Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peña Nieto propone a Miguel Basáñez como embajador en Estados Unidos

El abogado y experto en opinión pública sustituirá, tras la ratificación del Congreso y del Senado, a Eduardo Medina Mora

El ministro de Exteriores mexicano junto al gobernador de Minnesota.
El ministro de Exteriores mexicano junto al gobernador de Minnesota. EFE

Cinco meses después de que el actual ministro de la Suprema Corte mexicana, Eduardo Medina Mora, renunciara a su cargo como embajador en Estados Unidos, Peña Nieto tiene a un nuevo hombre para enviar a su vecino del norte. Miguel Basáñez Ebergenyi, abogado y experto en opinión pública, será designado en el puesto tras la ratificación del Congreso y el Senado.

Basáñez es uno de los hombres más cercanos al presidente. En los ochenta, desempeñó varios cargos públicos como el de fiscal del Estado de México y secretario particular del gobernador Alfredo del Mazo, familiar de Peña Nieto y miembro del poderoso grupo político de Atlacomulco.

Considerado un pionero de los sondeos electorales en México, durante varios años fue encuestador de la Presidencia de la RepúblicaDespués se mudó a Estados Unidos, donde es director asociado del Instituto de Cambio Cultural de la Escuela Flecther, en la Universidad de Tufts (Massachusetts), y director de los proyectos especiales de investigación y docencia de la misma institución.

Se licenció en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha sido profesor de Administración Pública en la Universidad de Warwick (Inglaterra), profesor de Filosofía Política en la Universidad de Londres y doctor en Sociología Política por la Universidad de Londres.

La propuesta del presidente mexicano ya ha sido aprobada por Estados Unidos, según confirmó este martes en una rueda de prensa el ministro de Exteriores, José Antonio Meade, en la que estaba presente el gobernador de Minnesota, Mark Dayton. No obstante, existen opiniones variadas acerca de su nombramiento. En el mundo académico ven con buenos ojos la llegada de Basáñez a la embajada, pero no ocurre lo mismo en el ámbito político, donde ha sorprendido escuchar su nombre, según medios locales.

El punto más delicado que tendrá que enfrentar como embajador es recuperar la confianza por la segunda fuga de Joaquín El Chapo Guzmán de un cárcel de máxima seguridad el pasado 11 de julio.