que “no hay ninguna diferencia entre Alemania y Francia” al abordar la crisis siria. “Ambos hemos recalcado el hecho de que el Estado Islámico es el enemigo a batir”, añadió Merkel durante una comparecencia conjunta con Hollande.

Tanto Hollande como Merkel, que también mantuvo una entrevista bilateral con Putin, rechazaron en todo momento que exista “un nexo, una relación” entre el conflicto en Siria y el de Ucrania. Rechazaban así la hipótesis manejadas por altos funcionarios occidentales según los actuales el protagonismo del líder ruso en Oriente Próximo, donde se ha convertido en un interlocutor ineludible, puede conllevar concesiones en Ucrania. Merkel es la dirigente europea más afectada ahora por la crisis siria, puesto que es a Alemania a donde a diario se dirigen miles de refugiados.Si la guerra se intensifica, aumentará también la salida de refugiados hacia Europa.

Los cuatro dirigentes reunidos lograron avances positivos en la crisis de Ucrania. Hollande y Merkel señalaron que los mandatarios pactaron nuevas retiradas de armas pesadas y ligeras del frente, una vez que el alto el fuego se respeta “globalmente”.

También coincidieron en que las elecciones que se celebren en las regiones de Donetsk y Lugansk controladas por los separatistas rusos se celebren de acuerdo con una nueva ley electoral que apruebe Kiev. París desea que, si los avances continúan, Europa levante las sanciones impuestas a Moscú tras su anexión de Crimea.

Pese a estos avances, y que pese al grueso de la reunión se dedicó a Ucrania, la actualidad en Siria oscureció todo protagonismo a la crisis en ese país, que ahora pasa a un tercer plano en beneficio de Putin.

Obama: estrategia rusa en Siria es una “receta para el desastre”

Silvia Ayuso, Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó este viernes que los bombardeos de Rusia en Siria son “contraproducentes” y que el plan de Putin de atacar a todo el que se oponga al régimen de Assad, incluida la oposición moderada, es una “receta para el desastre”. Si Moscú no cambia de estrategia y coopera con el resto de la comunidad internacional, se va a meter en un “lodazal” del que le resultará muy difícil salir, advirtió Obama en rueda de prensa en la Casa Blanca.

“Cualquier intento de Rusia e Irán de apoyar a Assad e intentar pacificar a la población le va a meter en un lodazal, no va a funcionar”, subrayó el presidente estadounidense.

Aunque no descartó nuevas negociaciones con Moscú para buscar una salida conjunta -que pasa, necesariamente, por una “transición” en Damasco, insistió- Obama rechazó que la rusa sea la estrategia a seguir.

“No vamos a cooperar con una campaña rusa para intentar destruir a cualquiera que esté harto con el comportamiento de Assad”, declaró Obama. Y recordó que, mientras Rusia solo cuenta con Damasco y con Irán, “el resto del mundo forma parte de nuestra coalición”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50