Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dinamarca cierra vías de tren y carreteras por los refugiados

Los migrantes se niegan a ser registrados e intentan seguir camino de Alemania a Suecia

La policía danesa cerró este miércoles una autopista y las conexiones ferroviarias con Alemania por el intenso tráfico de migrantes que intentan llegar hasta Suecia, uno de los países con una legislación más proclive a la concesión del asilo. La limitación de las entradas en el país, que el Gobierno de Copenhague asegura que responde a la necesidad de mantener la seguridad y registrar a los migrantes, es una demostración más de cómo la crisis europea de los migrantes se desplaza hacia el norte.

La policía cerró este miércoles al tráfico una autopista que conecta con Alemania porque 300 refugiados se echaron a caminar por ella camino de Suecia. La carretera es una arteria importante de transportes entre los dos países y la policía aseguró que se vio obligada a cortarla porque le resultaba imposible garantizar la seguridad de los refugiados que ocupaban la calzada, mucho de ellos niños. “Estamos intentando convencerles de que es mala idea caminar por una autopista”, explicó a Reuters una portavoz policial. Los testigos a los que entrevistó la agencia aseguraban que los agentes intentaron convencer sin éxito a los migrantes y evitaron usar la fuerza.

Tras la decisión de Alemania de permitir el paso de refugiados sirios, Dinamarca ha recibido en 72 horas casi 1.500 migrantes, el equivalente a la mitad de los registrados en todo el mes de septiembre de 2014. Dinamarca ha devuelto a varios grupos de migrantes a Alemania.

El Gobierno danés ha mantenido contactos con las autoridades suecas para buscar una solución, aunque Estocolmo ha recordado que la normativa de Dublín, que regula la política de asilo de la UE, obliga a Copenhague a registra a todos cuantos entren irregularmente en su territorio y hacerse cargo de ellos.

Sin embargo, la mayoría de los migrantes rechazan registrarse en Dinamarca por miedo a que les perjudique en posteriores procesos de asilo en el continente, dado que Dinamarca es poco dada a este tipo de permisos y su Gobierno de centro-derecha ha introducido grandes recortes sociales.

La policía también solicitó este miércoles a la compañía ferroviaria estatal DSB que interrumpiera el tráfico entre Alemania y Dinamarca ante la carencia de medios para controlar todas las entradas de migrantes.

Reparto de refugiados en la UE

Ferrocarriles retenidos

Apelando a la falta de agentes e intérpretes, las autoridades negaron este miércoles la entrada al puerto de Rodby de un transbordador procedente de Alemania con un centenar de migrantes iraquíes y sirios. Otros dos centenares de refugiados retuvieron este miércoles dos trenes en la misma localidad costera porque rechazan abandonarlos, ser registrados por la policía y dirigirse a centros de acogida. Según las imágenes que emitieron las televisiones danesas, llenaron las ventanas del tren con carteles con los mensajes “Suecia” y “Dinamarca, no” en inglés.

“Entendemos que muchos de estos refugiados quieren continuar su camino a Suecia pero, naturalmente, no podemos dejarles hacer eso”, explicó a Reuters la portavoz policial Carsten Andersen sobre el incidente en los trenes de Rodby: “Les hemos pedido entablar un diálogo. Estamos esperando que accedan a hacerlo”.

Como miembro de la zona Schengen, Dinamarca tiene la obligación de mantener sus fronteras abiertas para el libre tránsito de ciudadanos de la Unión Europea. Las autoridades danesas aseguran que ese principio sigue cumpliéndose pero que, debido a los problemas para que este tráfico sea seguro, necesitaban un cierre temporal.

Refugiados y desplazados de la guerra siria

 

Estados Unidos acogerá más refugiados

La crisis de los refugiados sigue generando los efectos reflejo más contradictorios en el mundo. En Hungría Gergely Gulyas, un destacado diputado del partido gobernante, Fidesz, ha anunciado que las nuevas zonas de tránsito previstas por Budapest cerca de la frontera con Serbia estarán cerradas al resto del país y los inmigrantes que vean rechazada su solicitud de asilo serán devueltos a Serbia.

Mientras, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha señalado este miércoles que Estados Unidos está "comprometido" a recibir a más refugiados sirios que huyen de la guerra en su país.

En declaraciones a la prensa tras encuentros con congresistas en el Capitolio, el secretario de Estado no ha entrado en detalles sobre cuántos o cuándo serían reibidos. Desde el inicio de la guerra civil en Siria, Estados Unidos ha acogido a unos 1.500 refugiados y está prevista la llegada de otros 300 para octubre, según ha dicho el Departamento de Estado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información