Miami se niega a albergar un consulado de Cuba

El alcalde rechaza la apertura de una legación diplomática por las "heridas abiertas" con el exilio

El alcalde de Miami, Tomas Regalado, en Madrid en 2013.
El alcalde de Miami, Tomas Regalado, en Madrid en 2013.Sergio Barrrenechea (EFE)

La normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba se ha plasmado este verano con la reapertura de las embajadas tras 54 años de ruptura diplomática. Cuba reabrió su legación en Washington el pasado 20 de julio, a lo que Estados Unidos correspondió el pasado 14 de agosto con la histórica visita que el secretario de Estado, John Kerry, hizo a La Habana. Los dos países saben que queda mucho camino por delante, una verdadera carrera de obstáculos, para cerrar las heridas y conflictos abiertos a lo largo de medio siglo. Uno de esos obstáculos será una parte del exilio cubano, cada vez más minoritario, que no está dispuesto a darle ni agua al Gobierno de Raúl Castro.

Esta actitud se percibe todavía claramente en Miami, que alberga a una buena parte de la comunidad cubana en el exilio. De los casi dos millones de cubanos que residen en Estados Unidos, 1,2 millones viven en Florida, según el censo de población hispana de 2010. A pesar de estos datos y a que el peso del sector más radical del exilio ha ido decreciendo con el paso de los años, Miami no contempla la apertura de un consulado de Cuba en la ciudad. El alcalde de Miami, Tomás Regalado, afirma que todavía hay muchas “heridas” abiertas entre la comunidad cubana que vive en el sur de Florida, por lo que rechaza de forma contundente la apertura de una legación diplomática en la ciudad que dirige. En declaraciones a EL PAÍS, Regalado, de origen cubano y miembro del Partido Republicano, añade que estas heridas aún no han restañado y que un gesto de este tipo generaría un “división innecesaria” en una ciudad en la que los lazos de convivencia a menudo son muy “frágiles”.

El regidor da por seguro que la apertura de un consulado de Cuba en Miami suscitaría “problemas sociales” de primer orden porque la sede consular sería un foco de protestas cotidiano de una parte del exilio. “Eso ya nos ha ocurrido con el consulado de Venezuela”, añade Regalado, que alerta acerca de la posibilidad de que el Departamento de Estado autorice de forma unilateral la apertura del consulado. “Sería un mandato sin fondo. La seguridad del consulado tenemos que darla nosotros”, afirma el alcalde.

Tomás Regalado sostiene que la apertura generaría una división innecesaria en la ciudad

Esta posición, en cualquier caso, no es unánime ya que hay otros municipios de Florida que sí están dispuestos a albergar legaciones diplomáticas de Cuba en su suelo. Es el caso de la ciudad costera de San Petersburgo, situada en la zona occidental de Florida, cuyo alcalde, el demócrata Rick Kriseman, está sondeando con las autoridades cubanas la posibilidad de alojar en este municipio un consulado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Luis Barbero

Es redactor jefe de la unidad de edición de EL PAÍS, donde ha desarrollado toda su carrera profesional. Ha sido delegado en Andalucía, corresponsal en Miami y ha tenido puestos de responsabilidad en distintas secciones del periódico.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS