Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres exdirectivos de Fukushima son imputados por el accidente nuclear

Un comité judicial considera que no se adoptaron las medidas de seguridad necesarias para evitar la catástrofe, que provocó el desalojo de 160.000 personas

El presidente de Tepco, Tsunehisa Katsumata (segundo por la derecha), pide perdón en una rueda de prensa en 2011.
El presidente de Tepco, Tsunehisa Katsumata (segundo por la derecha), pide perdón en una rueda de prensa en 2011.

Un comité judicial formado por ciudadanos anónimos en Tokio decidió este viernes que tres exdirectivos de TEPCO, la compañía propietaria de la central de Fukushima, sean imputados por no haber tomado las medidas de seguridad necesarias para evitar el accidente nuclear del 11 de marzo de 2011. Se trata del anterior presidente de la eléctrica, Tsunehisa Katsumata, y dos de los vicepresidentes, Sakae Muto e Ichiro Takekuro, que serán investigados por negligencia profesional.

El fallo del comité ciudadano supone la apertura por primera vez de un proceso penal contra TEPCO por el desastre nuclear. En su opinión, los responsables "fallaron en su cometido de tomar medidas para reforzar la planta nuclear de Fukushima Daiichi a pesar de prever los peligros a los que se enfrentaba por los tsunamis", según informó la agencia japonesa Kyodo.

Los comités ciudadanos en Japón están compuestos por 11 miembros anónimos que cambian cada seis meses y suponen una herramienta para aquellos ciudadanos que no estén satisfechos con una decisión judicial anterior. En este caso, la Fiscalía desestimó en 2013 una denuncia de los residentes locales que instaba a investigar a más de 30 directivos de TEPCO y a responsables del Gobierno alegando la falta de pruebas y la dificultad de prever la magnitud del tsunami.

El año pasado, un comité ciudadano resolvió abrir el caso contra estos tres ejecutivos, pero su demanda tampoco fue aceptada. La ley nipona prevé que si este órgano vuelve a examinar la cuestión y considera igualmente que debe abrirse una investigación, la fiscalía debe obligatoriamente imputar a los sospechosos e iniciar el proceso. Así, el tribunal de distrito en Tokio deberá ahora escoger a los fiscales que presentarán cargos de forma oficial contra los tres directivos.

La catástrofe nuclear de Fukushima, provocada por un devastador terremoto y un posterior tsunami el 11 de marzo de 2011, obligó a evacuar a más de 160.000 residentes de la zona. Los denunciantes sostienen que al accidente provocó severos daños a varias personas que estuvieron expuestas a la radioactividad y hasta algunas muertes, refiriéndose a los pacientes de hospitales cercanos que tuvieron que ser trasladados de forma urgente. Más de cuatro años después del desastre, TEPCO sigue con las tareas de desmantelamiento de los reactores afectados con la ayuda de robots, ya que los núcleos de combustible atómico se fundieron y los operarios no pueden acercarse al enclave. Las tareas durarán décadas.