Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nosotras salvamos a todos los niños que están vivos”

Las trabajadoras de la guardería ABC acusadas por el incendio que mató a 49 pequeños en México en 2009 rechazan la orden judicial

Guardería ABC
Fotograma del documental 'ABC: Nunca más'.

El incendio de la Guardería ABC, ocurrido el 5 de junio de 2009 en Hermosillo (Sonora, norte de México) refleja uno de los mayores y más evidentes retratos de un país donde la impunidad roza el absoluto. Murieron 49 niños y niñas, ninguno mayor a los cinco años. El fuego, además, dejó a por lo menos otro centenar de bebés heridos. En los seis años que han pasado desde entonces, los padres de familia han denunciado, una y otra vez, la montaña de irregularidades bajo las que funcionaba el sitio, subrogada del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). El más reciente amparo interpuesto por una de las organizaciones de padres fue respondido esta semana por la Fiscalía mexicana (Procuraduría General de la República, PGR) buscaba que por fin se iniciara una investigación a algunos de los funcionarios municipales, estatales y federales cuya negligencia permitió la tragedia. La respuesta judicial fue inesperada: las acusadas son 22 trabajadoras del lugar. La directora, profesoras, personal de limpieza... Las primeras que acudieron al auxilio de los niños, algunas de ellas con heridas por el incendio. En el listado está hasta la madre de una de las víctimas.

"Nosotras no provocamos el incendio", afirmó en una rueda de prensa en Hermosillo María del Carmen León, representante de las mujeres acusadas. "Todos los niños que están vivos los salvamos nosotras. Eso fue lo que hicimos". Entre las acusadas hay cinco que sufrieron quemaduras en las labores de rescate de los niños.

Gabriel Alvarado Serrano, el abogado de los padres de los bebés, opinó en una entrevista radiofónica: "Pretenden cargar todo el peso de esa tragedia en mujeres, que algunas de ellas también son víctimas porque sufrieron lesiones que pusieron en riesgo su vida". Alvarado interpuso un amparo legal para evitar las órdenes de arresto. El tribunal lo decidirá a más tardar el próximo martes.

"Nosotras no provocamos el incendio", afirmó la representante de las mujeres acusadas 

El incendio que provocó la tragedia inició en una bodega que se situaba a un lado del centro de cuidado infantil, donde se encontraban archivos de la Secretaría de Hacienda de Sonora. El fuego se propagó con rapidez y era imposible acceder al sitio. No tenía extintores, el techo era de un material , estaba en una bodega con pésima ventilación y las dos puertas de emergencia estaban selladas al momento del suceso.

La desesperación de los testigos era tan grande que un hombre estrelló su camioneta en un muro para poder comenzar con las labores de rescate. María del Carmen León relató que las trabajadoras, al darse cuenta del incendio, intentaron sacar a los niños al tiempo que el techo comenzaba a derrumbarse. "Todo fue cuestión de segundos", comentó. El horror provocado está retratado en el documental ABC: Nunca más (México, 2013).

Funcionarios de todos los niveles de México resultaron salpicados por la muerte de 49 bebés

Entre los padres hay reacciones encontradas. "En la sala donde estaba mi hijo había 22 menores de tres años. Todos murieron, ¿quién los cuidaba?", afirmó Julio César Márquez, padre de Yeyé, uno de los niños fallecidos, en una entrevista radiofónica. Abraham Fraijo, otro de los familiares de las víctimas, mantiene una postura más moderada. "Este es un primer paso. No consideramos que las maestras sean todas las responsables de lo que sucedió, hay grados de responsabilidad. Habrá maestras que no tienen grados de responsabilidad y otras que sí; eso se dictaminará a través de un juicio y el juez dirá que si o que no es parte de un proceso", comentó al portal Animal Político.

La versión de las autoridades señala que el fuego comenzó tras un corto circuito en el sistema de aire acondicionado en la bodega contigua a la guardería. Los padres afirman que el incendio comenzó por la quema intencional de documentación oficial de la Hacienda estatal. Otra de las trabajadoras acusadas, Maribel Hernández, subrayó que se debe investigar a los responsables de la bodega donde inició el incendio. En concreto, al entonces gobernador de Sonora, Eduardo Bours, y a su secretario de Hacienda, Ernesto Vargas Gaytán.

El fuego inició en una bodega contigua al centro, donde se hallaban archivos de la Hacienda estatal

Bours y Gaytán son dos entre las decenas de involucrados, funcionarios de todos los niveles de México, que resultaron salpicados por la muerte de 49 bebés. Una de las dueñas del centro era Maria Matilde Altagracia Gómez, prima de la esposa del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, Margarita Zavala, quien, por cierto, ahora busca la presidencia de su partido, el conservador Acción Nacional. El director del IMSS en su momento, el fallecido Juan Molinar Horcasitas, bajo cuyo permiso funcionaba la guardería. El expresidente municipal de Hermosillo, el priista Ernesto Borrego Gándara y su compañera de partido, Claudia Pavlovich, la próxima gobernadora de Sonora.

En junio de 2010, La Suprema Corte de Justicia de México deslindó de cualquier responsabilidad a 19 funcionarios, entre ellos Molinar, Bours y Gándara. El dictamen reza: "No se demostró un desorden generalizado en el sistema de guarderías subrogadas del Instituto Mexicano del Seguro Social ni que dicho desorden hubiese sido factor en el incendio en la guardería ABC, que provocó la muerte de 49 niños y lesiones en otros 104 infantes".

Es decir: para la Justicia mexicana, ninguno de los dirigentes de las instituciones bajo cuya supervisión funcionaba la guardería ABC es responsable por la muerte de 49 bebés que estaban en la guardería ABC.