Un grupo de ‘dreamers’ boicotea el acto de Trump en el Capitolio

Los jóvenes indocumentados acusan al magnate de racista y de fomentar el odio entre los norteamericanos

Un grupo de dreamers protesta frente al Capitolio.

Donald Trump se disponía a hablar a sus seguidores a los pies del Capitolio de Washington contra el acuerdo nuclear que Barack Obama ha firmado con Irán cuando poco más de una docena de jóvenes se acercó todo lo que pudo al magnate e intentó dinamitar su discurso. “¡Donald Trump tiene que irse, Donald Trump tiene que irse!”, gritaban intentando silenciar las palabras del empresario inmobiliario.

Se trataba de un grupo de los conocidos como dreamers (soñadores), aquellos que defienden los derechos de los cerca de 12 millones de personas indocumentadas que viven en este país, siendo jóvenes más de dos millones de ellos. “No podemos seguir aceptando su odio ni su racismo”, aseguraba todavía sin aliento Julieta Garibay, de la plataforma United We Dream, quien fue escoltada sin muchos miramientos fuera del acto por agentes de seguridad del Capitolio y fanáticos seguidores de Trump. “Fuera de aquí, vuelve a tu país”, gritaba fuera de sí un voluntario para la seguridad del mitin, olvidándose que estaba para mantener la calma y no crear un conflicto.

Por un instante, el desalojo de los jóvenes por la ladera oeste del Capitolio de Estados Unidos pareció volverse violento. Quienes asistían al acto convocado por el Tea Party, no escatimaron en reproches y abucheos. Los dreamers se resistían a irse y los seguidores de Trump no alcanzaban a oír a su líder- “Fuera de aquí, fuera, no os queremos aquí", gritaba un señor a una de las chicas, que no logró contener el llanto.

Garibay ejercía de portavoz de unos jóvenes que llevaban camisetas en las que se leía “Soy un hijo”; “Soy una hija”, declarando así que son mucho más que personas sin papeles en un país donde están plenamente integrados. “Somos personas con derechos y no delincuentes, como insiste en pintarnos el señor Trump”.

La portavoz advierte a Trump que allá donde vaya, un grupo de dreamers le recordará que si alguien tiene que irse, dejar la política, es él. "Vayase Trump", insistían cuando su voz ya apenas era un eco alejado del escenario donde se lucía el magnate, invitado al mitin por el senador Ted Cruz, quien busca estos días aliados, quizá temeroso de no llenar por si mismo eventos electorales.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción