Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos 244 inmigrantes con delitos en Los Ángeles para ser deportados

La policía de inmigración lanza una gran operación en California en plena polémica sobre la colaboración local para las deportaciones

Las autoridades de inmigración de Estados Unidos anunciaron este lunes la detención de 244 “delincuentes e individuos que suponen una amenaza a la seguridad pública” en el área de Los Ángeles durante la semana pasada. La operación supone un récord en detenciones de inmigrantes con antecedentes para su deportación en el sur de California.

La mayoría (el 56%) de los detenidos durante la operación, que ha durado cuatro días, tiene antecedentes por delitos violentos. El resto acumula pequeños delitos. De los detenidos, 191 son mexicanos. El resto se reparten entre otras 20 nacionalidades, que llegan hasta Perú, Tailandia, Francia y Gana, según la nota de la Fuerza de Inmigración y Aduanas (ICE, en sus siglas en inglés).

ICE destaca en su nota que ha detenido a un mexicano de 35 años que había vuelto a entrar ilegalmente en EE UU después de haber cumplido sentencia por abusos sexuales y haber sido deportado. Fue detenido en su casa el pasado 23 de agosto en Santa Ana, al sur de Los Ángeles. También destaca los casos de un ciudadano guatemalteco de 46 años que cumplió condena por abusos sexuales a menores y un salvadoreño de 50 años con el mismo tipo de delitos en su ficha.

“Al sacar a estos individuos de las calles y echarlos del país estamos haciendo más seguras nuestras comunidades”, dice en la nota el jefe local de deportaciones de Los Ángeles, David Jennings. El departamento insiste en que con estas detenciones sigue las directrices aprobadas el año pasado por el Departamento de Interior por las cuales la prioridad de la policía de inmigración a la hora de deportar deben ser los individuos con delitos graves o reincidentes. La nota destaca que “todos los objetivos” de esta operación coinciden con los criterios de Interior.

De los detenidos esta semana en Los Ángeles, aquellos que tienen procesos criminales abiertos serán deportados inmediatamente. Los que no, iniciarán el proceso administrativo para su deportación. Estados Unidos deporta a más de 400.000 inmigrantes al año.

La operación se produce en plena polémica en California y el resto del país sobre las llamadas ciudades santuario, en las que las autoridades locales no colaboran con ICE para localizar inmigrantes para su deportación. Fue el candidato presidencial Donald Trump quien puso este asunto en el debate público a raíz de la muerte de una mujer en un muelle turístico de San Francisco por una bala perdida disparada por un inmigrante indocumentado. El inmigrante tenía antecedentes y había sido detenido por los agentes del sheriff del condado. Fue puesto en libertad sin informar a ICE, que lo reclamaba para deportarlo.

Trump ha impregnado con este caso el discurso republicano, hasta el punto de presentar una ley en el Congreso para eliminar la financiación federal para las ciudades santuario, lo que incluiría nada menos que a Los Ángeles, San Francisco, Nueva York y Houston.