Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Preferiría no hacerlo

La medida en contra del sindicato de maestros en Oaxaca revela que Peña Nieto cuando quiere puede tomar decisiones valientes

No es incapacidad sino falta de voluntad lo que limita a Enrique Peña Nieto. La medida tomada en Oaxaca en contra de la sección 22 de los maestros revela que cuando lo desea su gobierno puede tomar decisiones valientes y políticamente bien instrumentadas. El acuerdo para federalizar al instituto de educación de Oaxaca rompe el monopolio que la CNTE había ejercido sobre esa institución, sobre la enseñanza de la infancia en el Istmo y en última instancia sobre la vida social y política de la región. Una influencia que la CNTE ha ejercido para proteger sus prebendas y casi nunca en beneficio de la comunidad.

El anuncio hace recordar al Peña Nieto que se presentó con un Pacto por México arrancado a la oposición o al que llevó a prisión a Elba Esther Gordillo, la poderosa líder del magisterio nacional. Cada una de esas medidas muestran el mejor rasgo del gobierno priista, el que justifica a aquellos que defendían el regreso del PRI porque "ellos sí tenían oficio político".

La mayor parte del tiempo el gobierno ha mostrado una desesperante desidia para utilizar su cacareado oficio político

Quizá, el problema es que rara vez tienen ganas de ejercerlo. Salvo en esas coyunturas, la mayor parte del tiempo el gobierno ha mostrado una desesperante desidia para utilizar su cacareado oficio político. Las reformas mismas se han desdibujado a lo largo de un sufrido y accidentado proceso de implementación; con frecuencia sus aspectos más encomiables y ambiciosos fueron neutralizados por los poderes fácticos contra los que iban dirigidos, ante la negligencia y falta de voluntad del gobierno para defenderlos.

Desde luego que hay una explicación para ello. Las medidas en contra de la CNTE o Elba Esther Gordillo son políticamente más fáciles de instrumentar porque no involucra aliados, como sí lo hacen las reformas. Limpiar a Pemex se ha estrellado con la imposibilidad de tocar a fondo al sindicato petrolero, leal al PRI; se ha buscado combatir a los monopolios para propiciar la competitividad pero los Azcárraga o los Slim se las han arreglado para apenas sufrir raspones; se logra aprehender a El Chapo pero se le conceden privilegios que a la postre propician su fuga; un proceso de licitaciones de zonas petroleras tan mal instrumentada que más bien parecen ilicitaciones, pues arroja un balance de subastas desairadas y una única asignación a una empresa con vínculos con el expresidente Carlos Salinas. En suma, una y otra vez el gobierno boicotea sus propias virtudes en aras de la frivolidad, la complicidad y la molicie.

Ojalá también lo hubiera hecho en Ayotzinapa o Tlatlaya, en el combate a la corrupción o en un etcétera tan largo como desesperante

Peña Nieto me recuerda a Bartleby, el escribiente, el célebre personaje de un cuento de Herman Melville. Un burócrata capaz y eficiente en su oficio, pero que un día, por alguna razón, responde "preferiría no hacerlo". A cada nueva exigencia de su trabajo Bartleby simplemente contesta I would prefer not to (en el original). Como una pieza del engranaje que decide no cumplir su función, ha dicho un crítico.

Esta vez el gobierno de Peña Nieto decidió cumplir su función y sentó las bases de lo que podría ser el inicio para desmontar la pesadilla en la que se había convertido la CNTE. La federalización de la educación en Oaxaca era una exigencia para reconstruir la gobernabilidad en la región.

Por desgracia, la mayor parte de las veces el presidente prefiere no hacerlo. Un Bartleby que pese a tener la capacidad decide no cumplir su función. Como el escribiente, acude todos los días a la oficina, se coloca los atuendos correspondientes y hace los pequeños y los grandes gestos que haría un presidente. Pero llegado el caso, por lo general prefiere no hacerlo. En Oaxaca lo hizo, enhorabuena. Ojalá también lo hubiera hecho en Ayotzinapa o Tlatlaya, en el combate a la corrupción o en un etcétera tan largo como desesperante.

Twitter @jorgezepedap