_
_
_
_
_

Una denuncia contra dos periodistas acaba con el fiscal general de Alemania

La Fiscalía y el Gobierno de Merkel se habían enfrentado a raíz de esta acusación

Angela Merkel participa con el líder del partido Socialdemócrata, Sigmar Gabriel, en un acto por la libertad de expresión en Berlín.
Angela Merkel participa con el líder del partido Socialdemócrata, Sigmar Gabriel, en un acto por la libertad de expresión en Berlín.

La denuncia de “alta traición” contra los responsables de un blog periodístico por la publicación de unos documentos considerados secretos ha acabado con la carrera del fiscal general alemán, Harald Range. Este acusó este martes al Gobierno federal de “intromisión intolerable” en su independencia por las críticas recibidas por la investigación contra dos periodistas del portal Netzpolitik.org. El ministro de Justicia, Heiko Maas, respondió horas después con la destitución de Range: “Mi confianza en el trabajo del fiscal está rota de manera irreparable”.

Más información
Merkel aspirará a la reelección para un cuarto mandato
Alemania necesita más debate interno
Merkel se enfrenta al mayor dilema de su mandato
El escándalo del espionaje amenaza la credibilidad de Merkel

Maas ha anunciado esta tarde, después de obtener la luz verde de la cancillería, que había destituido de manera fulminante al fiscal general. La drástica medida no ha sorprendido a nadie en Berlín, y algunos medios como el influyente periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung, señalaron que había sido el propio fiscal quien habría provocado su destitución con las acusaciones que lanzó esta mañana contra el ministro y la canciller, Angela Merkel. En una breve rueda de prensa, el ministro Maas afirmó que las denuncias del fiscal no tenían fundamento y que generaban una “falsa impresión” en la opinión pública.

Lo que parecía ser una rara batalla judicial protagonizada, por un lado, por el poderoso fiscal general de la República y el jefe del espionaje interno y, en el campo contrario, dos periodistas, que fueron acusados de haber cometido el grave delito de "alta traición" por haber revelado un par de documentos secretos de la dependencia secreta, se convirtió en una guerra abierta entre la Fiscalía General y el Gobierno.

En una acción sin precedentes en las relaciones que existen entre el Gobierno y la justicia alemana, el fiscal general acusó este martes en una rueda de prensa al Gobierno federal de llevar a cabo una "intromisión intolerable" en la independencia del poder judicial. De esta forma, pretendía defenderse de las críticas que recibió por parte del Gobierno por haber abierto una investigación contra dos periodistas del portal Netzpolitik.org.

El caso Spiegel

La acusación de alta traición presentada por el fiscal general contra el portal Netzpolitik.org. revivió en la memoria colectiva del país el famoso "caso Spiegel", el primer intento de censura periodística llevado a cabo en la joven república por el entonces ministro de Defensa, Franz Joseph Strauss. En 1962, la revista publicó un amplio reportaje donde revelaba que el ejército alemán era incapaz de cumplir con las funciones que le exigía la OTAN y que no estaba preparado para hacer frente a una guerra nuclear.

Cuando el ministro Strauss leyó el reportaje ordenó un operativo policial que consternó al país, pero que terminaría por sentar un precedente legal que está arraigado en el artículo 5 de la Ley Fundamental alemana: "La libertad de prensa y la libertad de información por radio, televisión y cinematografía serán garantizadas. No se ejercerá censura".

El autor del reportaje fue detenido en España, el director de la revista Rudolf Augstein, pasó tres meses en la cárcel, pero el ministro Strauss tuvo que renunciar a su cargo, a causa de una extraordinaria campaña de solidaridad con el semanario y a favor de la libertad de expresión, liderada por el partido Socialdemócrata.

Desde entonces la libertad de prensa es un bien intangible en el país y ningún político ha querido llegar a la justicia para llevar a la cárcel a un periodista. El precedente de Strauss aún sigue vigente

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los periodistas publicaron en marzo y abril dos documentos confidenciales escritos por expertos de la Oficina Federal de Protección de la Constitución (BfV), los servicios secretos alemanes, relacionados con la creación de una unidad para la vigilancia de Internet y la detección y análisis de perfiles de radicales y extremistas en las redes sociales. "La Constitución protege tanto la independencia de la justicia como la libertad de opinión y prensa", dijo Range, un abogado de 67 años que ya no temía por su carrera. "Influir en una investigación, porque los posibles resultados de la misma no parezcan oportunos, es una intromisión intolerable en la independencia del poder judicial", sentenció.

La investigación de la Fiscalía se inició a comienzos de mayo y después de que Hans Georg Maas en, el presidente de los servicios secretos, presentara una denuncia para descubrir a los autores de la filtración. La iniciativa del jefe de los espías llegó a manos de la Fiscalía General, que amplió la denuncia contra los dos periodistas. Cuando los responsables del blog, un medio conocido en el país por la calidad de sus informaciones, anunciaron el jueves pasado que estaban siendo investigados por la Fiscalía General, nació una espontánea campaña de solidaridad orquestada por los medios germanos, que denunciaron un inédito intento de censura y responsabilizaron, de forma indirecta, al propio Gobierno por no haber dado órdenes para detener la investigación.

La amenaza legal contra los dos periodistas provocó indignación en un país que elevó a la categoría de héroe al exempleado de la NSA Edward J. Snowden, quien reveló cientos de documentos que dejaron al desnudo el espionaje llevado a cabo por la agencia estadounidense contra ciudadanos alemanes y también contra altos ejecutivos miembros del Gobierno alemán

El escándalo se agudizó cuando el ministro de Justicia declaró, en un intento por acallar las protestas que estaban arruinando la imagen del Gobierno, que su ministerio había sido informado por la Fiscalía General el 27 de mayo pasado, y que él mismo había aconsejado al fiscal detener el proceso, por considerarlo falso. "Le comuniqué al fiscal federal mis dudas acerca de si los periodistas tenían la intención de perjudicar a la República Federal de Alemania o favorecer a una potencia extranjera", dijo Maas, la semana pasada, al reiterar sus críticas contra la Fiscalía General. Este martes, ha destituido a Range.

Angela Merkel, que se encuentra de vacaciones en Tirol del Sur en los Alpes italianos, ha respaldado al ministro de Jutsticia. La canciller dijo el lunes que Maas contaba con su total apoyo en este asunto. La portavoz suplente del Gobierno, Christiane Wirtz, ha señalado que la prioridad para el Gobierno era respetar la libertad de prensa en el país. Además, ha destacado que la canciller ponía en duda la falta cometida por los periodistas. "Cuando la libertad de prensa se ve afectada, es obligación de los funcionarios de actuar con mucha sensibilidad", dijo la portavoz.

En la rueda de prensa, Range recordó que un informe independiente había llegado a la conclusión de que el portal había violado las leyes vigentes. "Informé de inmediato al Ministerio de Justicia y se me ordenó parar de inmediato el informe del perito. He obedecido la orden", dijo al insistir en que los periodistas también deben cumplir la ley y que la justicia está obligada a hacerla respetar. "Esta tarea solo puede cumplirse si se está libre de influencia política", afirmó el fiscal general.

Range, agobiado por las criticas, anunció el fin de semana pasado que la fiscalía había congelado la investigación a la espera de un informe independiente sobre el caso, lo que había hecho suponer que la investigación sería cancelada. Pero nadie contaba con la declaración de guerra del fiscal, un acto de rebeldía sin precedentes en la historia judicial de la República. La respuesta del ministro de Justicia, sin embargo, no ha sorprendido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_